17 oct. 2008

¿Por qué Batman no mata al Joker?

Presentaré un resumen del artículo de Mark D. White "Why doesn't Batman kill The Joker? tomado de la recopilación de Mark White y Robert Arp Batman and Philosophy. The Dark Knight of the Soul (Oxford: Blackwell, 2008, pp. 5-16). Colocaré al final de cada frase o parágrafo el número de párrafo del texto original al que corresponde. Los comentarios que reflejen mis propias ideas los pondré entre corchetes y con letra cursiva, para evitar confundir mis dichos con el contenido de la fuente.

1. ENCUENTRO CON EL JOKER

El Joker es el rival de Batman que más vidas ha quitado, desde civiles inocentes hasta al segundo Robin (Jason Tod), desde sus propios secuaces hasta la segunda esposa el Comisionado Gordon [1]. Batman lo atrapa, ingresa en el Arkham Asylum, e ineludiblemente se escapa y vuelve a matar antes que Batman pueda detenerlo para comenzar el ciclo una vez más [2]. ¿Por qué Batman no mata al Joker y acaba con todo eso? Batman no mata a nadie por principio, porque cree que si matara sería tan malo como aquellos forajidos a los que se propuso combatir [3]. En este capítulo se tratará el problema moral de asesinar para prevenir futuros asesinatos, que es el problema al que se enfrenta Batman cada vez que debe detener al Joker [5].
[Problema: ¿Es moralmente correcto asesinar para prevenir futuros asesinatos? Tesis a defender por el autor: Prima facie no, pero... Estrategia argumentativa a desarrollar: Valorar los argumentos utilitaristas -a favor- y los deontologistas -en contra- apelando a algunos experimentos mentales famosos (los que permiten evaluar moralmente una situación reduciéndola a sus elementos básicos y eliminando las características que generen reacciones emocionales profundas).]

2. ES BATMAN UTILITARISTA O DEONTOLOGISTA (O NINGUNA DE LAS DOS)

El argumento a favor de matar al Joker más corriente es que con su muerte se podrían prevenir todos los asesinatos que cometiera en el futuro. El fundamento normativo es el utilitarismo, posición que evalúa la corrección moral de una acción teniendo en cuenta sus consecuencias. Si con ella se aumenta la felicidad total o el bienestar general, entonces se la debe considerar moralmente correcta. Salvar una gran cantidad de vidas es una consecuencia que aumenta el bienestar general. Si ello se puede lograr matando sólo a una, entonces este asesinato estaría moralmente justificado [6].
[Esto es cierto para las versiones mas elementales de utilitarismo, como ciertos tipos de utilitarismo de actos. Para ampliar esta y otras cuestiones de ética que se tratan en el artículo puede resultar útil consultar el libro de Simon Blackburn Sobre la bondad. Una breve introducción a la ética, Barcelona: Paidós, 2002.]

Los superheroes no suelen ser utilitaristas, y muchos de ellos no matan ni aún si pudieran salvar muchas vidas con ello [7]. ¿Por qué se rehusan a hacerlo? La respuesta de Batman es que si lo hicieran serían tan malos como los criminales a los que dicen combatir. ¿Qué posición moral es capaz de sostener este tipo de juicio? [8].

La posición moral en la que se podría apoyar Batman para rehusar matar al Joker es el deontologismo. En ella la corrección moral de una acción se debe evaluar teniendo en cuenta sus características intrínsecas. Sus consecuencias -beneficiosas o perjudiciales- resultan irrelevantes para su corrección moral. El fin nunca justifica los medios, los que se deben evaluar por sus propios méritos intrínsecos. Pero aún los deontologistas más estrictos consideran que matar en algunas ocasiones puede estar moralmente justificado (como en el caso de la legítima defensa). La pregunta que cabe formular es por qué matar a un maníaco asesino no puede ser considerado también una excepción por el deontologista [9].

3. AL BATITRANVÍA, PROFESORA THOMSON!

Consideremos las posiciones anteriores a la luz de una serie de experimentos mentales muy conocidos. Caso del Tranvía: Un tranvía avanza por las vías a gran velocidad. Si mantiene su rumbo matará a cinco personas que se encuentran en su trayectoria, pues no tiene tiempo de frenar ni de realizar ningún tipo de maniobra. Pero existe una bifurcación de vías, con lo que el tranvía podría dirigirse en otra dirección. Pero en ese tramo hay también una persona que moriría embestida irremediablemente. En la encrucijada hay una persona con la capacidad para desviar el rumbo del tranvía. Sus opciones son dos (a) no hace nada, y observa como el tren arrolla a las cinco personas, o (b) hace cambiar de vías al tranvía, ocasionando la muerte de la persona que se hallaba en esa otra dirección -pero habiendo salvado a las otras cinco [10].

Se pueden formular dos preguntas distintas frente a esta situación: (1) ¿Está permitido moralmente cambiar el rumbo del tranvía?, y (2) ¿Existe la obligación moral de cambiar la trayectoria del tren? Un utilitarista respondería que sí a las dos, mientras que un deontologista posiblemente diría que no también a las dos [11].

La profesora Judith Thomson adopta una posición intermedia: considera que el sujeto está autorizado moralmente a cambiar el rumbo del tranvía, pero que no tiene la obligación moral de hacerlo. Esta respuesta parece combinar utilitarismo y deontologismo. [Si consideramos que el caso de Batman y el Joker es asimilable al caso del tranvía, entonces la respuesta de Thomson sería que Batman podría matar al Joker sin recibir por ello ninguna recriminación moral, pero también podría negarse a hacerlo -como de hecho hace- sin que se le pueda imputar la violación de ninguna regla moral.]

Otra forma de mostrar las diferencias entre utilitarismo y deontologismo es prestar atención a las reglas que prescriben. El utilitarismo prescribe reglas neutrales respecto al agente que debe cumplirlas, mientras que el deontologismo prescribe reglas específicas para cada agente que debe cumplirlas. Mientras el utilitarismo pone el énfasis en las buenas consecuencias, el deontologismo lo pone en la acción correcta. Esta peculiaridad es la que permite a Thomson defender su posición intermedia: cambiar el rumbo para no matar a cinco personas matando a una puede ser bueno, pero puede no ser lo correcto (para la persona en particular que maneja los controles) [12].

4. A HUSH LE ENCANTARÁ LA SIGUIENTE HISTORIA...

Thomson invita a comparar el ejemplo del tranvía con el que llamaremos caso del cirujano. Un cirujano tiene cinco pacientes que morirán si no reciben un transplante inmediato (de distintos órganos). No hay ninguna posibilidad de conseguirlos. El cirujano tiene una idea: si le quita los órganos a uno de sus colaboradores más saludable podrá hacer los transplantes y salvar a sus cinco pacientes. Su colega moriría, pero habría salvado la vida a cinco personas [13].

La respuesta en este caso parece no admitir vacilaciones: aunque se piense que está justificado cambiar el rumbo del tranvía, se consideraría demencial aceptar la idea del cirujano. En ambos la inacción lleva a la muerte de cinco personas, y en ambos la acción de matar a una permite salvarlas [14]. ¿Cuáles son los factores relevantes que marcan la diferencia? [Si el caso de Batman y el Joker se asimilara al del cirujano, entonces la respuesta que cabría dar sería contundente: Batman no está ni autorizado ni mucho menos obligado a matar al Joker. Es importante considerar otros aspectos relevantes, antes de emitir un juicio de valor en este caso. Si las circunstancias relevantes cambian, entonces es muy probable que la valoración moral que se haga de la situación también deba cambiar.]

5. DIEZ BUENAS RAZONES POR LAS QUE EL BATIMÓVIL NO ES UN TRANVÍA...

El autor considera que hay al menos dos diferencias importantes entre el caso de Batman y el Joker y los casos del tranvía y del cirujano [15].

La primera diferencia fundamental es que en los ejemplos de Thomson todas las personas implicadas son moralmente inocentes, no existen diferencias morales relevantes ellas, son todas moralmente equivalentes. Si no lo fueran podría cambiar la forma de evaluar la situación. Si los cinco sujetos en la vía principal fueran borrachos que saltaron ilegalmente la valla del tranvía para dormir en las vías -sabiendo lo peligroso que es-, mientras que la persona de la desviación es un operario en cumplimiento de sus deberes de mantenimiento. Y si los cinco pacientes necesitaran transplantes por su negligencia en el cuidado de su salud, mientras que el colega del cirujano estuviera saludable por el esfuerzo que invierte en cuidarse. En este caso pareciera que las cinco personas deberían hacer frente a las consecuencias de sus malas elecciones pasadas, y no salvarse a expensas de la única persona del ejemplo que ha cumplido con sus resposabilidades [17]. El caso del Joker es exactamente el opuesto: el es la persona aislada y las otras cinco son sus víctimas inocentes. ¿Debería esta característica llevarnos considerar justificado moralmente su asesinato? ¿O deberíamos aceptar el sacrificio de cinco inocentes para que él siguiera viviendo -para matar a otros inocentes? [18].

La segunda diferencia que podemos encontrar en el caso del Joker, respecto a los ejemplos del tranvía y del cirujano, es que es él quien puso a las otras personas en peligro de muerte. Es comos si la persona que estaba en la bifurcación hubiera previamente atado a las otras cinco a la vía principal para que las arrollara el tren [19]. [O si el colega del cirujano hubiera experimentado previamente con los pacientes, inyectándoles una sustancia nociva que les hubiera afectado los órganos.] En los ejemplos originales las personas aisladas tendrían el derecho a nos ser asesinadas para salvar a las otras cinco -salvo para los utilitaristas-, pero podrían sacrificarse voluntariamente para hacerlo. Esto en el caso del Joker sería absurdo: no podemos pensar seriamente que una persona que genera intencionalmente una situación para matar a otras cinco podría llegar a sacrificar sus vidas para salvarlas [20].

Reconocer el papel del Joker en la creación del dilema podría cambiar la responsabilidad moral de Batman. Podríamos decirle: "si no lo matas, serás responsable de las muertes que cause en el futuro." Pero un deontologista consecuente replicaría: "Las muertes que causa el Joker son de su exclusiva responsabilidad. Yo sólo soy responsable de las muertes que causo." De esta manera, Batman podría seguir justificando moralmente su decisión de no matar al Joker [21].


6. "¡QUIERO A MI ABOGADO! OH, ES CIERTO, LO HE MATADO TAMBIÉN...

Desde el punto de vista jurídico, en el caso del cirujano sería claramente ilegal que procediera al transplante. Pero el caso del controlador del tranvía sería controvertido. ¿Que decir de la legalidad de las distintas opciones en el caso de Batman y el Joker? [22]. Si asimilamos a Batman a un agente de policía, la respuesta sería: puede matar al Joker sólo en defensa propia o si fuera la única opción efectiva para evitar que matara a otra persona [23].

[¿Qué respuesta jurídica deberíamos darle si no asimilamos a Batman con un agente de policía? Ver la entrada FD: Práctica No. 2: Separación entre derecho y moral en la carpeta de Alumnos].

Si Batman encontrara al Joker justo después de que cometiera un asesinato, entonces sólo podría justificar su muerte para salvar la vida de las otras personas a las que el Joker probablemente mataría en el futuro. Pero no podemos saber con certeza que volverá a matar, y por lo tanto nunca podríamos estar complemente seguros de estar salvando alguna vida matándolo [23].

Si trasladamos esta incertidumbre a los ejemplos del tranvía y del cirujano las respuestas morales a dar en esos casos también cambiaría radicalmente -sobre todo en el primero. Imaginemos que la nieble impide ver la vía principal, pero existe la probabilidad de que hubiera gente caminando por ellas. Pero la bifurcación se ve claramente, y también el hombre en ella. ¿Estaría moralmente justificado cambiar el rumbo del tranvía? O en el otro caso: imaginemos que no hay ningún paciente que necesite un transplante, pero existe la probabilidad de que ingresen cuando el colega del cirujano este de vacaciones. ¿Es moralmente correcto que le extraigan los órganos para estar preparados para dicha eventualidad? [24].

Nadie aceptaría matar a una persona para evitar la posible muerte de otras. ¿Por qué hacerlo en el caso del Joker? Una cosa sería atraparlo y juzgarlo por las muertes que cometió (y castigarlo incluso con la pena de muerte si no fuera un inimputable de manual), y otra muy distinta matarlo para evitar las muertes que podría ocasionar [25].

[En este párrafo -y en el siguiente- parece deslizarse hacia el tema del castigo, que es una cuestión diferente -aunque conectada. Algunos utilitaristas defienden la pena de muerte apelando al argumento de la prevención especial o general -y otros se oponen a ella, también hay que decirlo. Pero los deontologistas no muestran menos diferencias entre ellos: están quienes la defienden porque la consideran la justa retribución que merecen quienes cometen los crímenes más graves, mientras otros se oponen a ella. En el tema de matar como forma de castigo estatal, la distinción utilitarista-deontologista establecida en el texto no alcanza para explicar la variedad de posiciones que se han defendido en ese debate.]

Aunque en el caso de Batman no se puede hablar de castigo -porque carece de la autoridad jurídica para imponerlo-, igual deberíamos cuestionarnos sobre la corrección moral de aplicar castigos preventivos (prepunishments). Es una cuestión compleja y hay posiciones enfrentadas, pero en la época que vivimos deberíamos enfrentarnos a ella [26].

7. ENTONCES, CASO CERRADO, ¿NO?

¿Estamos todos convencidos de que Batman hace lo correcto no matando al Joker?[27]. ¿No lo estamos? [28]. Por supuesto que no. La cuestión está abierta. Piensen cuantos deontologistas deben reconsiderar su posición frente a la tortura -por ejemplo- cuando con ella se podrían evitar miles o millones de víctimas inocentes [29]. Tenemos suerte de que la literatura -y el cómic- nos brinden ejemplos imaginarios para discutir estas cuestiones sin tener que experimentarlas previamente [30].
EL PROBLEMA EN EL AULA
El viernes 17 de octubre -al finalizar la clase en la que se discutió el contenido del artículo de White-, veinticinco alumnos contestaron por escrito a la pregunta: ¿Es moralmente correcto que Batman mate al Joker? Ocho de ellos defendieron una respuesta positiva al interrogante, y los restantes diecisiete optaron por la negativa. Estas son algunos de sus fundamentos:
"Para mi sería correcto, si con su muerte se puede evitar la muerte de otras personas. Teniendo en cuenta que la vida del Joker no es beneficiosa para la sociedad, no estaríamos perdiendo nada con su muerte. En cambio, las personas a las que el Joker podría matar podrían ser personas de utilidad pública, gran inteligencia o aceptadas socialmente. Batman no puede negarse a hacerlo algún día, pues así terminaría esa batalla y seguiría como héroe, pues la sociedad no lo juzgaría, al contrario, se mostraría agradecida con él por haber terminado con el peligro constante que asechaba sus vidas." [B.A.]
"No es correcto, porque sería una solución muy radical aplicada a otros casos similares, podría llevar a consecuencias desproporcionadas. Matar preventivamente no puede justificarse nunca, porque no existe la certeza de que el individuo vuelva a delinquir o a matar -en el caso de un asesino. Una solución eficaz es la existente prisión preventiva ya que proporciona seguridad a las posibles víctimas." [M.R.P.S.]
"Desde mi punto de vista sí es moralmente correcto que lo mate, fundamentalmente por dos motivos: (1) El primero es que el Joker es un personaje que por sí mismo, mediante sus acciones, se buscó la situación en la que se encuentra. No estamos ante un sujeto inocente que sufrirá un castigo injustamente. (2) El segundo motivo sería que si Batman lo mata, estaría salvando muchas vidas en el futuro. Si solo se limitara a encerrarlo de nuevo en el asilo, no serviría para nada, porque la probabilidad de que volviese a escapar se muy alta, y todavía mayor es la posibilidad de que vuelva a matar. Por lo tanto, Batman estaría haciendo un gran favor a la sociedad si mata al Joker." [C.P.R.].
"No, puesto que si generalizamos Batman tendría que estar matando siempre que se presentara una situación de posible peligro para la vida de los demás provocada por la probable acción de una persona. En el caso concreto de elegir entre la vida del Joker y la de las personas que él puso en riesgo, lógicamente no elegiría la del Joker. En ese caso debería morir, pero no para prevenir futuras acciones malignas, sino para defender la vida de los otros." [M.C.Q.F.]

25 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola! No soy alumna de su clase ni nada, pero encuentro su blog interesante, por los temas que plantea ya que muchas veces me los he plantead yo y porque sigo algunas de las series citadas.
Pues en cuanto al tema de Batman vs. Joker, yo diría personalmente que lo más fácil y en principio "acertado" sería matar al JOker. Pero la cuestión es que "¿qué autoridad tiene Batman para hacerlo?" "¿Está realmente preparado para enfrentarse al hecho de poder matar a alguien si lo considera necesario?" "¿quién decide qué es bueno y qué malo?" en principio claro, porque supongamos que Batman mata al Joker.
Batman, Bruce, es un humano, una persona como nosotros, y las personas se corrompen. Si alguna vez se dijo que el que gbernada un país DEBÍA ser virtuoso, el que vela por nuestra seguridad también, como fiarme de que no se perderá por otros caminos y que no distnga a quién matar y por qué buenas razones hacerlo??
Al fin y al cabo, smos humanos, Batman lo es!! Nos equivocamos...
la cuestión es: "que diremos, que diirá Gotham si Batman se corrompe empujado por una primera acción alentada por la misma sociedad"
Nadie lo sabe, esa es la pena.
Gracias!
Mari Seijo

Anónimo dijo...

Hola. Tampoco soy alumno de su clase, pero me encanta opinar:
BATMAN...un personaje claramente "snob", adicto al lujo, al refinamiento, a las grandes y fastuosas galas...A las mansiones rodeadas de cámaras de seguridad, de colosales estatuas,de barrocas fuentes y de hermosos y embriagadores jardines...Entre sombras y grutas secretas habita su alma. Amigo de la noche, aliado de lo oscuro, escondido del mundo,alejado de todo y de todos, con un anciano mayordomo ingles como único amigo y confidente, disfrazado con mallas y antifaz, no es la clase de persona que querríamos como vecino.
Que por qué no mata al Joker?
Muy sencillo.
Porque Batman cree que perdonarlo lo enfurecerá más.

Anónimo dijo...

Alba Casas Pena

●¿Por qué Batman no mata al Joker? ¿Batman hace lo correcto no matando al Joker?.

En esta última entrega de Batman, “The Dark Knight Returns” se nos muestra un Joker aún más salvaje y desquiciado que en las anteriores entregas. Dinamita, Gasolina y cuchillos son sus principales armas de ataque y con las que llevará a cabo toda clase de actos sangrientos y destructivos que incluso podríamos definir como terroristas debido a la magnitud de los mismos (hospitales y comisarias de policía que saltan por los aires, la muerte de cinco personas inocentes, el secuestro de otras do etc)
Teniendo en cuenta las teorías filosóficas del utilitarismo (con su argumento a favor de la muerte del Joker) y del deontologismo (con su argumentación en contra), la idea de que “Batman no mata a nadie por principios, porque cree que si matara sería tan malo como aquellos forajidos a los que se propuso combatir”, los ejemplos del tranvía y del cirujano y el problema moral de asesinar para prevenir futuros asesinatos podemos llegar a la conclusión de que Batman si actúa de una manera moralmente correcta al no matar al Joker puesto que defiendo la idea de que toda persona debe actuar conforme a los principios morales que tenga, siempre y cuando estos sean calificados como correctos por el resto de la sociedad y que el resultado de ponerlos en practica no produzca ningún mal o perjuicio a otra persona. En este caso estamos hablando de responder con muerte a otras muertes o a posibles muertes futuras con lo que no podemos obligar a nadie que actúe (estando en juego un bien tan preciados como es la vida humana independientemente de la opinión que esa persona nos merezca), en contra de sus propios principios y más aún cuando se trata de la vida de una persona que a pesar de todo los daños que ha causado, estaría en cuestión la existencia de responsabilidad o no que pudiese tener de los mismos ya que se trata de una persona desquiciada y que podría encuadrase perfectamente, en el ámbito penal, en el perfil de una persona inimputable o penalmente irresponsable.
Además ante la posibilidad de alegar que el Joker pudiera cometer nuevos atentados o volar por los aires más edificios causando numerosos destrozos y poniendo en peligro vidas inocentes, habría que decir que no existe tal grado de certeza que nos permita pensar que una persona enferma mentalmente permanezca siempre igual (no pueda curarse con el paso del tiempo) a pesar de estar encerrado en un centro psiquiátrico en varias ocasiones, es decir, afirmando esto se está negando la posible recuperación del Joker y su posible reinserción en la sociedad como un miembro más; por lo que si Batman termina con su vida éste le estaría negando su derecho a poder llegar a ser una persona normal y corriente.

Anónimo dijo...

José Daniel Rodicio González

¿Por qué Batman no mata al Joker?

Siguiendo el texto de Mark D. White, no queda clara la razón por la cual no lo mata, ya que no está claro si está moralmente permitido hacerlo; si estuviera cual de las dos opciones (matarlo o no hacerlo) es la correcta, seguramente Batman seguiría esta opción.
Para defender que esta moralmente permitido hacer algo, el utilitarismo se apoya en las buenas consecuencias, no obstante, el deontologismo, lo hace en la acción correcta.
Si observamos la película “Batman: El caballero Oscuro”, tenemos que Batman captura al Joker y lo pone a disposición policial asignando el mérito al fiscal. Sin embargo, el Joker se escapa, y cuando al final de la película, Batman vuelve a capturar al Joker, la situación cambia, ya que no solo no le mata, sino que además evita su muerte, y no solo eso, sino que vuelve a capturarlo para ponerlo a disposición de las autoridades, aún previéndose que puede volver a realizar las mismas acciones homicidas.
Analizando la película desde el punto de vista utilitarista, tenemos que Batman debía haber dejado morir al Joker para evitar que vuelva a escaparse y que se repitan las nefastas consecuencias. Por otro lado, si lo vemos desde la óptica deontologista, Batman obra bien, ya que lo correcto en este caso es salvar la vida al Joker, es decir, la acción de salvar la vida a alguien es buena, independientemente de si la persona salvada es inocente o es un loco homicida.
En el texto se recoge la posición intermedia defendida por la profesora Judith Thomson que aplicándolo a la película nos considera que el Batman está autorizado moralmente a matar al Joker para defender la vida de las víctimas, pero que no tiene la obligación moral de hacerlo. Esta respuesta parece combinar utilitarismo y deontologismo.
Esta teoría tiene un gran problema, y es que no hay nada que nos asegure que el Joker va a volver a matar a nadie tras haberlo capturado, a pesar de que en el pasado haya sido así. Por ello, se dificulta aún más la autorización moral de la muerte del Joker, ya que está claro, que si supiéramos que el Joker no va a volver a matar a nadie, no es moralmente correcto matarle.
Por todo ello, concluyo que Batman no mata al Joker porque no está obligado moralmente a ello, ya que desconoce si es estrictamente necesario matarlo para que cesen los asesinatos por parte del villano.

Anónimo dijo...

IRIA SANTOS PARDO

Muy sencillo, porque Batman no es un asesino.
Si analizamos el film con detenimiento, observamos que la trama se sucede debido a la facilidad de corrupción de la conciencia humana.
El malvado Joker es un sociópata que engendra el mal dispuesto a cualquier cosa para conseguir sus objetivos, pero ¿cuáles son sus objetivos?
Capaz de horadar en lo oscuro del alma humana, el Joker no buscar dinero, tampoco venganza, ni siquiera es un pirómano…su objetivo es observar la ciudad de Gotham envuelta en llamas, esas llamas producidas por la propia sociedad, por la propia corrupción que nace tanto en el ciudadano de a pié como en los cuerpos y agentes de policía.
Es en este punto donde radica mi respuesta: Batman, el superhéroe de la noche, no deja de ser humano y es su conciencia humana la que le impide matar por principio, pues si matara se convertiría automáticamente en asesino, y la conciencia del superhéroe está por encima de la de cualquier agente o autoridad.
Podría pensarse que, dejando con vida al Joker, el caballero oscuro podría llegar a considerarse responsable de los asesinatos que el villano cometiese en el futuro; pero este no es más que un pensamiento erróneo, pues los únicos responsables de estas muertes, además del propio Joker, serían los policías corruptos que, encargados de su vigilancia, facilitarán la huída de éste.
La conciencia de Batman sólo se responsabiliza de sus actos; actos que se mueven por el afán de justicia y la búsqueda de la esencia de la humanidad.
El superhéroe considera que el fin no justifica los medios y, aunque él mismo tendría motivaciones personales suficientes para acabar con el malvado Joker, deberá ser una sentencia firme la encargada de condenar al villano a pena de muerte siempre y cuando no se llegue a la inimputabilidad del sujeto por trastorno mental (punto que yo alegaría en todo momento).
Batman no es un asesino, y matando al Joker, éste habría conseguido su objetivo, corrupción del superhéroe, pero Batman no quiere darle ese placer, sino enfurecerlo un poco más mostrándole su esencia, la incorruptibilidad.

Anónimo dijo...

Mª del Rocío Paz Vázquez

¿Por qué Batman no mata al Joker?

Para dar respuesta a esta cuestión hay que analizar la acción de matar al Joker desde tres puntos de vista:
1-Por un lado el matar al Joker como una acción para poner solución o no a un problema. Aquí son de utilidad las teorías utilitaristas y deontológicas
2-Por otro lado, matar al Joker como castigo o retribución.
3¿-Matar al Joker es lo mas rentable para el autor?.

En relación con la primera, se podría decir que Batman al dejar al Joker con vida cumple con las dos teorías puesto que las dos justifican moralmente la acción. La teoría del utilitarismo defiende que cualquier acción es moralmente correcta si como resultado se consigue hacer el bien al mayor número de personas. La teoría deontológica defiende que sería moralmente incorrecto que para lograr el bien común haya que dañar a una persona o arrebatarle la vida, sea éste un inocente o sea un asesino. Batman considera que matar está mal, por lo que si mata al Joker, aunque estuviese salvando un montón de vidas futuras, estaría siendo un asesino (punto de vista deontológico). Batman lo que hace es que lo deja con vida y lo ingresa en un psiquiátrico para que así se pueda rehabilitar. Con esta acción obtiene más resultados beneficiosos que matándolo pues así Batman no se convierte en un asesino, con el Joker encerrado en un psiquiátrico consigue salvar vidas inocentes, y al mismo tiempo intenta rehabilitar al malo. Como resultado de esto, hace el bien a todo el mundo (teoría utilitarista). Se demuestra así que utilizando tanto el punto de vista utilitarista como el deontológico lo correcto es que Batman no mate al Joker.

En relación con la segunda cuestión, si Batman castigase o retribuyese a los malos matándolos se convertiría él mismo en un asesino. Y ser un asesino no es propio de un Superhéroe. Lo lógico es que los capture y los entregue a las autoridades para que sean éstas quienes los juzguen e impongan el castigo necesario. Hoy en día, en un Estado en el que se prohíbe la pena de muerte estaría muy mal visto que el castigo o retribución de todos los asesinos fuese la pena capital. También hay que decir que lo que se hace con un asesino que se considera que no tiene uso de razón es ingresarlo en un centro especializado para su curación. Es por ello que Batman no mata al Joker sino que lo interna en un psiquiátrico.

Otra tesis por la que Batman no mata al Joker, y me alejo así de las cuestiones filosóficas es que el Joker da mucho juego a la historia. Es un personaje completamente caracterizado y con un perfil muy elaborado y concreto. Si el autor decide que Batman mate el Joker se acabaría el mal en el comic y habría que crear a un nuevo antihéroe o villano arriesgándose a que el nuevo personaje no funcione y esto no sería nada rentable para el autor.

Anónimo dijo...

José María Gómez Docampo

Por qué Batman no mata al joker?¿Sería moralmente correcto?

Para hacer frente a estas cuestiones en un primer lugar tendríamos que transladarnos al contexto y circunstancias en las que se encuentra la ciudad de gothan.
Ghotan es una ciudad cuyas instituciones y organismos están corrompidos en su seno interno, así, policías, jueces y demás funcionariado están comprados por las mafias del lugar lo que permite que la justicia brille por su ausencia ya que las personas que tienen que hacer prevalecer la misma no lo hacen y esto provoca que el joker pueda seguir realizando y sin apenas obstrucciones sus fechorías

Partiendo de esto, yo empezaría afirmando que sería moralmente incorrecto que Batman no matase al Joker, sería casi una obligación para batman poner fin a esta situación de anarquismo provocada una y otra vez por el malvado joker. Si la justicia funcionase bien y pusiese fin a esta situación de una vez por todas ejerciendo el ius puniendo que le es reconocido a todo territorio soberano por medio de sus instituciones legitimadas, Batman no tendría que decidirse bajo mi punto de vista por la solución más drástica y que debería ser siempre el último recurso posible; “el tomarse la justicia por su mano“, pero eso si, esta decisión tiene un fin noble: evitar males mayores, que el joker siga asesinando y desmantelando la ciudad con sus actos, por lo tanto este sería uno de los pocos casos donde el fin justificaría los medios.

Concluyendo, yo creo que debería prevalecer la teoría deontológica sobre la utilitarista, es decir, lo moralmente correcto y justo sobre lo útil, ya que además es la forma de proceder en toda sociedad democrática y avanzada, ningún gobierno se toma la justicia por su mano sino que pone a los delincuentes a disposición de la justicia para que éstos puedan tener un juicio justo. Pero esta también es la forma de proceder y actuar de Batman, siempre pone al Joker a disposición de la justicia pero éste se escapa una y otra vez volviendo a cometer los mismos crímenes, por eso creo que la única solución que queda es matarlo con el fin de evitar males mayores y que la gente siga pereciendo bajo sus manos.

Anónimo dijo...

Sira Souto Roales
¿Por qué BATMAN NO MATA AL JOKER?
Para empezar habría que decir que Batman no mata al joker por el mero hecho de que va contra sus principios. Esta frase se escucha durante todo el film por lo que no es muy difícil llegar a esta conclusión. Lo que habría que analizar es porque va contra sus principios. Batman es un personaje que lucha por acabar con el mal en su ciudad, es decir, acabar con los criminales que perturban la paz y el bienestar de los ciudadanos. El Joker es un maniático que le encanta ver sufrir a las personas, no tiene sentimientos, es amoral. No tiene planes para actuar, no es una persona esquemática tratando de controlar sus acciones, para él el caos es justo y es lo que la crea. Disfruta viendo sufrir a sus enemigos puesto que como el mismo dice: “Uso un cuchillo porque las armas son demasiado rápidas. De otra manera, no puedes saborear todas las emociones. Uno conoce realmente a las personas en sus momentos finales”. A quien le gusta ver sufrir de esa manera a la personas, llegando a sentir placer por ello? Sólo a un maniático asesino. ¿Por qué entones Batman no lo mata si luchas contra al mal?
Batman actúa según sus principios morales, según lo cree que esta bien y lo que para él es correcto, por lo que él lucha contra los criminales. Si él mata es uno de ellos por lo que no estaría haciendo lo correcto. Esta claro que si Batman mata al joker se ahorraría miles de vidas pero no sería un acto moralmente correcto para él. A mi parecer si tu le quitas la vida a una persona la persona termina en ese momento, deja de pensar, de matar…pero en cambio si tu encierras a una persona entre cuatro paredes para el resto de su vida, esa persona acaba pagando por todo el mal cometido ya que la privas de su libertad lo que viene a ser similar que acabar con su vida, pero sin llegar a comportarte como él ya que nadie tiene derecho para poder quitarle la vida a nadie. Batman es lo que intenta hacer con el Joker ya que siempre lo consigue encerrar pero él siempre escapa.
La acciones de Batman se podría situar en el medio del utilitarismo; que se definiría como posición que evalúa la corrección moral de una acción teniendo en cuenta sus consecuencias y el de ontologismo que se basa en la corrección moral de una acción se debe evaluar teniendo en cuenta sus características intrínsecas, sus consecuencias -beneficiosas o perjudiciales- resultan irrelevantes para su corrección moral. Si nos guiamos por el utilitarismo la acciona de matar al joker seria la correcta porque se ahorrarían muchas vidas pero si no basamos en el deontologismo matar no seria la acción correcta, ya que cada uno es responsable de sus acciones. Batman confía en la justicia por lo que para él no esta bien matarlo ya que nunca puedes estar seguro si volverá a matar por lo que para él encerrarlo es la mejor opción o la acción correcta.

Anónimo dijo...

SARA MARTINEZ BORRAJO
Con la ayuda del teniente y del nuevo y comprometido Fiscal del Distrito, Harvey Dent, Batman se propone destruir para siempre el crimen organizado en Gotham City. Al principio, resulta ser eficaz, pero pronto se encontrará preso de un incipiente cerebro criminal conocido como Joker, que introduce la anarquía en Gotham y obliga al Caballero Oscuro a cruzar aún más la fina línea que separa al héroe del justiciero.
Angustia, venganza, ira, redención y desolación, indivisibles y dominados por la absoluta, pura locura de un Joker convertido en la personificación del Mal definitivo, una perversión sin motivaciones que respondan a una lógica concreta, por retorcida que fuese.
Batman sufre en ‘El Caballero Oscuro’ una auténtica crisis. Se vuelve más violento para ocultar sus dudas internas. ¿Debe continuar protegiendo Gotham al margen de la ley o debe dejar su sitio a otro? A Batman lo empiezan a odiar.
Sin embargo, la principal crisis de Batman, la de Gotham, la principal baza de ‘El Caballero Oscuro’, es el Joker. Con esas misteriosas cicatrices que el propio Joker se permite “explicar” a sus víctimas, hasta su forma de hablar, de reírse. El Joker es un arma de destrucción masiva. Es un hombre sin miedo, dispuesto a morir en todo momento, sin conciencia, cruel, brutal, despiadado, brillante, y, por supuesto, con un retorcido sentido del humor. Un auténtico psicópata, de aterradora carcajada, con un plan genial para derrotar a todos sus rivales y quedarse con la ciudad de Gotham.
Es un nuevo villano del siglo XXI cuya finalidad es filosófica, no le mueve el poder, ni la codicia del dinero, reflejado muy bien en la escena en la que aparece en una sala en la que se reunen en pleno toda la mafia de la ciudad. Por encima del poder del billete verde, lo que le convierte en un villano insobornable e inegociable. Su única vulnerabilidad como el dice es “soy como un perro detrás de los coches, que no sabría que hacer si atrapa a uno de ellos”.
Por otro lado tenemos al bien con sus dos caras, el caballero blanco, representado por la justicia y la ley de manos del fiscal general, y el caballero oscuro, ese héroe enmascarado que lucha en nombre de la justicia.
La película revela con maestría el problema del doble juego, el dejar la justicia al margen de la ley, el combatir al mal de tú a tú.
¿Como podría Batman dormir tranquilo sabiendo que cada vez que entrega a su archienemigo a la justicia, éste se las ingeniará para escapar y seguir matando? ¿No sería hora de que en la siguiente ocasión dejase de lado sus valores morales y acabase de una vez con ese ciclo infernal?
La posición moral en la que se podría apoyar Batman para rehusar matar al Joker es el deontologismo. En ella la corrección moral de una acción se debe evaluar teniendo en cuenta sus características.Las consecuencias beneficiosas o perjudiciales resultan irrelevantes para su corrección moral. El fin nunca justifica los medios. Pero aún los deontologistas más estrictos consideran que matar en algunas ocasiones puede estar moralmente justificado (como en el caso de la legítima defensa). La pregunta que cabe formular es por qué matar a un maníaco asesino no puede ser considerado también una excepción por el deontologista.
Por detrás de la historia policiaca fluye un dilema moral sobre la responsabilidad y la importancia de las decisiones.
Yo creo que Batman cree en la justicia a pesar de todo los errores que lleva cometido esta, es humano comete errores, al mismo tiempo que con todo esto no mata a joker porque en el fondo quiere ser necesitado, necesita ser reconocido y valorado por el pueblo. Un conjunto de puntos que le llevan a dejar en manos de la justicia al Joker. El no ser moralmente correcto matarlo si no encerrarlo a través de las manos de la justicia. Al fin, como el bien dice es por lo que están luchando no deben rebajarse a su nivel, al nivel de los delincuentes.

Anónimo dijo...

Verónica Sánchez Villamil
Sin tener cultura de superhéroes y sin haber visto anteriores Batmans me limitaré a comentar uno de los aspectos que se plantean en El caballero oscuro que no deja de ser una versión macabra del paradigma del guarda – agujas del tranvía, uno de los modelos que, como señala Mark D. White, se emplean para la evaluación de las distintas variantes del problema moral que suscita la pregunta *¿es correcto asesinar para prevenir futuros asesinatos?*.
Tenemos, por una parte, a Coleman Reese, abogado chantajista que acude a un programa de televisión para desvelar a la audiencia la identidad de Batman, la cual cree conocer a través de un descubrimiento accidental en la documentación manejada al auditar las empresas Wayne. Durante la emisión, se produce una llamada del Joker en la que comunica a la audiencia el siguiente mensaje: “Si Coleman Reese no está muerto en 60 minutos haré volar por los aires un hospital. Por supuesto, puede matarse a sí mismo, Sr. Reese, pero eso sería una acción noble y usted es un abogado”. En este supuesto el tranvía sería el propio Joker, en una vía se encontraría Coleman Reese en solitario, y, en la otra, los enfermos, personal sanitario, visitantes, etc, de algún hospital de Gotham. Tendrían la hipotética posibilidad del cambio de vía el propio Reese, Batman y/o cualquier habitante de la ciudad (especialmente corrupta).
Evidentemente se trata de una perversión del ejemplo, ya que aquí no se llega accidentalmente a la situación, sino de manera intencional. Además, aquí cabría la hipótesis de neutralizar al Joker antes de que pudiese cumplir su amenaza, pero debemos eliminar esa posibilidad al igual que lo hacemos en el modelo clásico sobre la aptitud de que el tren frene o sea detenido. ¿Estaría permitido moralmente el homicidio de Reese? ¿Existe la obligación moral de matarlo? Sabemos la respuesta de la profesora Thomson en el paradigma del tranvía: opta por la vía del medio en una solución que combina utilitarismo y deontologismo. Es decir, lo considera un ejemplo en el que conviven los buenos resultados cuantitativos con una acción incorrecta, y resuelve entonces que el sujeto está autorizado moralmente a cambiar el rumbo del tranvía pero no tiene la obligación moral de hacerlo. Analicemos ahora la posición moral que adopta el guionista del último Batman, y que podemos adelantar que es el *deontologismo* (se evalúa la indeseabilidad intrínseca de la acción- matar a Reese- y se prescinde de las consecuencias beneficiosas – salvar a los enfermitos, etc-, ya que las consecuencias desde esta posición ética son irrelevantes para la corrección moral de una acción). Se opta por la superioridad moral de esta posición frente a las otras, es decir, que se considera moralmente mejor no variar el rumbo del tranvía.
En el film, el deontologismo es la posición moral que adoptan el comisionado Gordon (desde el Estado, la Ley) y Batman (desde fuera de ella) para afrontar el problema, optando en ambos casos por la protección de la vida de Reese frente a posibles reacciones/respuestas a la propuesta del Joker por la masa social. En vez de destinar los medios personales y materiales por completo a la búsqueda del Joker y a la protección de los hospitales, dejando la suerte de Reese en manos de la sociedad, ambos se vuelcan e implican personalmente en evitar su muerte. No obstante, lo hacen así porque parten de que el posicionamiento social o personal puede ser otro, es decir, no descartan la posibilidad de que alguien actúe movido por un cálculo utilitarista o una reacción emocional – personal- algún familiar hospitalizado- (lo que en el ejemplo clásico sería algo como que la madre del guarda – agujas se encontrase entre las cinco personas de la vía A). De hecho, en el exterior de la emisora se encuentra una especie de masa vociferante dispuesta a terminar con la vida de Reese. Pero Gordon y Wayne creen que esa opción no es moralmente aceptable.

Anónimo dijo...

Alba Saray Blanco Rodríguez.

Desde mi punto de vista Batman no mata al Joker puesto que acabando con él se desplomarían todos sus intentos de superación, quiero decir, como el Joker es su mayor enemigo y el que más difícil le pone las cosas, todos los intentos de Batman de renovación, esto es, diseñar un nuevo traje, un nuevo coche, nuevas armas de defensa… se acabarían y su esencia como salvador desaparecería.

Otra de las razones que cabría argumentar es la de que Batman no mata por principios, esto es, prefiere dar un merecido a su enemigo, internándolo en un centro psiquiátrico y además parece que con este acto pretende ayudar al Joker, intentando que se rehabilite, pero a sabiendas y esperando que vuelva a hacer de las suyas.

Si el Joker muere, en parte, Batman también.

Anónimo dijo...

NATALIA VILLANUEVA VILA. DNI: 76722866-H
Con respecto a la premisa planteada, es una cuestión interesante preguntarse por qué Batman no acaba con la maldad del Joker. De esta manera, pienso que si Batman acabara con él de forma definitiva por sus crímenes estaría poniéndose a su nivel, ya que el propio Batman se pondría a su mismo nivel convirtiéndose él también en un criminal.
Pienso, pues, que esta es la razón fundamental por la que Batman no lo mata. Es, a mi juicio, una manera de ser “superior” a su enemigo y con ello conseguir la admiración y la importancia que tiene por ejemplo Superman con respecto a su ciudad.
Sin embargo, también cabe preguntarse si la muerte del Joker es la solución a los problemas de Gotham, ya que puede pensarse que de no ser éste, será otro el criminal enemigo de Batman. También cabe plantearse el asesinato como castigo por otros asesinatos, puesto que esta situación daría pié a considerar un “ojo por ojo” válido.
En definitiva, las razones son una mezcla de principios y civismo por parte de Batman que hacen que el Joker siga haciendo maldades mientras el propio Batman se afana en apresarlo.

Anónimo dijo...

TANIA PALOMANES FERREIRO

¿POR QUÉ BATMAN NO MATA AL JOCKER?

Bajo mi punto de vista, Batman no mata al Jocker porque no es igual a él, es decir, sí Batman lo matase se estaría poniendo a su nivel. Sin embargo, el asesinato del Jocker podría estar justificado ya que este no comete simples asesinatos, sino que como pudimos ver en la película llega a ser un auténtico terrorista. Nuestro derecho prevé la posibilidad del estado de necesidad, es decir, Batman no sería castigado por asesinto ya que con su acto de matar al Jocker protegería muchos bienes jurídicos protegidos, es decir, salvaría muchas vidas.
Desde otro punto de vista, también podemos afirmar que Batman no mata al Jocker, ya que con la muerte de éste se acabaría todo, sería el fin de Batman como héroe de la sociedad. Batman prefiere quedar él como traidor y que la policía lo persiga a matar al Jocker. Batman sólo quiere encerrar al Jocker, pero sabe que va a volver a las calles y que va a volver a matar.
Mi conclusión sería que Batman no mata al Jocker, porque con la desaparición del Jocker también desaparecería Batman.

Anónimo dijo...

ISABEL VÁZQUEZ VÁZQUEZ




Para dar respuesta a la pregunta planteada, de ¿por qué Batman no mata al Joker?, debemos tener presentes no solo las distintas posiciones utilitaristas o deontológicas, sino también los principios morales a los que atiende o responde nuestro superhéroe.

Los principios morales podemos definirlos como patrones de conducta que se considerarán como correctos o incorrectos, desde el punto de vista subjetivo. En base a este concepto, podemos decir que dentro de los valores morales de Batman, se puede hallar el de no matar a sus peores enemigos, sino buscar que estos reciban su merecido castigo como los demás seres humanos.

Así Batman tiene la ocasión de dejar morir al Joker cuando discuten en la cima del edificio, pero lo sujeta con la cuerda y lo deja allí para que lo detengan. La misión de Batman como superhéroe es luchar contra la delincuencia, actuar a favor de la sociedad, pero también siempre contando con la colaboración policial. Si matase a todos los villanos que se encontrasen en su camino, aun siendo villanos como el Joker que presenta un cuadro psicológico complicado, no estaría defendiendo su papel de superhéroe y a la vez actuando conforme a su conciencia.

Además Batman como todo superhéroe tiene una doble personalidad, pero esta doble apariencia sólo se refleja hacia fuera, hacia el exterior, sólo la perciben los habitantes de Gotham, pues Batman y los que conocen la identidad de Bruce saben que es una persona que tiene los mismos principios y valores morales cuando es Bruce o cuando se transforma en Batman.

Así desde esta postura debemos afirmar que los actos que realiza como Batman, los siente y se responsabiliza de ellos como Bruce y viceversa. Así pensar que si mata al Joker está previniendo que en el futuro se produzcan un gran número de muertes, es como afirmar que el personaje del Joker no pueda experimentar un cambio tan radical, que le permita comportarse como un ciudadano más, o como un héroe. Quizás Batman, tenga la esperanza de que en un futuro puedan luchar juntos contra el crimen, pues la mente de este villano no es típica, ya que quema un montón de dinero que le evitaría tener que hacer ningún esfuerzo más en toda su vida.

También podemos plantearnos que Batman no mata al Joker porque este constituye un aliciente en su vida, una motivación para seguir luchando contra el crimen
de alto riesgo, ya que la mujer de sus sueños no la va a recuperar nunca. Así aunque sea en pocas ocasiones podrá sacar la ira que lleva dentro, teniendo el placer de jugar con la vida del Joker; aunque esta opción supondría un sentimiento muy egoísta por parte del superhéroe, ya que esta arriesgando la vida de mucha gente.




En último término, y desde un punto de vista del espectador, me gustaría añadir en este sentido que las luchas entre ambos personajes constituyen un gran punto de atracción visual; ya que el Joker es un personaje impredecible; a la vez que Batman puede ser más impredecible; por lo que son dos ingredientes esenciales para las películas de Batman.

Anónimo dijo...

Camilo Pazos Martínez

¿Por qué Batman no mata al joker?

Sin duda ninguna creo que Batman no mata al joker por principios, el propio joker le dice en la película a Batman (en el momento en el que Batman le acaba de salvar la vida porque estaba cayendo al vacío) “no me vas a matar por tu absurda sensación de superioridad moral y yo no te voy a matar porque me divierto mucho contigo, estamos condenados a seguir así de por vida” el propio joker es consciente de los límites de Batman, sabe que no lo va a matar por sus convicciones morales y estas se ven en la respuesta de Batman “a lo que tu estás condenado es a una celda de por vida” lo que Batman cree correcto en ese momento es que sea juzgado y condenado, Batman no lo mata por principios ya que cree que si lo mata se convertiría en un criminal que es justamente contra lo que el esta luchando.

Si la pregunta fuese ¿sería correcto que lo asesinara para prevenir futuros asesinatos? Esta cuestión ya sería más problemática dependiendo si utilizamos una postura utilitarista o deontológica llegaríamos quizás a resultados contradictorios. Desde una postura utilitarista que ve la corrección moral de una acción dependiendo de los resultados y consecuencia donde lo que prima es el bienestar general, podríamos llegar a la conclusión de que lo correcto sería que lo matase para evitar que en el futuro siguiese matando aunque tampoco podríamos (incluso siguiendo la postura utilitaria) reprocharle a Batman que no lo matase ya que el esta intentando evitar esas consecuencias encerrándolo el no sabe que se va a escapar en un futuro. Desde una postura deontológica que es mas cercana a las acciones llevadas tanto por Batman como por la mayoría de superhéroes, que cree que los fines nunca justifican los medios, y estos medios utilizados deben ser valorados moralmente de una forma individual, no teniendo en cuenta las consecuencias finales, por lo que el hecho de que Batman matase al joker para evitar posibles futuros crímenes nunca seria visto moralmente correcto.

Mi opinión sigue la idea aportada por la profesora Judith Thompson que es una posición intermedia entre la postura utilitarista y la deontológica y cree que Batman podría matar al joker sin recibir por ello alguna reprimenda moral, pero que también podría negarse a hacerlo sin que por ello se le pudiese imputar violación de regla moral alguna. Creo que en el momento en el que Batman empuja al vacío al joker este no estaría obligado moralmente a salvarlo (como finalmente hizo) pero el hecho de que lo salve y no lo deje morir para entregarlo a las autoridades tampoco puede ser reprochable desde ninguna regla moral.

Anónimo dijo...

Marcos Nieto Prieto

La razón por la que Batman no mata al joóker :
El joker es un malvado en el sentido más absoluto e inquietante del término, pues su ambición no está gobernada por la búsqueda del poder o dinero sino por el caos: causa daño sin más recompensa que el daño en sí, como se demuestra cuando quema el dinero .
El maquillaje desordenado, la melena grasienta y el traje a medida proporcionan el envoltorio, la verdadera razón de sus actos se basa en demostrar que hasta las personas más nobles se pueden corromper en la sociedad en la que vivimos, como es el caso de Harvey Dent, con el que consigue su objetivo y logra que se convierta en Dos Caras.
En relación al actor que encarna su personaje,Heath Ledger, tiene un toque muy psicótico, muy paranoico, algo que te daría pavor si te lo encuentras en la calle por que su actuación es especial. Su actuación como Joker es legendaria, eso seguro. Cada vez que está en cada escena transmite por cada poro una locura insana, unida a un sentimiento agónico de agobio ante su próxima acción.
La importancia de lo que se describe del Joker no deja de ser aterrante, su acciones malsanas no las ves venir.
Pero no puede llegar a corromper a Batman ,no lo consigue, pudo haberlo dejado caer del edificio y nadie lo había culpado, pero eso es lo que quería el joker, que se pusiese a su altura, pero hasta Batman tiene límites en su lucha contra el mal, lo deja vivo, para que se de cuenta que, aunque estemos en una sociedad llena de delincuencia y corrupción, hay gente buena, como se demuestra en el caso de que ni los presos ni las otra personas activan las bombas para salvarse.
Como se demuestra cuando Batman decide asumir las culpas de los crimenes de Dent, siendo así perseguido, para no ensuciar el nombre de Harvey Dent como ícono del bien en Gotham, porque a veces la verdad no es suficiente, a veces la gente necesita algo más , porque Batman no es un héroe, es un protector vigilante , un caballero oscuro.

Anónimo dijo...

ALUMNA YOLANDA CARBALLO VALIÑAS

¿PORQUÉ BATMAN NO MATA AL JOKER?

Batman no mata a Joker debido quizás a varias razones: Si Batman mata a Joker, con ello no consigue redimir las muertes que este ya ha causado. Tampoco conseguirá que todas las personas que hayan perdido algún ser querido, vuelvan a recuperarlo .Ni si quiera que esas personas vuelvan a ser felices.

Una razón por la que Batman no mata es por el miedo y el daño que sufrió cuando mataron de pequeño a sus padres.

Si Batman mata a Joker ¿Qué consigue con ello? Si lo mata, se convierte en tan asesino como él…pero muerte por muerte…sería una cadena interminable. La violencia solo genera más violencia.
¿Además quien es Batman para decidir sobre la vida de otro hombre? Ambos son dos personas iguales y nadie tiene la facultad de convertirse en verdugo de otro ser humano, no importa el mal que èste haya hecho.

Anónimo dijo...

ELENA GONZÁLEZ PIRES
¿POR QUÉ BATMAN NO MATA AL JOKER?

Esta cuestión es difícil de comentar y más aún de llegar a una conclusión acertada y correcta sobre este tema, pero a continuación voy a dar mi humilde opinión acerca de esta pregunta.
La situación de Batman, desde un principio es complicada, ya desde su infancia en la que presenció cómo fueron asesinados sus padres a manos de unos delincuentes, este hacho le hizo cambiar hasta el punto de convertirse en Batman, un superhéroe un tanto peculiar, ya que él no cuenta con súper poderes, pone a su disposición la más avanzada tecnología para poder combatir a villanos.
Desde un inicio, su pretensión de combatir el mal, se basa en el odio hacia el mal y hacia quién lo pueda ocasionar, pero este odio a mi entender es un odio comprensible por todo lo que le ocurrió en el pasado, pero a pesar de este odio, no llega a convertirse en un villano. Sus acciones a pesar de no estar legitimadas, ya que sólo el Estado está legitimado para poder llevar a cabo las acciones necesarias para erradicar la delincuencia, el crimen…, no son moralmente ilegítimas, porque él no cree en la eficacia del Estado a la hora de combatir el mal, a raíz de lo que le sucedió a sus padres, porque Batman cree que si el Estado tuviese un sistema legal eficaz, no habría delincuencia. Todo esto, indirectamente está relacionado con la pregunta que pretendo comentar.
Batman, se encuentra ante la situación de enfrentarse al Joker, un delincuente que se podría definir como un enfermo mental, con un carácter retorcido y perturbado mentalmente, un aspecto que podría eximirle de toda responsabilidad penal. El caso es que, Batman decide luchar contra él, pero no pretende matarle, pues éste hecho le convertiría en un villano, y todo por lo que lucha, cree o simplemente que puede ir contra su moral, se vendría abajo y pasaría de ser una buena persona a ser una mal persona, pasaría a la categoría de villano. Por lo que intenta transmitirnos es que puede hacer una lucha limpia contra el crimen aliado con la policía para limpiar a la ciudad de delincuentes y para que sea la justicia, que cuenta con la legitimidad del Estado para poder aplicar legítimamente las leyes adecuadas para combatir la delincuencia y así poder castigar a los criminales, él pretende que quién ejecute la justicia sea quién realmente la debe ejecutar y no él que no tiene legitimidad alguna para poder llevarlo a cabo. Ya que si optase por materializar sus acciones contra los delincuentes, asesinando a cada uno que fuese un peligro para la sociedad, pasaría a convertirse en aquello por lo que lucha en contra. Además de todo esto, está la cuestión de que se cargaría el Estado de Derecho, pues si cada persona que tenga odio, o instintos de venganza contra quién le ha hecho daño y tomase la justicia por su mano, esto nos llevaría a un caos absoluto, en donde no se respetarían las reglas.
Su decisión de no matar al Joker, se basa en que si lo hiciese pasaría a convertirse en un delincuente, y Batman en todo momento lucha contra eso, además él no puede ejecutar la justicia, pues no es un justiciero, él quiere en el fondo recuperar la confianza en el sistema y que sea él quien deba aplicar la justicia según las leyes, a mi entender quiere que el sistema funcione adecuadamente y la sociedad pueda verse protegida por el Estado.
Otra conclusión que se puede esgrimir y que justifica que Batman no mate al Joker, es que no tiene una certeza absoluta de que vuelva a delinquir, por lo que nadie, que sea

Anónimo dijo...

ELENA GONZÁLEZ PIRES
moralmente correcto puede asesinar a alguien por una mera sospecha o duda de que en el futuro pueda matar a más gente.
En mi opinión la actuación de Batman, es correcta, quién debe ocuparse del Joker es la justicia y sólo sería justificable que le matase si se viese en una situación en la que el Joker intentase asesinar a alguien en su presencia, esto estaría justificado en cuanto a que defendería a un inocente de la muerte, a pesar de las especiales circunstancias mentales en las que se encuentra el Joker o en el caso en que lo hiciese en defensa propia.

Anónimo dijo...

JUICIO DEL PROCEDER DE BATMAN DESDE EL DEONTOLOGISMO


ANGEL PARADA PENEDO


Podría pensarse que Batman parte en su obrar de un imperativo categórico, una obligación absoluta de no matar, con independencia de las condiciones empíricas como serían el verse ante la posibilidad fáctica de matar al Joker, aunque en ese caso pudiera percibir que evitaría que el criminal llevase a cabo actos criminales.

Batman podría explicitar esta obligación en forma de un imperativo: obra de tal modo que la máxima de tu voluntad pueda siempre valer como principio de una legislación universal. Desde este punto de vista la voluntad de Batman obliga no a acciones particulares sino a toda acción que está inserta en esa ley de la razón, no con un imperativo del deseo o móvil material, como sería el impedir que el Joker matase a las personas.

En una formulación más comprensible se podría encontrar el mismo principio en otra expresión de Kant: “obra de tal modo que trates a la humanidad tanto en tu persona como en la de los demás siempre como fin, nunca simplemente como medios”.

Solo el ser racional existe como fin en sí mismo, y posee un valor absoluto, por tanto, Batman obra muy bien cuando no dispone del Joker para matarlo.

A la misma conclusión nos llevaría una tercera formulación sobre la bondad del comportamiento de Batman: “obra de tal manera que la voluntad de todo ser racional pueda considerarse a sí misma mediante su máxima como legislación universal”. Esta expresión es una prolongación de la anterior, porque todos los hombres se considerarían en cuanto sujetos morales como reino de los fines.

Por otra parte acentúa más la autonomía del hombre, ya que se excluyen todos los motivos materiales como principios del obrar moral, como poldrían ser inclinaciones naturales, ventajas, como sería en el caso de evitar que el Joker matase ulteriormente e incluso la misma aspiración a la felicidad propia o de otros.

La buena voluntad de Batman no es buena por lo que efectúa o realiza, es buena en sí misma como un valor absoluto. Es buena sin consideración a ventajas e intereses, antes bien contra todas las inclinaciones de la sensibilidad y produciendo incluso desagrado y penosidad, porque el destino de la razón, en este caso la de Batman, es la de producir una buena voluntad.

Si se observa el aspecto exterior de Batman, produce una sensación de serenidad, y gran seguridad que sería una consecuencia de la autonomía de la voluntad como principio supremo de su obrar. La voluntad es ella para sí mimsa una ley independientemente de como ewstán constituidos los objetos del querer. Es la propia ley formal de la razón de Batman, única determinante de su querer, y se excluyen todos los otros motivos de obrar, materiales, ajenos a la voluntad como móvil.

Anónimo dijo...

Hola

Anónimo dijo...

NOEMÍ GONZÁLEZ CAMBA.

¿Por qué Batman no mata al Joker?

Una vez leída la posible respuesta a esta pregunta desde la perspectiva utilitarista y deontologista, considero que mi opinión se aproxima más a la postura deontologista, debido probablemente a que solemos abordar estas cuestiones desde una óptica jurídica.
Desde el punto de vista jurídico, Batman sólo estaría legitimado para matar al Joker en caso de legítma defensa o de estado de necesidad, es decir, en el supuesto de que fuese necesario salvar su propia vida o la de terceras personas, pero siempre en función de una acción presente del Joker y no para prevenir males futuros.
Por ello, considero que mi postura se aproxima más al deontologismo, ya que el utilitarismo valora lo correcto de una acción teniendo en cuenta las consecuencias futuras, mientras que el deontologismo valora la acción concreta.
Para responder a la pregunta de por qué Batman no mata al Joker podemos utilizar los siguientes argumentos:
- Batman odia a los criminales
- Los criminales suelen matar a otras personas
- Si Batman mata al Joker se convertiría en un criminal y debería odiarse a sí mismo.
Sin embargo, este argumento podría rebatirse atendiendo a cada caso concreto, es decir, sería correcto que Batman matase a Joker cuándo éste estuviese, en el momento preciso, haciendo daño a alguien o a punto de hacerlo. Pero como hemos visto en la película, la actitud del Joker se asimila a la conducta de un terrorista que planea minuciosamente sus ataques y resulta difícil saber cuándo y dónde va a actuar. De este modo es más difícil indicar si es moralmente justificable que Batman mate al Joker para evitar en un futuro males mayores.
En el primer caso la respuesta sería clara, ya que Batman no sólo estaría legitimado moralmente, sino que en cierto modo sería su deber si con esa acción evita otro mal mayor (es este razonamiento nos acercamos a la postura utilitarista)
Pero en el segundo caso es donde se plantea el verdadero problema ya que no vemos tan claramente que esté moralmente justificada la conducta. En este caso debemos aplicar la tesis deontologista y Batman no debería matar al Joker, ya que se trata de un ser humano y debe ser valorado como tal y no como un simple medio para alcanzar otro objetivo aunque este objetivo pudiese ser favorable para la sociedad, al prevenir futuras muertes. Sin embargo, a mi modo de ver, no puede justificarse la muerte de ningún ser humano en la posibilidad de que con ello se evitarán males futuros porque realmente se trata sólo de eso, se una mera posibilidad y, ¿por qué no se valora la posibilidad de que el Joker abandone su locura y se convierta en un ciudadano ejemplar?
A mi modo de ver éste es el espíritu de todo superhéroe: confiar en las posibilidades de las personas para ser mejores y evitar en todo momento acabar con la vida de otro. Un superhéroe como Batman no puede matar al Joker ya que sino perdería su propia esencia de superhéroe ya que éstos siempre deben buscar un camino alternativo a la muerte para cumplir su misión pro social.
En mi opinión, el razonamiento empleado para que Batman no mate al Joker, podría servir también para defender la abolición de la pena de muerte. En este caso, Batman sería el Estado y el Joker encarnaría a los delincuentes. El Estado, como un ente superior que marca el camino de la sociedad, no puede defender la muerte de ninguna persona, sino que debe establecer penas que permitan la recuperación de los delincuentes y su reinserción en la sociedad.

Anónimo dijo...

Concepción Arias Fernández

¿Por qué Batman no mata al Joker?
Esta pregunta muy interesante seguro que se la hacen muchas personas que ven la película ya que no parece lógico que deje vivir a un asesino cuando su muerte no le importaría a nadie (más bien le alegraría) y seguro que nadie le culparía por eso.
Si se hace una encuesta a la gente de la calle la mayor parte de ella consideraría que matar a un asesino es un mal menor con el que se están evitando males mayores. Eso está relacionado con una eximente de derecho penal, que es el estado de necesidad. El estado de necesidad supone que exista necesidad de cometer un delito para evitar otro que consideramos más grave. Se da estado de necesidad cuando con nuestros actos salvaguardamos bienes o derechos más importantes de los que dañamos.
Si trasladamos esta teoría a la historia de Batman diríamos que si matase al Joker no estaría infringiendo ningún precepto legal ya que se cumple el requisito del estado de necesidad, porque matando al Joker está evitando males mayores.
Pero la cuestión más importante es que no lo hace, no mata al payaso asesino. Podíamos argumentar tres razones para responder a la pregunta principal que estamos comentando. Esas razones son: primero quizá Batman ofrece una oportunidad de redención al Joker; la segunda es que quizá no quiere matar a nadie para no convertirse en asesino; y la tercera es que quizá si el payaso asesino muere las películas y los cómics perderían a un gran personaje y las historias de Batman no serían lo mismo.
En relación a la primera respuesta se puede argumentar la posibilidad de redención que Batman ofrece al Joker. Quizá él como buen ciudadano confía en que pueda cambiar y convertirse en una buena persona por eso le da la oportunidad de vivir. Pero la cuestión es que después de tanto tiempo y tantas oportunidades si no ha cambiado ni aceptado la redención que Batman le ofrece, es probable que no lo haga nunca.
En relación a la segunda razón que se ha citado, es verdad, o al menos se puede interpretar así que Batman quiere ser un héroe antes que un asesino y quizá por eso solo entrega al Joker a la justicia para que sea ésta la que le haga pagar por sus delitos. Después de todo no podemos olvidar que el escenario de la película es Estados Unidos y en este país hay pena de muerte para los asesinos con lo cuál si el Joker no se escapase de la justicia con toda probabilidad acabaría muriendo y se acabarían esos fríos asesinatos que él ha llevado a cabo. A lo mejor es lo que Batman pretende.
Como tercera razón tenemos que decir que el payaso asesino como antagonista más importante de las historietas de Batman no puede morir ya que sino las historias de Batman perderían esa facultad que tienen de enganchar al lector ya que si borramos del mapa al asesino más peligroso las historietas de Batman quizá no tienen sentido. Porque al Joker solo puede atraparlo Batman sin embargo el resto de asesinos puede dar con ellos la policía y la función de Batman no tendría sentido ya que en un mundo donde no hay caos no se necesitan héroes.
Éstas son buenas razones para encontrar respuestas a la pregunta planteada pero no podemos decir cual es la que mejor se adecua a la pregunta que tratamos de responder; quizá todo es posible en las historias de superhéroes.

Anónimo dijo...

Pienso que Batman no mata al Joker porque Batman es un símbolo que representa una serie de principios y valores.
Cualquiera podría tomar el relevo de Batman y debe seguir los principios.
Si Batman mata, los sucesores también podrían hacerlo con lo cual no sería un ejemplo a seguir.

maria clara vargas medellin dijo...

Considero que batman es un símbolo incorrompible, eso es lo que genera que no tome la decisión de matar al Joker, por que es un símbol ocreado a partir de una sociedad idealista que depende de éste símbolo y evitar el caos que pudiera ser generado a través de éste personaje.