14 dic. 2008

James Bond: Quantum of Solace (2008)

La nueva película de James Bond nos ha permitido hacer un trabajo de análisis filosófico aplicado. Hemos discutido cuestiones como el significado de la “licencia para matar”; la moralidad de tener agentes como Bond para proteger el Estado de Derecho cuando en realidad parecen vulnerar todos sus principios fundamentales; los presupuestos sobre la naturaleza del castigo que mueven los actos del agente británico en relación con los villanos de turno; y finalmente la manera en la que las mujeres son representadas en sus películas. La variedad e importancia filosófica de estos problemas ponen de manifiesto el poder de los enfoques que relacionan filosofía y cultura popular para generar debates profundos.

Mucho se ha hablado en los medios de comunicación del nuevo perfil que el personaje ha asumido en su anterior película y en la que se ha estrenado este año. Pero en muchas cuestiones fundamentales parece que los cambios son sólo superficiales. Tomemos, por ejemplo, la relación de Bond con las mujeres. El uso de la mujer como medio para lograr sus fines era una constante en el accionar del agente a lo largo de todas sus películas anteriores. ¿Se puede hablar de un cambio radical en esta situación en Quantum of Solace? James Bond manipula emocionalmente a M apelando a sus instintos maternales, logrando que cambie órdenes que ha dictado personalmente y que perjudican su forma de entender la misión. Se acuesta con la agente del Consulado Británico en Bolivia para lograr que desobedezca las órdenes que había recibido y colabore con él. La joven termina muerta en su cama –la de Bond- y cubierta de petróleo (el glamour de Goldfinger no cuela en los pragmáticos tiempos que corren).

La chica Bond en esta oportunidad es una joven boliviana llamada Camille que busca vengar la muerte de su familia. Para ello tiene que matar al general corrupto que los mató y que está a punto de convertirse nuevamente en dictador de su país. Bond no necesita acostarse con ella para lograr su colaboración en la misión, pues en gran medida la comparten. Pero eso no significa que no la utilice para su provecho, ya que la chica le sirve para mantener el equilibrio psicológico a lo largo del relato. En su primer encuentro Bond le salva la vida –impidiendo que cumpla con su venganza cuando ya estaba a punto de consumarla. Salvar a Camilla no formaba parte de su misión –ni tampoco parecía poder aportar nada a ella en esos momentos iniciales del film. Pero Bond logra salvar a una bella joven de una muerte segura. Acto reparador del dolor que le genera el recuerdo de la única mujer a la que ha amado y a la que no pudo salvar al final de la anterior entrega de la saga Casino Royale. De esta manera satisface una necesidad psicológica profunda, en la que Camille sólo es relevante como imagen evocadora de la perdida Vesper.

Pero no termina allí el uso que Bond hace de su nueva compañera de aventuras. La instruye, la acompaña y la ayuda para que pueda realizar su tan deseada venganza. Vive con ella su venganza. De esa manera logra una forma de sustituir su propia venganza –que podría llevarlo a perder el control de la misión como temen sus superiores. Facilitar la venganza de Camille le permite la suficiente reparación emocional sustituoria como para posponer la realización de su propio deseo de venganza contra el hombre que manipuló a su amada Vesper llevándola a la traición y la muerte. Bond utiliza inconscientemente a Camille para mantener su equilibrio emocional.

El Bond del siglo XXI ya no necesita acostarse con las mujeres que aparecen en su vida para satisfacer sus necesidades. Pero ellas siguen siendo medios fundamentales para su supervivencia. Bond las utiliza para posponer la locura a la que su vida de asesino a sueldo del Estado lo arrastra de forma irremediable.

14 comentarios:

Anónimo dijo...

Laureano Nieto Prieto

La mujer en Quantum of Solace

-El objetivo de este trabajo es poder mostrar cómo se trata a la mujer en la película Quantum of Solace (2008). La película Quantum of Solace es el último film de la saga Bond, una saga en el cuál el trato de la mujer no siempre fue el adecuado.
En las primeras películas del agente 007 la mujer era mostrada como una auténtica mujer objeto, prueba de ello es el texto Bond, Ethics, and the objectification of Women de Robert Arp and Kevin S. Decker, en el cual se nos dice como la mujer es comparada con un objeto inerte como puede ser el Aston Martin de James Bond, lo que nos hace pensar que se considera a la mujer como un complemento más para Bond, es la típica imagen de las películas de James Bond, el agente 007 rodeado de chicas guapas, coches caros y bebidas alcohólicas sofisticadas (Martini…), considerando como lo mismo los coches , el lujo, la mujer…
Desde el principio de la saga Bond la mujer siempre ha acompañado al famoso agente 007, la cual ha tenido un papel secundario. En las primeras películas aparecía como mero elemento decorativo, que simplemente aportaba a la historia un toque erótico. Poco a poco la situación ha ido cambiando, y en los actuales largometrajes de Bond las chicas Bond van tomando un mayor protagonismo, teniendo una mayor consistencia e independencia. Hoy en día las mujeres Bond poseen un fuerte carácter y mucha personalidad.
Podemos decir que a lo largo de los años la relación de James Bond con las chicas Bond ha sido más virtuosa, sobre todo desde principios de los 80´.
La mujer cada vez tiene más protagonismo, eso sí, siempre se trata de una mujer con unos determinados rasgos físicos, es decir, para ser chica Bond hay que cumplir un requisito fundamental: ser guapa y sexy. Otra característica que podemos destacar es que la chica Bond es siempre más joven que el protagonista, además en la mayoría de los films la chica Bond siempre tiene un pasado un poco oscuro. Son hembras que reciben la protección de Bond.
A pesar de la evolución de la chica Bond, el protagonista siempre las ha utilizado para conseguir su objetivo, en numerosas ocasiones ha tenido que seducirlas para poder conseguirlo, y la mayoría de las veces las chicas quedan rendidas ante el galán británico. Es entonces cuando se produce el fenómeno de la objetivación, en el cuál la chica es tratada como un objeto.

Como las películas que tengo más frescas son las dos últimas pongo como ejemplo la relación que mantiene James Bond con Solange (chica Bond) en la penúltima película de la saga “Casino Royale”, en la cual la cautiva para poder conseguir información sobre el villano del film, Le Chiffre.
A mi entender en la última película de la saga Bond la situación ha cambiado, y la relación que mantiene el agente 007 con las mujeres es diferente, la única chica que es tratada como un objeto es Fields, mientras que Camille y M son tratadas de una manera diferentes a como habían sido tratadas en las distintas películas de la saga Bond, esto lo explicaré próximamente.
Después de esta breve introducción voy a intentar mostrar el tratamiento que se le da a la mujer en el último film del agente 007, lo haremos intentando analizar a las tres mujeres protagonistas del film: Camille, Fields y M. Además aspiraremos a contestar a las preguntas: ¿Es la mujer tratada como un objeto?, ¿Guardan el mismo estereotipo las chicas Bond de las películas actuales que las anteriores?, ¿Han tenido una evolución las chicas Bond? o ¿Trata Bond a todas las chicas de igual manera?...
___________________________________

Camille
- El personaje de Camille (chica Bond de QOS) es representado por la actriz Olga Kurylenko, una actriz de nacionalidad Ucraniana, en el film Camille es de nacionalidad Boliviana, lo cuál provocó que Olga Kurylenko saliera en la película con un exceso de bronceado para poder hacerse pasar por una mujer Boliviana.
Con respecto a la pregunta de si en esta entrega de la saga Bond la chica protagonista es utilizada como mujer objeto respondo que NO. Y lo justifico de la siguiente manera:
Es la primera vez en que James Bond no mantiene relaciones sexuales con la chica Bond, lo cuál es un dato muy significativo, recordemos que en otras películas Bond con una sonrisa ya provocaba que la chica cayera a sus pies, en esta ocasión el único contacto afectivo que hubo entre los dos protagonistas fue un casto beso al final del film. Bond observó que ella es una mujer demasiado fuerte para usarla de objeto sexual y, asimismo, Camille notó que su colega aún tiene a Vesper en la cabeza: "Quisiera liberarte... pero tu prisión está ahí dentro", le dice poco antes de despedirse.

Se puede ver una mujer mucho más independiente y que en la película también tiene su propia historia: Camille fue hija de un integrante de la Junta Militar Boliviana y de una bailarina rusa.
Su padre, Ernesto Montés, fue asesinado cuando el General Medrano, de la fuerza opositora, irrumpió en su casa, además de matarlo violó a su hermana y a su madre, y finalmente también las mató a ellas.
Como Camille era demasiado pequeña no sufrió ningún daño físico. Como consecuencia de esto Camille tiene la misión de vengar la muerte de sus padres y hermana, hecho que consigue venciendo sus miedos gracias a la colaboración de Bond y finalmente matando al malvado general Medrano.
En este aspecto sí que se puede ver una actitud proteccionista de Bond con respecto a Camille. También se observa que Bond ayuda a Camille y ésta ayuda a Bond, existe una complicidad recíproca, en ningún momento Bond utiliza sexualmente a Camille para buscar información, hecho que sí que ocurría en anteriores películas donde se podía ver que James Bond se acostaba con la chica Bond para poder seguir con su investigación.
El único momento donde se puede ver un trato despectivo de Bond con respecto a Camille, es cuando después del “viaje en la zodiac” éste la deposita en los brazos de un señor que se encontraba en el muelle como si fuera un paquete.
Por lo tanto puedo decir que Camille no forma parte del estereotipo de mujer Bond que aparecía en las primeras películas de la saga. Lo que sí que es cierto es el físico de la chica Bond cumple con las pautas de siempre, es decir, chica guapa, sexy, más joven que Bond…
La única diferencia es que en esta ocasión Camille no tiene tanto glamour a la hora de vestir como las anteriores chicas Bond (recordemos que sale siempre con una ropa poco sofisticada y en ocasiones hasta sucia).
Analizando a Camille desde el punto de vista psicológico diremos que es mucho más fuerte mentalmente que otras chicas Bond, recordemos que en este film hasta mata premeditadamente a un villano.
También es destacable que la chica Bond de QOS es muy inteligente, muy lejos del prototipo de mujer florero.
Una justificación a que Bond trate de esta manera a Camille es que ella tiene que vengarse, en este caso del general Medrano, mientras que Bond tiene que vengarse también de los que mataron a Vesper, este hecho provoca una cooperación entre ambos personajes en el que ninguno de los dos se muestra superior al otro.
Se observa que el viejo “truco” de James Bond de acostarse con las chicas Bond para conseguir información, también lo usa Camille acostándose con Greene para acercarse a su propio objetivo de venganza.
También podemos ver un afán proteccionista o paternalista de Bond con respecto a Camile.
Otra cambio que ha manifestado Camille con respecto a otras chicas Bond es que tradicionalmente las chicas Bond se habían caracterizado por meterse en algún tipo de problemas de los cuales no encontraban solución, momento que era aprovechado por James Bond para salvarlas.
En esta película, en cambio, Camille resuelve ella sola sus problemas, prueba de ello es que ella misma se encarga de luchar en solitario contra el general Medrano, al que termina asesinando.

Fields

- El personaje de Fields está encarnado por la actriz Gemma Artenton. Se trata de un personaje secundario, en el film Strawberry Fields representa a una oficinista del consulado británico que tiene como misión hacer regresar a Bond de La Paz a Londres. Después se descubrirá que Fields formaba parte de MI6, y que había sido enviada por M para que trajera de vuelta a James Bond. Una función que no cumple puesto que el agente 007 continuará con su estancia en Bolivia para poder acabar con Green.
Con respecto a este personaje, en mi opinión sí que se trata a la mujer como un objeto, prueba de ello es que el agente británico para poder ganarse la confianza de Fields la seduce usando sus míticas técnicas; la llama su habitación de hotel y le pregunta: "No puedo encontrar la papelera, ¿me ayudarías a buscar?". Lo cual en el lenguaje Bond significa: "¿Por qué no vienes a mi habitación, te quitas toda la ropa y tienes relaciones sexuales conmigo?" De hecho, terminan en la cama, en donde los vemos charlando después del encuentro.
Una vez que James Bond se ha ganado la confianza de Fields, ésta lo ayuda a escapar de M (le deja una nota en el hotel en la que le dice que escape), finalmente Bond se entrega a M y es cuando se entera de que Miss Fields ha sido ahogada en petróleo (claro homenaje a la película del Goldfinger).
De las tres mujeres, Fields es la que más se adapta al estereotipo desempeñado por las mujeres en las películas de Bond a lo largo de la saga.
En resumen podemos decir que en este caso la mujer es tratada verdaderamente como un objeto.

M

-El personaje de M es llevado a cabo por la actriz inglesa Judi Dench, la cuál ha desempeñado el personaje de M desde la película Goldeneye (1995) hasta la actualidad, hasta 1995 el papel de M había sido desempeñado siempre como un hombre.
Centrándonos en la última película de la saga Bond diremos que la relación de James Bond con M (jefa del servicio de inteligencia británico, el MI6) ha evolucionado con respecto a otros films, en esta película M tiene un sentimiento maternalista con respecto a Bond.
Como ocurrió en Casino Royale Bond se aleja de las directrices marcadas por el MI6, hecho que provoca la dura reprimenda de M, la cuál también critica la manera de cómo trató a Fields (anteriormente comentada).
Pero siempre justifica sus actos, recordemos que cuando iba a ser detenido en el hotel de Bolivia (porque es acusado de traición por parte del gobierno británico), M no le pone ningún impedimento para que escape, además le dice que confía en él. Otro hecho que denota la confianza ciega que tiene que M tiene en Bond es que siempre justifica sus actos ante los altos dirigentes del gobierno británico.
Podemos decir que la relación entre M y Bond es de madre e hijo, ella siempre lo critica en privado cuando hace algo incorrecto, pero en público constantemente lo defiende.
Se trata de una relación de mutuo respecto, en la que Bond jamás trata como un objeto a su jefa, y la mayor parte de las veces sigue las directrices marcadas por M.
Por último destacamos que se trata de una mujer que nada tiene que ver con las chicas Bond mencionadas anteriormente, M es la jefa y Bond la ve como tal, en ningún momento hay una atracción sexual.
Además M es una mujer mayor y poco agraciada físicamente, lo cuál la aparta definitivamente del prototipo de chica Bond.

Como conclusión puedo afirmar que después de analizar a las chicas que salen en QOS realmente se ha producido una evolución, sólo Fields ha sido tratada como un objeto.
Ya no se ven mujeres florero, la mujer deja de ser un elemento decorativo que acompañe a Bond y pasa a ser una mujer independiente que resuelve por sí misma sus problemas, siendo ayudada también por Bond, aunque esa ayuda es mutua porque las chicas también ayudan a Bond.
Se puede decir que la mujer deja de ser un objeto sexual, y pasa a ser una compañera del protagonista.
Eso sí, no pierde su belleza y sensualidad.
También podemos observar que la participación de la chica Bond en la trama es cada vez mayor, puesto que cada película es más combativa y resolutiva y, por tanto, más participativa.
Para finalizar expreso que el tratamiento de la mujer en la película es correcto y que se ve una clara evolución, es decir, James Bond trata de manera más virtuosa a la mujer.

Anónimo dijo...

Ángela Coello Pulido
007 QUANTUM OF SOLACE: ¿ES MORALMENTE CORRECTO EL USO QUE JAMES BOND HACE DE SU LICENCIA PARA MATAR?
Si algo diferencia a James Bond, agente doble 0 del Servicio Secreto de Inteligencia británico (MI6), del resto de agentes de la autoridad que pudiese tener un Estado, ese algo es su licencia para matar, licencia que el Gobierno británico otorga al cuerpo de élite que constituyen los agentes doble 0 como Bond.
A lo largo de la saga, podemos observar como a Bond le son encomendadas diversas misiones en las que se verá obligado a hacer uso de su licencia. Sin embargo, en Quantum of Solace (última entrega de la saga de James Bond) podría surgirnos la duda de si es correcto el uso que el agente 007 hace de su licencia y ello porque, aparentemente, su motivación parece estar más próxima al ánimo vengativo (por la muerte de Vesper Lynd, su novia en Casino Royale) que al cumplimiento de su deber. Por tanto, la pregunta que yo planteo es la siguiente: ¿es moralmente correcto el uso que James Bond hace de su licencia para matar en Quantum of Solace?.
Pues bien, en mi opinión, sí es moralmente correcto ya que Bond emplea su licencia para matar no para fines personales sino estrictamente para el cumplimiento de la misión que, como agente doble 0, le ha sido encomendada. Ahora bien, esta pregunta atañe a la idea de “moralidad” y, por ello, para responderla será necesario, en primer lugar, concretar en qué consiste exactamente esa licencia y si es moralmente correcto tener un cuerpo de agentes, como James Bond, con una licencia para matar.

LA LICENCIA PARA MATAR

¿Qué envuelve la licencia para matar?: una licencia para matar supone la autorización estatal para cometer asesinatos. Un agente secreto, por la naturaleza de su trabajo, tiene tal amplio campo de actuación, que sería imposible someter su trabajo a cualquier tipo de norma o restricción. De ahí la tan repetida expresión de “Licencia para matar”, es decir, hasta tiene licencia para matar.
Entiendo que esto quiere decir que se le otorga una total autonomía y poder de decisión. Hay que tener en cuenta que puede tener que actuar en cualquier lugar del planeta y, muchas veces, sin posibilidad de comunicación, abandonado a su suerte y, en ocasiones, peligrando su vida, por lo que se puede ver en la tesitura de tener que decidir si hace uso de su “Licencia”.
Ahora bien, llegados a este punto, es necesario responder a la pregunta de si es moralmente correcto el asesinato ya que de la respuesta a esta cuestión dependerá el que James Bond sea un héroe o, por el contrario, un vulgar asesino. El derecho a la vida es el derecho supremo del ser humano y no parece haber fin que justifique el privar a nadie de ella.
Pues bien, acerca de la moralidad de una conducta existen distintos puntos de vista. Existen dos teorías éticas que podrían aclarar esta cuestión. Así, el deontologismo es aquella teoría que sostiene que lo que hace que una acción sea correcta o incorrecta, es algo intrínseco a esa acción. Una acción sería correcta si obedece a las reglas que limitan su alcance de tal modo que una acción sería mala si viola un deber. Así, un deontologista valoraría el acto en sí, sin tener en cuenta las consecuencias del mismo, y llegaría a la conclusión de que el asesinato es un acto moralmente incorrecto en sí puesto que viola las reglas de conducta más básicas (el respeto a la vida de otro ser humano) y, por tanto, Bond no sería más que un asesino. No obstante, un deontologista admitiría excepciones en determinados casos y esta es la postura que defiende Immanuel Kant: desde el punto de vista kantiano, matar es un acto malo en sí, salvo en determinadas circunstancias en que sí estaría permitido. La ética de Kant es una ética formal, es decir, no fija ningún fin y, por ello, no dice lo que se debe hacer sino cómo se debe actuar de tal modo que una actuación será moralmente correcta cuando se actúe por deber, es decir, con sometimiento a la ley por respeto a la misma. Kant dintingue tres tipos de acciones: las contrarias al deber, las conformes al deber y las hechas por deber y serán estas últimas las moralmente correctas ya que la acción sería un fin en sí misma y no un medio para lograr otro fin. De manera que el valor moral de una acción lo constituye el motivo que supone su realización y ese motivo es el deber. Así, esa exigencia de actuar molarmente se expresa a través de un imperativo que es categórico y una de sus formulaciones es “obra de tal modo que uses la humanidad, tanto en tu persona como en la persona de cualquier otro, siempre como un fin y nunca meramente como un medio”.

Ahora bien, aunque el deontologismo llegase a permitir, de manera excepcional, el asesinato, siempre partiría de la consideración de que las consecuencias del mismo son irrelevantes en el razonamiento moral. Por el contrario, la teoría consecuencialista sostiene que una acción será correcta o incorrecta en función de las consecuencias de la misma. Así, una forma de consecuencialismo es el utilitarismo que sostiene que un acto sería correcto en la medida en que logre el máximo de felicidad a nivel individual (utilitarismo individualista) o para la mayoría de seres humanos (utilitarismo universal) y esta es la postura que defiende John Stuart Mill: la ética de Mill, a diferencia de la de Kant, es una ética material y sostiene que todas las acciones tienen como motivo un fin y, según sea ese fin, se establecerá un criterio de lo que es correcto e incorrecto. Así, Mill establece la felicidad (placer y ausencia de dolor) y la utilidad “como el principio fundamental de la moralidad y la fuente de la obligación moral” de tal modo que las acciones serán correctas si tienden a promover la felicidad y serán incorrectas si tienden a promover lo contrario a la felicidad. Es decir, el criterio moral es el principio de utilidad. De manera que, para un utilitarista, como Stuart Mill, la corrección moral de un acto dependería de las consecuencias de dicho acto de tal modo que el asesinato podría llegar a estar permitido si sus consecuencias fuesen favorables al bienestar y, así, si el hecho de que James Bond mate aumenta la felicidad y bienestar para un número considerable de seres humanos, entonces ese hecho sería moralmente correcto.

La concesión a un agente doble 0 de una licencia para matar ¿sería moralmente correcta? y, en caso afirmativo, ¿encajaría en una de esas excepciones a que se refiere el deontologismo o, por el contrario, correspondería a la postura utilitarista?: en mi opinión, la teoría utilitarista (la teoría de que el fin justifica los medios), hablando de matar, no cabe en un Estado de Derecho que garantiza los derechos y libertades de los individuos ya que sería arriesgadísimo justificar esta filosofía puesto que en un momento determinado a alguien se le podría ocurrir matar a gran parte de la población para lograr algún fin que considerase de máximo interés para la sociedad y así se podrían llegar a cometer auténticos genocidios.

Pienso que sí sería moralmente correcto tener un cuerpo de agentes con licencia para matar pero siempre y cuando estos agentes fuesen únicamente determinadas personas que hubiesen pasado un minucioso proceso de selección y entrenadas física y sobre todo, mentalmente (personas racionales, con un gran equilibrio psicológico y extremadamente responsables). Yo me inclinaría por una postura deontologista: valorando el acto de matar, llego a la conclusión de que es un acto inaceptable y que es rechazado por la sociedad en general. Ahora bien, la postura deontologista admite determinadas excepciones y, en mi opinión, la existencia de estos agentes doble 0 sería una de ellas ya que se trata de individuos que pueden llegar a actuar en cualquier parte del planeta, sin someterse a las normas y restricciones de su país y que, por tanto, no sólo necesitarían licencia para matar sino licencia para todo en general a causa de las circunstancias de aislamiento e incomunicación en las que podrían tener que llegar a actuar. Para el deontologismo, los actos incluidos en esas excepciones son moralmente correctos. Por tanto, considerando la existencia de estos agentes doble 0 como una de esas excepciones, estoy afirmando que sí sería moralmente correcto tener un cuerpo de estos agentes. Se trata de personas que no tienen un permiso para matar en un caso concreto sino una licencia con carácter indefinido para poder tomar ellos mismos la decisión de llevar a cabo esa actuación cuando sea imprescindible, sin consecuencias jurídicas negativas y siempre en el ejercicio de sus funciones como agentes doble 0. Es decir, no estoy admitiendo la licencia para matar a nivel general sino solamente para determinados individuos y en determinadas circunstancias.

Por tanto, considero que si James Bond reúne estos requisitos, entonces no será un vulgar asesino sino un agente del MI6 con licencia para matar y que hace un uso correcto de la misma.


USO DE LA LICENCIA PARA MATAR EN QUANTUM OF SOLACE

Una vez concretado el contenido de la licencia para matar (licencia de carácter indefinido que implica la potestad otorgada por el Estado para tomar la decisión de llevar a cabo asesinatos cuando sea imprescindible para el cumplimiento de su misión y sin que de ello se deriven consecuencias jurídicas negativas) y aclaradas las condiciones que deben darse para que sea moralmente correcto tener un cuerpo de agentes con una licencia de este tipo (individuos que hubiesen pasado un minucioso proceso de selección, que estén entrenados física y mentalmente y que hagan uso de su licencia en el transcurso del ejercicio de sus funciones como agentes doble 0 entendiendo tal ejercicio no en el sentido del cumplimiento del deber de cualquier otro agente de la autoridad con autorización para matar en el cumplimiento de su labor, como podría ser, por ejemplo, un policía, sino entendido como el cumplimiento de las funciones del cuerpo de élite que constituyen estos individuos y cuya licencia tiene un contenido mucho más complejo), concluyo que si Bond reúne estos requisitos, entonces estará haciendo un uso moralmente correcto de su licencia puesto que si estas son las condiciones que deben darse para incluir a los agentes doble 0, en general, como uno de esos casos excepcionales en que el deontologismo admitiría la corrección moral de su actuación, si Bond las reúne, también su actuación se incluiría en una de esas excepciones y, por tanto, el uso que hace de su licencia sería moralmente correcto.
Será necesario, por lo tanto, analizar los casos en que James Bond mata en Quantum of Solace para así poder distinguir las situaciones en que mata en defensa propia de aquellas en que mata por motivos diferentes y, en este último caso, comprobar si se reúnen los requisitos que determinan el uso correcto de su licencia.
En determinadas circunstancias, sería admisible el acabar con una vida humana en legítima defensa(cuando se ve directamente amenazada la vida, propia o de otro ser humano). Así, la escena de los andamios refleja un caso claro de asesinato en defensa propia: el deber de Bond es capturar al villano (el traidor guardaespaldas de M) para interrogarlo. Sin embargo, tras la persecución, cuando el agente 007 queda suspendido por una pierna, se da una tensa situación en que Bond y su enemigo logran hacerse con sendas pistolas al mismo tiempo y es cuestión de décimas de segundo el que dispare uno o lo haga el otro. Bond es el primero en disparar salvando, de este modo, su vida. De manera que se trataría de un caso de defensa propia y no de un caso de empleo de su licencia ya que entiendo que, en legítima defensa podría matar cualquier ser humano mientras que la licencia para matar tan sólo la tiene un reducido número de individuos. Por tanto, en este caso, James Bond, como podría hacer cualquier otra persona, mata para salvar su vida.
Por otra parte, a lo largo de la película se producen otros supuestos en que Bond no mata en defensa propia sino haciendo uso de su licencia y aquí la cuestión radica en si es correcto el uso que hace de la misma. Para ello será necesario analizar si concurren los requisitos anteriormente mencionados:
James Bond es un individuo que ha pasado por un minucioso proceso de selección para adquirir su estatus de agente doble 0 y, además, ha sido adecuadamente entrenado, tanto física como psicológicamente, para poder hacer un uso adecuado de su licencia (requisitos subjetivos). Ahora bien, la cuestión dudosa surge en torno a si siempre hace uso de esa potestad con ocasión del cumplimiento de las misiones que le son encomendadas (requisito objetivo) ya que, en Quantum of Solace, surge la duda en relación con cual es el motor que lleva a Bond a hacer uso de su licencia puesto que parece ser la venganza la que motiva esos asesinatos y no el ejercicio de sus funciones. De hecho, a lo largo de la película se va mostrando, a través del personaje de M (jefa del Servicio de Inteligencia británico), cierta desviación en la conducta de Bond.
En primer lugar, en una de las primeras escenas, cuando se disponen a interrogar a Mr. White, M pregunta a Bond directamente si puede confiar en él y éste le contesta simple y llanamente, que no debe preocuparse. Es decir, esta escena presenta la problemática de la película: M ha confiado en su agente desde el principio, como pudimos comprobar en Casino Royal, sin embargo, es se plantea la posibilidad de que la actuación de Bond podría estar condicionada por la venganza por la muerte de Vesper. Así, al principio de la película, M confía en su agente. Sin embargo, poco a poco empieza a sospechar que, tal vez, Bond esté comenzando a hacer un uso abusivo de su licencia. De este modo, cuando Bond informa de que Slate era una falsa pista, la reacción de M es: “¡Dios, lo ha matado!” con lo cual, podemos observar como ella comienza a preocuparse por el uso que su agente está haciendo de su licencia. Más tarde, M le pregunta directamente a Bond si ha matado a Slate y añade: “Bond, si evitaras matar a las posibles pistas, sería un detalle por tu parte”. El tono irónico de M refleja como comienza a cuestionarse la confianza depositada en el agente 007. Más adelante, en la escena del teatro en Austria, Bond dispara y tira desde la azotea a uno de los guardaespaldas de Green (el villano) que resultó ser un miembro de una división especial, M le pide explicaciones de su conducta y Bond le dice que es autocontrol, pero ella no está tan convencida, considera que tirar a alguien desde el tejado a la primera de cambio no supone un gran esfuerzo por acatar las reglas. Entonces, M le ordena regresar, pero Bond no lo hace y por ello M ordena limitar sus movimientos, anular sus pasaportes, cancelar sus tarjetas, buscarlo, etc.. En definitiva, esta escena parece representar el momento en que M pierde la confianza en Bond por entender que no está haciendo un uso correcto de su licencia. Incluso ordena que lo detengan en Bolivia y lo envíen de vuelta a Londres. Más tarde, Mathis (el aliado de 007) aparece tiroteado y culpan a Bond, con lo que M confirma su postura hacia él. Hacia el final de la película, la posición de M gira de modo radical: cuando después de la escena del avión, Bond llega a su habitación del hotel, M está allí esperándole para preguntarle cual es su motivación: Bond dice que lo mueve el deber y M dice que no, que es venganza. Entonces, le achaca la muerte de Fields y suspende su licencia dejándolo pendiente de investigación. Sin embargo, Bond no está dispuesto a quedarse fuera del caso y es ahí cuando M cambia de parecer y afirma: “es mi agente y confío en él”.

¿VENGANZA O EJERCICIO DEL DEBER?

En definitiva, entiendo que James Bond es un agente entrenado, que ha pasado varias pruebas y filtros tanto físicos como psicológicos para poder entrar en el cuerpo, es una persona equilibrada, racional y responsable por lo que sabrá utilizar su “Licencia” sólo si es necesario y en circunstancias concretas. De lo contrario, esta “Licencia para matar”, sería una mera licencia para asesinar y James Bond un asesino en potencia que, además, gozaría de total impunidad. Por lo tanto, ética y moralmente inaceptable.
De este modo James Bond cumpliría el primer requisito, es decir, el requisito de selección y preparación. Pero, ¿qué pasa con el segundo requisito?, ¿emplea Bond su licencia para el cumplimiento de su deber (como él mismo afirma en la escena del hotel) o, por el contrario, hace uso de la misma para fines meramente personales (la venganza por la muerte de Vesper)?:
La venganza es definida por la Real Academia de la Lengua Española como la “satisfacción que se toma del agravio o daño recibidos”. Por otra parte, Robert Nozick define la venganza como una cuestión personal que se lleva a cabo por un daño, perjuicio o menosprecio que no tiene por qué ser una incorrección, que no establece ningún límite interno (no tiene por que ajustase la respuesta negativa a la gravedad de la falta cometida), que despierte una reacción emocional (el vengador siente placer en el sufrimiento del otro) y que no aspira a ningún grado de generalidad. Así, siguiendo esta teoría, James Bond trataría de vengarse si convirtiese su misión de acabar con la organización Quantum en una cuestión personal por lo que sus enemigos le hicieron a Vesper de tal modo que arremetería contra ellos con ánimo de hacerles pagar por lo que hicieron sin imponerse ningún tipo de límite interno, es decir, aceptando la posibilidad de que la retribución fuese más grave que el mal causado y con ello lograría despertar en sí mismo un sentimiento de placer.
Sin embargo, en mi opinión, el agente 007 no utiliza su licencia para matar con ánimo vengativo sino que, en todo momento, está cumplimiento con su deber. Es un agente doble 0 y, como tal debe acatar las órdenes que se le imponen. Así, recibe el encargo de desarticular a la organización Quantum y a eso es a lo que se dedica. Es decir, en la película no se muestra a un Bond vengador (sí sería vengadora la Chica Bond, Camile, (Olga Kurylenko) que pretende que el villano pague por el asesinato de su familia) sino a un Bond que, hasta que llega a Bolivia, se limita a cumplir órdenes y, a partir de este momento (en que pierde la confianza de M), actúa por su cuenta, pero siempre con ánimo de alcanzar el fin que el MI6 le había encomendado. Bond no se mueve por venganza. Nunca se ha apartado de las reglas de la agencia a la que pertenece. De hecho, no mata al chico que engañó a Vesper sino que le deja vivir para ser interrogado (lo cual refleja que no se mueve por venganza ya que, si de verdad quisiese vengarse, lo habría matado y sin embargo, lo deja con vida para ser interrogado puesto que eso es lo que debe hacer en su papel de agente al servicio del Gobierno británico). Además, a esto se añade lo que ocurre en la última escena de la película cuando M le dice que necesita que vuelva y él responde: “Nunca me he ido”. Es más, en la película, efectivamente, se presenta una trama de venganza que es la historia de Camile. Sin embargo, lo cierto es que Bond no llega a participar activamente en esa venganza lo cual podemos comprobar en la escena del hotel en que, mientras la Chica Bond se dedica a tomarse la justicia por su mano, 007 se centra en la persecución de Dominic Green, el malhechor perseguido por el MI6.
En definitiva, el Bond de Quantum of Solace no es vengativo, a diferencia del Bond de Licencia para matar (1989) en el que Timothy Dalton interpretaba a un 007 que, con la licencia revocada y apartado temporalmente del servicio secreto, vengó la muerte de su amigo Felix Leiter (claro que en este caso habría que tener en cuenta que no estaría haciendo uso de su licencia con ánimo vengativo y, por tanto, moralmente incorrecto, puesto que no posee esa licencia por hallarse revocada). Asimismo, también presenta una trama de venganza Sólo para sus ojos (1981) aunque, en este caso, a Bond (Roger Moore) le corresponderá el papel de detener la venganza de Melina Havelock (Carole Bouquet) que trata de vengar la muerte de sus padres.
Cosa distinta es el hecho de que M considere que Bond se extralimita en el ejercicio de su licencia. De hecho, en Quantum of Solace llega a tratar el tema con cierta ironía. Por ejemplo, en la escena final (en Rusia), cuando Bond sale del apartamento del ex novio de Vesper, M le pregunta si sigue con vida, él le responde que sí y ella añade: “¡Qué sorpresa!”. Pero esto no deja de ser su apreciación personal. No olvidemos que la licencia implica el poder del agente doble 0 de decidir en qué casos procede matar y en cuáles no. De manera que, si Bond decide que es procedente, actuará amparado por esa autorización que le ha sido conferida (aquí nos estaríamos moviendo en el plano de la selección y entrenamiento psicológico de los agentes doble 0). Es más, ya en Casino Royal, cuando Bond mata al chico en la embajada, M también consideró inadecuada esa actuación, pero no por eso dejó de confiar en él ni le retiró la licencia. M tiene un punto de vista distinto del de Bond y probablemente ella actuaría de otra manera, pero ella no es un agente doble 0 y James Bond sí ya que encaja en el perfil de individuos que constituyen el cuerpo de élite al que pertenece. Quizás sería esta postura de M una cuestión digna de ser planteada.
Por tanto, considero que, en Quantum of Solace, sí se cumplen los requisitos para que Bond pueda hacer un uso moralmente correcto de su licencia para matar. Se cumplen las condiciones subjetivas de adecuada selección y preparación del agente y las condiciones objetivas de empleo de la licencia para el cumplimiento de sus funciones y éxito de la misión que le ha sido encomendada (Bond es un agente secreto que tan sólo hace uso de su licencia con ocasión del desarrollo de su labor). De manera que, el uso que James Bond hace de su licencia para matar en Quantum of Solace sí es moralmente correcto.

Anónimo dijo...

CRISTINA FERREIRO GÓMEZ

007 : El trato a la mujer

Desde siempre, las películas de James Bond, el agente secreto más conocido, han tenido a mujeres como parte integrante e importante de todas las tramas a las que se ha enfrentado este agente con licencia para matar.

Desde que la primera chica Bond (Úrsula Andress, en el papel de Honey Rider, en la película 007 contra el Dr. No) hizo su primera aparición surgiendo del mar, con un biquini blanco y un cuchillo en la cintura; son muchas las mujeres que han pasado por la vida y los brazos de James Bond, aunque no todas del mismo modo.
Camille (Olga Kurylenko), la chica Bond que protagoniza la última película de la saga (007 Quantum of Solace), es la número ochenta y tres, en un total de veintidós films.

Pero… ¿Qué caracteriza a las “Bond Girls”?
Chica Bond es un modismo que se utiliza para cualquier actriz que desempeña un papel en una película o videojuego de James Bond, o el personaje que representa.
Las películas de James Bond se caracterizan por emplear mujeres extremadamente atractivas en papeles mayores (siempre secundarios al del propio Bond). Las chicas Bond normalmente no aparecen más que en una película.
De lo que no caben dudas, es de que siempre se trata de mujeres de gran hermosura, de una belleza casi única.
Pero no sólo eso, sino que cada una tiene sus propias características, que la resaltan y distinguen del resto. Deben tener carisma, osadía y lo mejor, inteligencia.
Todo este cúmulo de "requisitos" son los que se deben poseer, ya que Bond es un dandy exigente, que tiene el don de la seducción y la atracción, y si a eso le sumamos su elegancia, sus gustos exquisitos y su esbeltez física; las mujeres de 007 irán desfilando a lo largo de la serie deslumbradas por él.

Ahora bien, ¿Son todas las mujeres que deambulan por las películas de James Bond, chicas Bond?
No, no todas poseen esta característica.
De hecho, son muchas las que pasan sin pena ni gloria por la vida de este seductor. Es el ejemplo de Solange, la hermosa pero descontenta esposa de Dimitrios, uno de los socios de Le Chiffre; a quien vemos en el inicio de la película de 007 Casino Royale, pero por poco espacio, ya que rápidamente será asesinada por los secuaces de su marido.
Así mismo, también otros personajes como M (Judi Dench) y Moneypenny no son por lo general consideradas chicas Bond.
Pero bien, volviendo a las Bond girls, ha habido un gran cambio y una gran variedad entre las del pasado y las que aparecen en los últimos films; desde mujeres torturadas y sometidas a un cruel villano, hasta otras muchas que se encuentran del mismo lado que Bond y que no dudan en ayudarle en lo posible, aún a costa de su vida; como le sucede a Vesper en “Casino Royale”.

Pues bien, ahora que sabemos quiénes son las chicas Bond y quienes no; y que, las mujeres Bond acceden por su voluntad a ayudar en lo posible al agente, tendremos que fijarnos en el papel que se les atribuye.
Así, son muchos los autores que hablan de una “objetificación” de la mujer en las películas de Bond; aunque no podamos afirmarlo sin lugar a dudas, en las últimas.

Para comenzar, lo primero será concretar qué entender por objetificación.
La Real Academia de la Lengua, nos lo define como la “consideración de una persona como cosa”.
La categoría humana fundamental, es la libertad. Eso es lo que nos hace sujetos, y no simples objetos. Las cosas no tienen voluntad, ni metas, ni están abiertas al futuro. Pero el hombre sí.
Sartre opinaba que invariablemente, en la relación con los demás, se nos tratará como cosas, o bien nosotros a ellos, en un intento de exclavización mutuos.

A lo largo de los años, estos pensamientos han dado lugar a tendencias donde se menosprecia y da trato vejatorio a otras personas en base a argumentos poco potentes. Ejemplo de esto son corrientes como el racismo, el machismo…
Precisamente esta última es la que podría tener cabida en James Bond, si seguimos la postura de que en sus películas se da una objetificación de la mujer.

¿Qué podemos entender por machismo?
El machismo es el conjunto de actitudes y prácticas sexistas, vejatorias u ofensivas llevadas a cabo contra las mujeres.
Es una corriente que engloba el conjunto de actitudes, conductas, prácticas sociales y creencias destinadas a justificar y promover el mantenimiento de actitudes discriminatorias contra las mujeres y contra hombres cuyo comportamiento no es adecuadamente "masculino" a los ojos de la persona machista.
Tradicionalmente esta conducta ha estado asociada a la jerarquización y subordinación de los roles familiares en favor de la mayor comodidad y bienestar de los hombres.

Pues bien, ahora que conocemos el significado de este vocablo, y su aplicación, tendremos que proceder a su examen en relación con la saga Bond, y más en concreto, con sus últimas películas: 007 Casino Royale y 007 Quantum of Solace.

A través de los años, las Bond girls fueron cambiando su protagonismo. De hecho, cada vez fueron más importantes en las tramas, y ya no sólo bellas presencias o cuasi adornos; como sucedía en los comienzos de esta saga.
De aquel diálogo superficial entre Bond y Honey Rider (1962), donde él le pregunta sobre si está buscando conchas y ella le dice que sólo estaba mirando; pasamos a unas mujeres no sólo bellas, sino sofisticadas, inteligentes y con un gran conocimiento de todos los temas que se tratan en la trama.
Decididas a llevarse el mundo por delante para lograr sus fines, están dispuestas a todo.

Esta afirmación parece contradecirse si nos situamos al inicio de la película número veintiuno. Nos encontramos con la tipificación de la chica Bond: una chica seductora, preocupada por pasarlo bien, y a quien le da igual todo; con tal de pasar un buen momento con Bond.

Sin embargo, ¿Podemos afirmar que realmente nos encontramos ante un trato vejatorio de la mujer por ser mujer? ¿Realmente Bond las trata como objetos?
Para contestar a esto, tendremos que ponerlo en concordancia con su relación con la otra chica Bond de esta película: Vesper.
Aquí nos encontramos con una chica de gran belleza, pero que es poco o nada seductora; que la primera vez que aparece lo hace con ropa muy discreta y poco femenina; que no acaba inmediatamente en los brazos de Bond; y que, cuenta con una gran inteligencia y don para los números, que pone a disposición del Estado, y más en concreto del MI6 para ayudar a la consecución de los fines que éste lucha por conseguir.
Pues bien, dos chicas, dos maneras muy distintas de ser.

Pero, ¿Acaso Bond trata a todas las féminas del mismo modo?
No. Mientras que en el primer caso, con Solange, es evidente que el agente la trata de manera cordial, con cierta atracción sexual, tampoco podemos negar que lo hace para sonsacarle información de su marido. Hasta ahí podríamos entender lo de la cosificación.
No obstante, la propia chica comenta que sabe que lo hace por eso y que sin embargo, no le importa, que le da igual el riesgo que está corriendo, pero que le apetece darse esa alegría.
Entonces, si la mujer acepta ese trato, y está conforme con él, parece que podemos decir que en ese caso, no toda la culpa es de Bond, cuando menos, será compartida.
En el caso de Vesper, vemos otro tratamiento. A pesar de que no la trata como igual, sí la tiene en consideración, sí cuida de ella y se preocupa por lo que ella pueda pensar; e incluso al final, es capaz de renunciar a toda su vida, su trabajo, su licencia para matar, su estilo lujoso de vida… por ella.
Se trata de una mujer con un estilo propio, con ganas de hacer las cosas a su manera; y con un orgullo que le impide acabar el primer día en la cama de Bond.

En el último film: 007 Quantum of Solace, vemos a un Bond que cuida de sus mujeres, pero que las deja actuar también a ellas.
Con la agente Fields se retrocede en el aspecto de su orgullo, pues volvemos a encontrarnos con una mujer que accede de primeras a mantener una relación sexual con él, aunque luego se arrepienta.
Y finalmente, Camille, que parece ser la chica Bond más alejada de los estereotipos, en todos los aspectos.

Entonces, ¿Qué es lo que diferencia a unas de otras? ¿Por qué no las trata del mismo modo?
Lo mejor para entender esta situación será analizar una a una las mujeres de la saga del último James Bond, encarnado por Daniel Craig.

Solange
Esta chica parece encarnar todos los estereotipos que a lo largo de los años se han ido asumiendo a las Bond Girls.
Es una mujer bella, con gran magnetismo sexual; “propiedad” de un villano; que se siente atraída desde el primer momento por el agente; y que, no duda en entregarse a él por el sólo hecho de que tiene la oportunidad.
Un prototipo de mujer que está insatisfecha con su marido y su mundo, pero que no duda en mantenerse en él, por lo que este mundillo le proporciona.
Se trata de una persona con poco orgullo, que sabe que la están utilizando y lo consiente, no pone impedimentos; a pesar de saber que su vida puede estar en juego.
Así, viendo esto, Bond le sonsaca aquello que desea saber de Dimitrios, y mantiene con ella un pequeño escarceo; pero sin ningún tipo de implicación sentimental. De hecho, cuando ella aparece muerta, él ni se inmuta.

Vesper
Con ella todo es diferente. Es capaz de llegar al frio y duro corazón del Agente doble cero.
Es una chica que desde el primer momento parece esconder algo.
No se trata de alguien claramente superficial. Es una persona con inteligencia y que sabe usar su cerebro, poniéndolo a disposición del bien.
A ella se le encomienda una misión, y luchará por llevarla a cabo (o al menos lo intentará). No está como simple acompañante femenina del agente, sino que desempeña su propio papel, con sus propias ideas.
Asimismo, y a pesar de su belleza, no la utiliza para seducir a James Bond, sino como “señuelo” para los demás, o como el propio agente de modo irónico señala, como “distracción, pues mientras miren tu escote no se fijarán en las cartas”.
A pesar de todo ello, sí acaba sucumbiendo ante el agente, quien será capaz de cambiar su modelo de vida por ella, pensando incluso en cómo podría ganarse la vida legalmente.
Vemos una nueva visión del agente, como hombre enamorado, capaz de todo por amor, y que no busca sólo una mujer que lo satisfaga en ciertos aspectos.
A pesar de ello, el futuro de esta chica no es mejor que el de la anterior.

Agente Fields
Una de las últimas chicas Bond, cuya presencia se restringe a unas pocas escenas; entre las cuales encontramos su desliz a la cama de Bond.
Es una chica inteligente, sofisticada, y que al igual que Vesper goza de un puesto donde se le dan responsabilidades de gran importancia.
Sin embargo, esta imagen se desvanece un poco ante la rapidez con la que cae en brazos del agente. Cae por voluntad propia, y aunque en cierto modo se arrepiente, cuando él la vuelve a tocar, ella no lo duda.
Obvio es, que aquí no le podemos otorgar a Bond ninguna intención oculta de utilizarla.

Camille
Nos encontramos ante una mujer diferente, alejada de los clichés que se esperan de ella.
Es una chica guapa, exótica y con gran atractivo sexual; pero hasta aquí llegan sus similitudes con sus antecesoras.
De hecho, la propia actriz que la interpreta señala que Camille quiere romper con “la maldición de las chicas Bond”.
No se trata de la típica chica Bond. No va buscando seducir y ayudar en lo posible al superagente. Ella va en busca de venganza, y si para ello tiene que usar a alguien lo hará sin dudarlo; y luego lo desechará.
Así, cuando tiene que acostarse con Dominic Greene para acceder al asesino de su familia, no dudará en hacerlo, al igual que no lo hubiese dudado el propio Bond si Greene fuese una mujer.
Son muchos los críticos que han afirmado que nos encontramos ante una versión femenina del propio 007; y es precisamente esto lo que ha llevado a críticas sobre el importante papel dado a Camille, que casi relega a un segundo plano al propio James Bond.
Pero además, a todo esto, le tendremos que añadir, que Camille es la primera chica que no acaba en los brazos del guapo agente; rompiendo así la tendencia que se mantuvo en las anteriores veintiuna películas, y en la propia 007 Quantum of Solace con Fields.

M
Su relación más especial con las mujeres es la que mantiene con M. Se trata de una relación de amor-odio en el plano más “familiar”.
Nos encontramos con una mujer en uno de los puestos de mayor importancia en el Estado, y no sólo eso, sino que es una mujer que tiene a sus órdenes a muchos varones.
Con ella todo es diferente, la obedece, la respeta, y al mismo tiempo, la trata de un modo cuasi familiar, con un “cariño” especial.
De hecho, cuando le preguntan a Bond si quien lo llama (M) es su madre, él no duda en decir: “Eso le gustaría a ella”.
Sin embargo, esto no implica que cuando considera que tiene que hacer algo de otra forma no lo haga, y sin consultarla para que no lo contradiga.
M es una mujer dura, que lucha por la justicia, y que desea hacerlo siguiendo la ley y los procedimientos legalmente establecidos. Asimismo, es la única que no duda en regañar a Bond por su comportamiento. No obstante, son muchas las ocasiones en que M, cambia de parecer con los acontecimientos, y no duda en apoyar a Bond en sus métodos, a pesar de que no sean los más “legales”.
Su relación es un continuo tira y afloja entre las pretensiones de una y los procedimientos de otro, pero que generalmente, se salda con un resultado favorable, y una felicitación de M a su subordinado.

Pues bien, ahora que hemos hecho el recorrido por las últimas mujeres que han pasado por la vida de James Bond, podremos adentrarnos en el papel que desempeñan estas chicas.
Parece claro señalar que la mujer desempeña un doble rol en estas películas; esto es, son lo suficientemente capaces para ser jefas, pero lo suficientemente vulnerables para necesitar la presencia de Bond para salvar al mundo de la destrucción, de la corrupción…

Estamos ante una nueva saga, donde las mujeres tienen un papel diferente, y por consiguiente, reciben un trato distinto por parte del agente doble cero.
Pero la cuestión será determinar por qué ese doble trato.

A la vista del análisis hecho a las últimas chicas Bond, podemos llegar a la conclusión de que el motivo de ese doble tratamiento responde a un concepto moral superior, y accesible a todo espectador: el bien como contraposición al mal. Esto es, el bando en el cual militen estas mujeres será determinante para el tratamiento que van recibir.
Así, mientras que Solange es una “cuasi propiedad” de un villano, y por consiguiente se le podrá tratar mal; Vesper y Fields son buenas mujeres, puestas del lado correcto de la ley, y puestas a servicio del Estado, con lo cual, el trato a darles también será correcto y agradable en la medida de lo posible.

El problema se nos puede plantear con Camille, a quien Bond trata como una mascota o un bolso al descender de la lancha (“está un poco mareada”). No obstante, también es cierto que en ese momento él todavía no sabía que ella no era una más de las amantes del villano Greene; y que tal vez sea ese el motivo de su actitud.
De hecho, cuando descubre a la verdadera Camille, no duda en tratarla bien, ayudarla, e incluso enseñarle como matar a una persona; pero también se preocupa por cómo se encuentra después de consumada su venganza.

Con el paso del tiempo, de las películas, de los actores que la interpretan, y de los guionistas, el agente 007, ha pasado a ser un ser más inofensivo en el terreno femenino; ya no juega con los sentimientos de las mujeres, ni las usa sin ellas saberlo.
Así, la imagen de la mujer en James Bond, está cada vez más alejada de la dulce, servicial y abnegadamente fiel Moneypenny; y más cerca de ser ella misma, y por sí sola una auténtica y valiente agente doble cero. Quizás, en el próximo film, Bond encuentre a la orna de su zapato.

En fin, podemos afirmar que al menos en las últimas películas de la saga, ya no podemos apreciar esa objetificación de la mujer; al menos no en el sentido objetivo de la palabra.

Sin embargo, sí podríamos plantearnos una nueva pregunta, acerca del uso que el guionista hace de ellos, para que el público acuda a ver su película.

Cristina Ferreiro Gómez

Anónimo dijo...

Ignacio Caseiro Gómez

El castigo o la venganza en Quantum of Solace

Pese a que la mayor parte de la crítica indica que Bond en Quantum of Solace se mueve por un sentimiento de venganza, y que el propio personaje (Daniel Craig) reconoce el sentimiento más poderoso que motiva a su personaje es «el amor», haciendo así referencia a que obra motivado por la muerte de Vesper, hay que analizar si efectivamente Bond basa sus actos frente a los villanos en esta nueva entrega de la saga en un sentimiento vengativo o sin embargo sus actos son de castigo sobre los crímenes cometidos por los mismos.En primer lugar voy a analizar las diversas secuencias donde Bond y el resto de los personajes luchan con sus rivales y les causan un daño,determinando en cada caso si el mismo se da en consecuencia de una venganza o por el contrario de un castigo, para poder extraer si en la película predomina la venganza o el castigo,para lo cual he seguido las consideraciones del filósofo norteamericano Robert Nozick:

En primer lugar me voy a referir al hombre infiltrado de Mr. White dentro de la agencia de Bond. Este hombre es asesinado por Bond tras una persecución ,pero aquí no parece que haya venganza puesto que Bond actúa lisa y llanamente dentro de las órdenes atribuidas por el M16 (parece justificado que Bond lo mate , sobre todo tras matar este infiltrado a miembros del M16 dentro del interrogatorio que se le estaba realizando a Mr.White). En este caso Bond actúa motivado por un hecho grave que transgrede una regla (ser infiltrado de la organización de Mr White, y además ser el asesino de otros miembros del M16),y en todo caso no existen motivos personales en ese castigo que se traduce en la muerte del infiltrado.

Además , no parece que Bond obtenga una satisfacción personal mediante el castigo del mismo, más alla de la propia de cumplir con el trabajo bien hecho.

Por último indicar que este acto en Bond castiga al infiltrado no parece un acto aislado, sino que se puede presumir claramente una generealidad:parece obvio que Bond tratará de una forma igual o similar a todos aquellos que cometan la infracción que cometió. Así pues, este parece un acto de castigo que no ofrece mayores dudas.

Unos momentos anteriores también está presente el interrogatorio en el que se le inflinge una cierta tortura, o al menos una cierta presión a Mr White en Siena ante la presencia de M, para sacarle información acerca de la organización terrorista :aquí no existe venganza pues actúa dentro de las reglas y límites establecidas por el M16 ( puesto que M está delante) para sacarle información,obrando por ello en cumplimiento de su deber y dejando aparte sus motivos personales, que podrían derivar del daño que Mr.White causa a Bond en la anterior película.

Otro aspecto interesante a analizar,y ya no centrándonos exclusivamente en el personaje de Bond, sería la motivación de Camille ,la bella compañera de Bond,una mujer sedienta de vengar la muerte de su padre, miembro del ejército boliviano y de su madre,una bailarina rusa, asesinados a cargo del General Medrano ( quien además violó a sus hermanas) Camille se vale de su físico para atraer a Greene, a sabiendas de que de esta manera podrá llegar al General Medrano para obtener su venganza personal.

Así parece que sus actos se mueven por un sentimiento de venganza, al más puro estilo Kill Bill, y no en base a una retribución o castigo: en primer lugar y pese a los crímenes cometidos por el General contra su familia, Camille no se ampara en ninguna regla u orden jurídico para ejercitar el daño,ni sigue un procedimiento establecido, sino que se basa en motivos totalmente personales,instrumentando sus propios planes para así llegar hasta junto del General y matarlo. Además parece, o al menos eso da a entender la propia película, que su venganza es ilimitada, siendole indiferente los medios y los actos por los cuales pueda llegar a Medrano. Es desde mi punto de vista relevante si en el caso de Camille, al acabar con Medrano (con la ayuda de Bond) se da esa reacción emocional, que en este caso debería de se de una satisfacción, por la muerte del golpista:En este caso no parece que Camille obtenga una satisfacción al matar a Medrano, de hecho ella misma se cuestina ante Bond el si los muertos quieren venganza,a lo que Bond le contesta que no,tras lo cual Camille reacciona diciendo que no se siente mucho mejor tras la muerte de Medrano.
De todos modos, y pese a fallar en ese momento final el sentimiento de la satisfacción propio de la venganza ,las actuaciones de Camille son claramente vengativas ,sobre todo teniendo en cuenta que se deben a motivos personales ,dado el perjuicio o daño causado a Camille.
Otra secuencia a analizar sería la de la muerte de Mathis, él en esta película compañero y aliado de Bond. Cuando Cuando Mathis muere a cargo de los secuaces de Greene y del ya corrupto ejército boliviano, y es encontrado en un contenedor (puesto que Bond lo dejó ahí),en un principio la agencia M16 sospecha de que se trata de un acto de venganza de Bond, puesto que ya estaba suspendido de su licencia y en consecuencia de que en la anterior película, CASINO ROYALE, lo traicionara y fuera torturado por su culpa (así Bond podría tener una motivación personal para ejercitar una venganza frente a Mathis, al márgen de las órdenes establecidas por el M16) Sin embargo en este caso tampoco está presente la venganza,puesto que Bond no fue el autor de su muerte , sino que inclusó se alió con Mathis e incluso en ocasiones compartieron confidencias ( de hecho Mathis le revela que Vesper realmente le quería) Tampoco está presente la venganza nuevamente en las sospechas del M16 acerca de la muerte de Miss Fields,puesto que no fue él el causante de su muerte (al menos de un modo directo),ya que nuevamente M sospecha que Bond pudo matarla al tener la orden de vigilarlo.
Sos destacables las contínuas reprobaciónes de M a Bond indicándole que acaba con todos sus rivales sin sacarle información y que no distingue entre amigos y enemigos a la hora de acabar con la vida de distintos sujetos. Esto puede considerarse como que M le achaca actuar por venganza sin atender a sus órdenes y sin atender a las reglas que le otorga el M16 Este temor de M se da en Bond actúe guiado y cegado únicamente por la venganza hace que Bond sea suspendido de su licencia y actúe a espaldas del Gobierno Británico (similar a lo que ocurre en la película EL ULTIMATUM DE BOURNE, donde el protagonista también obra a espaldas, en este caso de la CIA) Así M reliza una distinción entre castigo y venganza de modo implícito, pues le indica a Bond que sus actos se deben ajustar a las órdenes del M16, y por lo tanto se han de ajustar a unas reglas establecidas (han de ser actos de castigo), y no han de ser motivados por razones personales,ni han de ser ilimitados en el sentido de que no se debe ensañar con los villanos, sinó que los ha de castigar de la forma establecida por el M16 : capturándolos y privándoles del derecho a la libertad deambulatoria y entregándolos al Gobierno para obtener información.
Otra escena donde se puede discutir si está presente la venganza o el castigo se da cuando Bond abandona a Dominique Green en el desierto: aquí Bond lucha contre Greene y justo después de vencerle, y siempre tras sacarle la correspondiente información acerca de la organización terrorista(Quantum), lo abandona en el desierto. Este parece claro que es un caso de castigo: Bond no se deja guiar por sus emociones personales, sino que actúa con límites (no lo mata antes de obtenerle información, es más, incluso lo deja con vida durante un tiempo),y en todo caso ese castigo no se realiza por los perjuicios causados a Bond (que por otra parte fueron muchos), sinó que obra en su deber de persecución y lucha contra el terrorismo,lo cual constituye un acto que transgrede claramente las reglas de la comunidad. Así pues Bond actúa de una forma objetiva y una vez Greene ya no le supone un peligro y el porpio Bond realizó su deber (bloquear el golpe de estado y obtener información acerca dela organización terrorista) lo abandona en el desierto no ensañándose con el, al menos de una forma directa: se limita a su deber , no dejandose guiar por un sentimiento personal ilimitado característico de la venganza.
Lo que sí está presente aquí es la humillación en el castigo (lo cual analizaré posteriormente), puesto que Bond le deja una lata de aceite en el sentido sarcástico de si era capaz de llegar por el desierto a la ciudad sin beberse eso. Posteriormente Greene aparece muerto y con ese aceite ingerido.
Ya en una de las últimas escenas cuando Bond llega a Kazán, Rusia,se encuentra con el antiguo amante de Vesper (el argelino) que está induciendo a la traición a una chica miembro del gobierno canadiense, al igual que engañó a Vesper para que esta traicionara al gobierno Británico y a Bond.
En esta escena parece que Bond ajuste cuentas con este sujeto,y quizás sea donde esté más presente el personaje de Vesper y el amor que Bond sintió por esta chica. No obstante Bond ,tras realizar es ajuste de cuentas con el argelino( pues el propio Bond indica que ese sujeto y él tienen cuentas pendientes), lo deja con vida para que posteriormente pueda ser interrogado para descubrir el entramado de la organización. Parece que en esta escena pueden aparecer ciertas notas de venganza pues Bond deja caer una joya que el argelino le había regalado a Vesper, dando a entender que con ese gesto quedaba saldada la deuda, por la anterior traición a Vesper. Por ello en cuanto a la naturaleza de la actuación de Bond en esta escena, me atrevería a decir que es mixta puesto que aparecen elementos de venganza pero se amparan en las ordenes de M, puesto que pese a realizar ese ajuste de cuentas, en ningún momento Bond se sobrepasa, dejándose llevar por una venganza ilimitada,sino que se limita (castigo) a cumplir las órdenes que M le da durante toda la película: que deje con vida a los delincuentes para así poder sacarles información. Por ello y pese a moverse ciertamente por unos motivos personales, causados por el perjuicio moral que a Bond le supuso la muerte de Vesper, en todo momento Bond lleva a cabo su actuación siguiendo las reglas que le establece el M16 (de hecho al final la propia M se lo agradece diciéndole que debería volver con ellos), y pese a satisfacer en cierto modo su venganza, aquí lo que se cumple es un castigo frente al argelino: se le detiene,privándole de libertad y deja con vida ,como así era requerido por M,y finalmente se lo entrega a las autoridades para que sea interrogado. Así, y aunque no podamos afirmar categóricamente que la venganza está presente en este final,sí podemos indicar que mediante su actuación, correcta desde el punto de vista de los fines que tiene encomendados Bond ( luchar contra el terrorismo, preservación a la comunidad,etc.), consigue una venganza y una cierta satisfacción respecto a la muerte de su amante en la anterior entrega, Vesper, aunque en todo caso esa venganza se ve atemperada la adecuación de sus actos a los fines perseguidos: como ya iniqué en el anterior párrafo, si esta sed de venganza no se viera ciertamente limitada, Bond no dejaría con vida al argelino, sinó que lo mataría, pero la realidad es que lo deja con vida para obtener más información acerca de esta organización terrorista y así poder continuar adecuadamente su trabajo.
Como conclusión en lo relativo a la diferencia venganza-castigo a lo largo de la película,quiero decir que Bond en esta entrega se intenta mostrar más tosco y menos irónico(señalar que no dice en toda la película la tradicional frase de ``mi nombre es Bond, James Bond´´),por lo que parece querer guiarse únicamente por una motivación de cumplir su deber de castigo frente a los villanos en el cumplimiento de sus funciones,aunque de todos modos parece que la venganza por la muerte de Vesper sobrevuela su mente,aunque el intente contener sus sentimientos vengativos ajustándose a su deber de proteger la comunidad, intentando así que su misión no se mueva por motivos personales:así, y aunque defiendo en el caso de Bond un predominio del castigo sobre la venganza,creo que no se puede negar la existencia de la misma, tapada, disimulada y calmada por el propio Bond. Serían pues unos actos MIXTOS,puesto que la venganza se deja aparecer,aunque no sea el móbil que predomine (lo es el castigo)
Ya centrándonos, y puesto que parece que predomina, en el castigo (salvo en el caso de Camille ,donde la venganza personal e ilimitada en base al perjuicio que le causaron, es el único móbil de su actuación), hay que analizar la clase y tipos, y si ese castigo se muestra como una actuación prevencionista , en el caso de que sea disuasorio de la actuación de nuevos delincuentes en el futuro, o si por el contrario se trata de un castigo con fines retributivos: con fines de causar mal a la persona que causó ese mal.(o no encaja en ninguno de los dos)
En cuanto al castigo que Bond propina al infiltrado durante el interogatorio de M, creo que es claramente retributivo,lo mata en base al mal que causó:por esa traición que supone estar infiltrado y por permitir que Mr.White se escape y matar a otros vigilantes.Además y respecto de las teorías prevencionistas estudiadas en el artículo de Jacob Held relativo al castigo, parece una retribución llevada a cabo de la manera establecida por la ley de talión:el sujeto mató(aunque también traicionó) y ello lo paga con su muerte. Pese a tener fines retributivos, en esta actuación también se aprecian tintes preventivo-especiales: mediante este castigo se evita que el sujeto vuelva a delinquir puesto que muere,lo cual es de una gran eficacia desde un punto de vista consecuencialista (el fin,que es evitar nuevos actos delictivos,justifica los medios, el asesinato del infiltrado)
Crucial es si cabe señalar el castigo de Dominique Greene: aquí creo que no debemos hablar de retribucionismo o prevencionismo,sino de humillación: Bond destroza toda pretensión de de Greene de que se dé el golpe de estado y de que pueda controlar el agua,humillando a una persona que estaba en una posición social elevada (puesto que se trataba de un ecologista y filántropo de reconocido prestigio en la comunidad internacional,del que se desconocían sus actividades delictivas), dejándolo en medio del desierto con una botella de aceite,obligándole indirectamente a beberla y a morir de una forma embarazosa (si es que así se puede calificar una muerte), destapándose como un verdadero villano ante todo el mundo.
Así aquí lo que se da es una humillación mediante el hundimiento de la pretensión del delincuente,en este caso de Dominique Greene.
Además se produce aquí un trato degradante de la dignidad humana a lo que se refiere Held en su artículo,puesto que Bond deniega la dignidad de Greene en este caso, mediante el castigo que le inflinge dejándolo abandonado y ``regalándole´´´una botella de aceite para que se la beba.
He de señalar aquí que se produce una cierta empatía con el espectador en esta humillación,algo que plantea tambiñen Jacob Held en su artículo,puesto que parece que nosotros aceptamos ese trato degradante y esa humillación,ya que creemos que un villano de la índole de Greene no se merece un trato mejor. Así,el público, parece aceptar esa forma de castigo humillante en el caso de Greene, y es en este momento donde pueden surgir crítcas acerca del no-respeto o no-trato con dignidad a sus víctimas por parte de Bond: esta actuación humillante es claramente esquiva a los derechos y dignidad del hombre,un error que se da tanto en la prevención como en la retribución como justificación del castigo ( y es ante este fallo,el no respetar la diginidad y derechos del villano,cuando Held indica que ambas teorías fallan y se requeriría una teoría educativa del castigo,mediante una acción con la que el criminal pueda enteder el mal que hizo, a ser posible,pública).
En cuanto al castigo que infringe Bond al argelino,capturándolo y entregándoselo al M16, pienso que esa una actuación con fines más preventivos que retributivos,puesto que Bond al entregar a al argelino,está intentando que se descubra el entramado de la organización y así prevenir que la misma realice nuevos actos delictivos. Se intentan preservar así los intereses y el bienestar de de la comunidad evitando nuevas actuaciones de la organización terrorista.
No obstante también entra en juego aquí la retribución,y aunque no se vea reflejado en la película,es de suponer que el sujeto será penado por el Gobierno Británico tras sacarle la correspondiente información acerca de Quantum. Nuevamente en esta secuencia se mezclan aspectos retributivos, o de castigo por el mal causado, y preventivos,mediante la prevención de nuevos crímenes.
En todo caso y en lo respectivo al castigo,decir que los castigos de Bond no son de lo más usuales en us estado de derecho,y que, aunque al espectador le resulte excitante,el respeto por los derechos humanos y la dignidad del delincuente están olvidados por completo.

Me gustaría por último hacer una pequeña matización en lo relativo a la legítima defensa,algo que ya hemos tratado en el Blog,en concreto, en lo relativo al tema de Batman, y que aquí aparece en diversas secuencias: En el ordenamiento español los presupuestos de la legítima defensa son: una agresión ilegítima, la necesidad racional del medio empleado para impedirla o repelerla (racionalidad) y la falta de provocación suficiente por parte del defensor. Estos presupuestos se llevan a cabo en diversos momentos de la película: en la persecución del principio de la película, en las luchas en Haití,tanto en la lancha como por sus calles,etc.En estos supuestos hay una agresión ilegítima hacia Bond,y hay una racionalidad o proporcionalidad de medios utilizados por Bond, puesto que si es atacado con armas de fuego,él responde de idéntica manera (es más, lo habitual es que sea atacado mediante un arma de entidad superior respecto de la que él utiliza) y no hay una provocación de Bond,puesto que actúa en el cumplimiento de órdenes (con la matización de cuando es suspendido de su licencia). Por ello estos actos no los consideraría de castigo, sino de legítima defensa, puesto que en este caso mediante la muerte o el daño que causa a esos sujetos está defendiedo otros bienes jurídicos, en este caso propios,puesto que está evitando ser disparado, y por lo tanto defiende su propia vida.

Anónimo dijo...

Beatriz María González López


QUANTUM OF SOLACE Y EL CASTIGO


El castigo desde la actualidad hasta hoy ha ido evolucionando; si bien en el pasado, dependiendo de la época y la ubicación geográfica, se hizo uso de innumerables instrumentos de suplicio a cada cual más refinado. Hoy día, pese a que mediáticamente se nos transmite la sensación de estar erradicadas de todo el mundo occidental –a excepción de EEUU- las prácticas más penosas, lo que habitualmente en el lenguaje común identificamos como tortura, no es por ello incierto que se sigan llevando a cabo. O, en cualquier caso, lo que sí se sigue practicando, sea el lugar que sea, como cualquier manifestación de poder, es el castigo. Presente, por supuesto, en toda la saga Bond, y en concreto, en Quantum Of Solace (QOS).

Sea por la imposición de los nuevos métodos de tortura blanca utilizados por ejemplo en Guantánamo, como la privación del sueño, el waterboarding o la privación sensorial, o por medio de un proceso justo sometido al principio de legalidad que acaba con la imposición de una condena al cumplimiento de una pena de prisión, el castigo sigue estando presente en la actualidad. Y seguirá hasta el fin de los tiempos, si bien ha nacido con el albor de la vida misma, y en último término, como modo de supervivencia: “la ley del más fuerte”, puesto que, obviamente, tan sólo aquel que se encuentra en una situación de preeminencia podrá llevar a cabo una imposición punitiva sobre otro, para así reprimir ciertos actos de este segundo que considere que son tentativas contra sí mismo.

En consecuencia de ello, todos los Estados, para poder mantener un orden entre sus ciudadanos, que de otra manera desmontaría el propio Gobierno, siempre se han hecho con un cuerpo, el cual les garantizase el tener al resto de la población “bajo un cierto control”, en el sentido de que nadie pueda quebrantar las leyes –de hacerlo, su acción será reprimida por los agentes estatales- que, como característica del propio Estado de Derecho, se han creado para organizarse como sociedad día a día, a las que se han de someter absolutamente todos, incluidos los propios poderes.

Aquí es donde entra Bond; si bien el tema de su “licencia para matar” queda apartado para ser resuelto en ulteriores ocasiones, no cabe duda de que desempeña, aunque como personaje de ficción, un importante papel dentro de lo que conlleva el poder punitivo del Estado. Por tanto, ¿Con qué finalidad aplica el castigo?

Como agente estatal especial, él cumplirá las órdenes de sus superiores jerárquicos sin si quiera plantearse los hechos que acontecen y el desempeño de su acción punitiva. Se le podría comparar con una especie de mercenario del Estado, en tanto y cuanto se le retribuye por su trabajo de reprimir a peligrosos delincuentes, si bien en ocasiones, ese trabajo conlleva el hecho de también acabar con sus vidas; actos justificados siempre por la legítima defensa, dudoso en el caso de que su propio libre albedrío –sin entrar en la “licencia para matar”- sea el cual le impele a acabar con la vida del delincuente, pudiendo adoptar, en pos del principio de proporcionalidad, una medida menos gravosa –como ocurre en QOS en la escena en que deja caer a un agente del gobierno británico desde una cierta altura, dejándolo herido, hasta que sus propios compañeros le pegan un tiro-, siempre y cuando pudiese llegar a neutralizar al oponente.

No pongo en duda la potestad punitiva del Estado, en concreto, el Gobierno Británico y el M16, puesto que no es menester sacarlo ahora a colación, y, como consecuencia de éste mismo, por delegación en Bond, el agente 007 va a tener ciertas facultades punitivas. Que si bien en anteriores entregas se intercalaban con sus facultades lógicas desentrañando pistas que le llevasen a los culpables, en estas dos últimas, y en concreto QOS, Bond se nos presenta más como un hombre de acción, un brazo ejecutor que lleva a cabo, siempre hasta el final, todo el peso de la coerción y la violencia efectiva que conlleva el haber llevado a cabo acciones ilícitas.

El castigo, al igual que ocurre con otros aspectos de la vida cotidiana, no se puede cuantificar estableciendo un baremo y una equivalencia exacta. Podemos aproximarnos. Por ejemplo, si A le rompe a B su libro favorito, B seguramente optará por responder negativamente o reprendiendo a esa conducta. Posibilidades: que B le explique con un sermón acerca de lo que está bien o mal, que le responda con la misma moneda rompiéndole también su libro favorito o rayándole el coche, dándole un bofetón, matándolo, etc. Obviamente, la última opción quedaría desterrada, puesto que resulta desproporcionada frente a la ofensa, y dicha conducta se movería más propiamente dentro del ámbito de la venganza, que del mero castigo. Las restantes del ejemplo, dentro de un determinado contexto social, las podríamos considerar adecuadas, si bien no podríamos precisar cuál sería la equivalente exacta. Pero aún así, dentro de las mismas, podríamos establecer una escala de mayor a menor gravedad, dentro de la cuál, se entiende que el sujeto que va a ejecutar el castigo, debe elegir el más ajustado o similar posible, respetando la dignidad del infractor en la medida de lo posible, a la acción dañosa.

Extremo que Bond nunca se plantea adecuadamente. Cuando actúa, lo hace en virtud de una orden que busca el alcanzar un resultado. A partir de ahí, y confiando en que Bond actúe siempre actúe tratando de minimizar las injerencias que pueda llevar a cabo en derechos de otros sujetos que orbiten alrededor del objetivo, o en derecho del objetivo mismo, el M16 como mucho le podrá aportar datos, guiar en sus acciones, etc., pero quién finalmente decide, a sabiendas de su sometimiento al cuerpo secreto británico, si coger al criminal objetivo llevándose por delante a media banda, o confrontándose con él directamente, lo que seguramente acabará por provocar que Bond lo mate en legítima defensa, o simplemente capturarlo cuando todos los factores concluyentes sean favorables desde el punto de vista de la guardia de los criminales, que se encuentra baja, eso queda dentro del marco de actuación y decisión de Bond. Si bien es cierto que a veces, aunque confíe en la realización de una serie de actos, puede que en último momento, ocurra algo que trastoque el plan; como por ejemplo, cuando en QOS es suspendido de su cargo como doble-0 por la supuesta muerte del escolta británico y sus supuestos excesos a la hora de aplicar él mismo el castigo sobre los criminales.

Centrándome ya un poco más en Quantum Of Solace, la primera manifestación de castigo efectuado por Bond aparece ya en las primeras escenas, continuación de Casino Royal.
Bond aparece en el Astor Martin conduciéndolo a toda velocidad por las carreteras italianas, huyendo de la persecución por la que se ve asediado. Espectacular comienzo, lleno de escenas con volantazos, maniobras arriesgadas,…todas ellas ejecutadas con un pasajero en el interior del maletero del auto de Bond.

Volantazos y maniobras, que si bien son realizados para poder obstaculizar la persecución y huir, Bond siempre busca la manera más rentable de actuar, tratando de matar dos pájaros de un tiro; es decir: tiene que sacarse de encima a los criminales -los cuales, si cayesen en manos del M16 serían torturados para obtener información, y en todo caso, por su condición de actores fuera de la ley, serían ajusticiados mediante un procedimiento que acabaría con la imposición de una pena, de declararlos culpable- y poder huir de los mismos; pero si a la vez, consigue abortar los propósitos de estos últimos provocándoles un accidente o haciéndolos volar por los aires, tanto mejor. Así también “habrán recibido su merecido”, manifestando así el agente 007 su claro posicionamiento hacia una visión del castigo como retribución, y sin lugar a dudas, de prevención específica extrema frente a estos criminales, en tanto en cuanto que esos mismos ya no volverán a delinquir porque seguramente “acaben criando malvas”.

Así pues, Bond opta por las maniobras arriesgadas que suponen que él muera en el intento –cosa que nunca pasa- o que, en todo caso, los villanos mueran.

No se trata de entre los castigos que Bond aplica, de lo que se pueden apreciar con mayor facilidad, pero e estas escenas se desprende que Bond opta siempre por acciones arriesgadas que siempre lo dejan salir a él indemne de las mismas, mientras que los adversarios son literalmente machacados.

Es una aplicación del castigo muy sui generis, puesto que tampoco es Bond quien lo efectúa directamente, sino que actúa dirigiendo la acción, pero castigo a fin de cuentas. Si los criminales no siguiesen y asediasen a Bond, no serían víctimas de las consecuencias que de sus acciones ilícitas se derivan.

Todo ello, sin contar con White, el pasajero con butaca especial en el maletero del Aston Martin del agente 007. Bond podría llevarlo esposado y amordazado en los asientos traseros, por ejemplo, incluso recostado, teniendo en cuenta que así no le alcanzarían las balas. Pero no es así. Si bien a White le espera la tortura cuando caiga en manos de M, Bond ya va preparándole el aperitivo, puesto que no se puede decir que sea un trato favorable el llevarlo maniatado en el oscuro maletero de un coche desbocado, si no que más bien resulta ser un trato degradante y humillante, adelantándose así a la futura tortura, y todo ello, deliberadamente y actuando en contra de la dignidad de White; le deniega toda consideración al tratarlo como un simple saco de patatas.

Una vez más, se presenta su actitud retribucionista, si bien la preventiva, tuviera o no intención de hacerla aflorar, no tiene ningún efecto sobre White, el cual escapa de su encierro posteriormente, y suponemos –al verlo después durante la representación de Tosca- que sigue con su carrera criminal.

Es por ello que Bond no muestra ningún respeto y aprecio por la dignidad de aquellos contra los que se enfrenta, porque sabe que mientras estén desempeñando un cargo dentro de una organización criminal, la función educativa del castigo que pudiese acarrear es prácticamente nula, y discutible la prevencionista, como prevención especial, salvo en el caso de que el criminal concreto no salga con vida del encuentro con Bond. Ahí está claro, como antes mencioné, que la prevención resulta absoluta al haber terminado el castigo con la vida del infractor, que ya no volverá a cometer ilícitos.

Y es por tanto la retribución, el único aspecto que realmente resulta efectivo a la hora de castigar a los villanos con los que Bond trata. Y el castigo, sin lugar a dudas, ha de provocarle un daño, como respuesta al mal cometido por el delincuente, que aunque carente de utilidad social, sí consigue erradicar ciertos elementos que desestructuran la estabilidad y bienestar del Estado, e incluso del mundo en determinadas ocasiones.

Además, como apunté anteriormente, la posición educativa o rehabilitadota no tendría sentido en el ámbito en el que se mueve Bond, o mejor dicho, en el que se mueven las personas que pertenecen a estas organizaciones criminales a las que el agente doble-0 persigue. Se trata en la mayoría de los casos de criminales poderosos –no de niños pequeños, jóvenes delincuentes o personas sin cultura-, altamente inteligentes y calculadores, capaces de discernir perfectamente lo que está bien de lo que está mal, pero cuyas ambiciones y principios están por encima de cualquier otra convicción, pese a conocer las consecuencia que los mismos acarrean.

El siguiente villano sobre el cual cae la intervención de Bond, se trata de un topo que, durante años había estado infiltrado en el M16, el cual consigue desorientar a parte del equipo secreto británico para que White escape. Bond va a por él, necesitando capturarlo vivo para obtener información, pero tras una lucha encarnizada, incluyendo la muerte de civiles, Bond, en legítima defensa, lo mata. Sin lugar a dudas, de haber caído en manos del M16, al topo le hubiese esperado una sesión de tormentos para sacarle toda la información posible, pero para su suerte, no sobrevive. El M16 reprende a Bond por haberlo liquidado; una forma de castigo como expresión de una posición educativa; lo que ha hecho Bond está mal, pero no lo humillan por su error o lo torturan, si no que simplemente lo amonestan con una reprimenda. Y lo reprenden no por el hecho de quitarle la vida al criminal, si no por la pérdida de información que acarrea su muerte. Otra muestra más del poco aprecio del M16 por la dignidad de los criminales.

Algo similar ocurre cuando en las siguientes escenas viaja a Haití. Tampoco logra interrogar al sujeto que busca, el cual muere, no sin antes llevar una buena somanta. Sabiendo que es posible que el espía se suicide antes de librar la información, por ejemplo, tragándose la lengua, o que acabe muriendo debido a ejercitar Bond la legítima defensa…¿Hasta qué punto 007 no utiliza todo el forcejeo anterior, sabiendo que él es físicamente superior, para asegurarse un castigo previo, por si finalmente el espía no “canta”? Nuevamente: retribución.

La trama continúa, apareciendo en escena la chica-Bond, Camille. Ella huye de Bond, y éste, para perseguirla, golpea y se apropia de la motocicleta de otro villano que también quiere matar a Camilla. Bond reprime su fin noqueándolo. Retribución por la potencial acción y sin duda por la tentativa de asesinato.

En la siguiente escena aparece ya el villano principal: Dominic Greene, el cual entrega al General boliviano Medrano a Camille como cambio a un favor. De esta manera, Greene piensa que está castigando a Camille, la cual trabajaba para él –estando ella infiltrada- castigo nuevamente retribucionista, puesto que cuenta con que Medrano, una vez haga con ella lo que quiera, la mate. Pero en realidad le está haciendo un favor, puesto que por el cruel pasado de Camille, ésta deseaba encontrarse frente a frente con el General eliminándolo, para llevar a cabo su venganza contra éste, que siendo ella pequeña, mató a su padre, violó a su madre y hermana y la estigmatizó. Ella desea que Medrano muera, pero no en virtud de castigo, si no de venganza personal.

Bond la salva, y nuevamente, secuencia de escenas de acción arriesgadas, poniendo en juego todo su potencial, y aprovechando cualquier circunstancia para deshacerse de los criminales, que al fin y al cabo “no merecen otra cosa”. Actitud similar a la del comienzo de la película.

Posteriormente, Bond de nuevo viaja, esta vez a Austria, en busca de Greene, que acude a la representación de Tosca, como lugar de encuentro con sus secuaces, los cuales se comunican mediante unos artilugios colocados en los oídos mientras todos presencian el espectáculo. Los intercepta y lanza un mensaje en tono jocoso para que sepan que están controlados. Inmediatamente los agentes de los conspiradores persiguen a Bond, uno de los cuales, ya mencionado anteriormente, es lanzado desde una cierta altura por Bond, quien decide no matarlo, puesto a que se arriesga a una suspensión de su licencia. Pero al caer, sus propios compañeros lo asesinan. Lo que da lugar a que el M16 crea que ha sido Bond el autor y lo suspendan. Punto de inflexión en la película, puesto que a partir de aquí, todas las actuaciones de Bond no cuentan con el repaldo del M16 y ha de procurarse aliados. Cosa que consigue en Italia, con Mathis, que posteriormente lo acompaña a Bolivia. Allí se topa con Fields, que como agente del consulado, viene a buscar a Bond para ponerlo en manos del Gobierno británico por sus incumplimientos. Bond se gana su colaboración y escapa con Camille. Tanto Mathis como Fields serán asesinados por los criminales, procurando estos así pistas falsas que incriminen a Bond de sus muertes. Logrando estos así, nuevamente, matar dos pájaros de un tiro: deshacerse de dos aliados de Bond, y a la vez, procurarles un castigo a cada cual más cruel por haber interferido en sus planes.

Bond durante la huída descubre los planes de Greene, aparte de también tener una lucha aérea con más secueces de éste último, en la línea de todas las escenas de acción.

Una vez regresa al hotel donde se hospedaba en Bolivia, se encuentra con que el M16 ha venido a por él. Bond ha de ser reprimido ya. Contra él no usan el tipo de violencia represora que suelen utilizar ellos contra los criminales, si no que lo tratan con inusitado respecto; debilidad que Bond aprovecha para escapar y seguir con la misión que se le había encomendado hasta el final. Obtener información de Dominic Greene. Para ello, se vale de un colaborador de la CIA, que le indica a dónde debe ir.

Una vez en el hotel del desierto, Bond busca a Greene, a la vez que, de forma paternalista, ayuda a Camille a completar su venganza contra el exiliado General Medrano, que se encuentra ultimando negocios con Greene.

Cuando consigue hacerse con Greene, lo interroga y procede a abandonarlo en el medio del desierto. No sin antes dedicarle un último chascarrillo a la hora de dejarle un solo bote de aceite para coche, el cual propone, a ver si puede aguantar los primeros cuarenta kilómetros sin ingerirlos. Posteriormente, cuando Greene es encontrado, dentro del mismo se le halló el aceite. Un acto de humillación refinada por parte de Bond, el cual sólo añade a su poca consideración por el villano al castigo que le aflige con el hecho de ser abandonado en el medio del desierto.

Finalizando, Bond se desplaza a Rusia, en busca del argelino, del cual supo a través de los documentos de Greene.

Si bien en toda la película hasta esta parte, es claro el posicionamiento de Bond por aplicar un objetivo castigo a los criminales con los cuales ha de enfrentarse, sin más contenido personal del que pueda derivar del contacto que entre criminales y Bond se establece durante el curso de sus actuaciones, en el encuentro con el argelino parece haber algo más allá que el simple ánimo retribucionista que siempre presenta ante todos los delincuentes. Y ello ya viene de la anterior entrega de la saga. Se trata del antiguo amante de Vesper, siendo interceptado por Bond en el momento en que éste primero regala a una espía canadiense un collar como el que llevaba Vesper para inducirla a la traición, algo similar a lo que habría ocurrido con Vesper, la manera en que ésta fue seducida por el argelino.

Por tanto, procede a ajustar cuentas con él. Lo interroga para obtener datos coherentes. Si bien en todos los casos ha de actuar para la represión del crimen, su gran implicación personal en este caso, da que pensar en que en este caso no se deje llevar por la sed de venganza, al igual que cuando Camille se encuentra en el hotel frente a frente con el General, en una situación en la que éste iba a proceder a violar a una camarera, situación, por tanto, similar a la cual en la que se encontraba Camille de pequeña cuando desgaciadamente el General entró a formar parte de su vida. Ambos respectivamente se quieren ocupar y ejecutar el mal en aquellas personas sobre las cuales claman venganza. Sin duda, el interrogatorio por parte de Bond, también es una aplicación retribucionista del castigo, si bien, el hecho de proceder a la tortura, y con la gran carga emocional que puede desencadenar que el interrogatorio sea algo personal, dicha tortura estaría más encaminada a calmar la venganza de Bond.

Como escena final, M le pide a Bond que vuelva al M16, a lo cual él contesta que nunca lo había dejado, dando a entender que todo lo que hizo, lo llevó a cabo en cumplimiento de su deber, pese a que durante un cierto tiempo fuera desposeído de su “licencia para matar”.

Por tanto, finalmente podemos extraer como conclusión, que tanto Bond como el M16 desempeñan una función dentro de la potestad punitiva del Estado con un marcado carácter retribucionista –si bien la prevencionista es inherente en el caso de que los sujetos objeto de investigación fallezcan durante los enfrentamientos, que ya no podrá seguir delinquiendo (prevención especial) y si bien con la detención, tortura, etc de los criminales, al menos durante esos momentos, no podrán atentar contra la seguridad y el bienestar público, afirmándose así el Derecho que rige en el Estado (prevención general positiva), si bien la prevención general negativa es más dudosa en cuanto intimidatorio del resto de la sociedad que pueda cometer más delitos, ya que se trata de crímenes a gran escala y cuyos beneficios pudieran hacer que los potenciales transgresores se plantearan las posibilidades de obtener beneficios a través de la ilegalidad frente a su potencial captura y puesta a disposición del Estado-.

Retribucionista porque, al fin y al cabo, disponen de una cierta discrecionalidad; no tanto quizás arbitrariedad puesto que sus actos siempre se sujetan al fin de actuar en pos de la sociedad; la cual les permite tomar medidas de investigación las cuales se saltan las Leyes ordinarias y procedimientos a los cuales están sometidos el resto de Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado para conseguir llevar a cabo sus objetivos.

Y los llevan a cabo el equipo del M16, en particular, Bond, como he señalado anteriormente, aplicando siempre actuaciones en la mayor parte de la veces, las cuales, que si bien en ocasiones no conllevan la muerte, sí se consigue anular al sujeto infractor de su aspecto moral como persona merecedora de dignidad en el trato que los demás le den, y más aún se debe controlar ese respeto, en el caso de aquellos que hacen uso de la fuerza y del poder punitivo del Estado, efecto por el cual, Bond no parece estar afectado. Y se limita a responder a los criminales, en última instancia, y por ejemplo, cuando deliberadamente actúa con consecuencias de muerte para los criminales puesto que ha llevado a los límites la situación como ocurre en muchas persecuciones, lo cual parecería un claro posicionamiento kantiano, desde este punto de vista, con el respeto que se merecen por el hecho de cometer crímenes y matar gente, ellos también merecen la muerte.

Aunque tampoco no es así. Si en el caso del argelino, escena final, hubiese optado por matarlo, sería una posibilidad el creer que ha seguido esta posición kantiana, pero, debido a su implicación personal, como señalé anteriormente, más bien parecería estar afectado por la sed de venganza. Es por ello que, posiblemente se deje llevar por el sentimiento negativo a la hora de aplicar el castigo, desahogándose así con él, sin acabar con su vida puesto que al fin y al cabo, él siempre ha cumplido, y seguirá cumpliendo órdenes del M16 que persigan la obtención de un resultado, el cual, si bien a veces se encuentra truncado por las consecuencias de una legítima defensa o azar durante el desencadenamiento de los hechos, siempre prevalece sobre sus propia voluntad.

En resumen, y como conclusión, con QOS podemos apreciar un claro alegato a las actuaciones de los cuerpos estatales especiales rallanas a la ley, e incluso en ocasiones violentándola frontalmente, siempre y cuando de esas actuaciones se logre obtener un beneficio tan grande que pueda subsanar el “mal menor” cometido, y todo ello, con , sin duda, el sentimiento de aprobación que en todo caso hace surgir en el público, el cual, pese a que quizás no considere que la actuación de Bond es enteramente lícita e incluso pueda llegar a ser degradante respecto a los criminales, la consideran factible como retribución a los atentados y crímenes a gran escala, e incluso a nivel mundial que ejecutan, como resulta como en el caso de Greene, que pese al trato humillante que recibe al final de la película, nos parece, sin duda y a pesar de ello, un trato justo a su comportamiento.

Anónimo dijo...

ELENA NEIRA MORGADO




















LA MUJER EN BOND


La frase más recordada de Bond sobre una mujer podría ser “debo estar soñando” decía Sir Sean Connery en Goldfinger al despertarse y ver a Pussy Galore…

Desde Honey Rider (Ursulla Andres) surgió, par la eternidad, del mar con su bikini blanco y su cuchillo en la cintura, han pasado infinidad de mujeres por los brazos de Bond…

¿Cuántas buenas cuántas malas? ¿cuáles las más osadas o diferentes, cuáles las más convencionales?

Todo este elenco de preguntas se hacen seguramente quienes buscan desentrañar el tema de la relación de Bond con las mujeres.

Hoy por hoy vemos giros un tanto increibles. La serie que resurgió en la etapa Brosnan redimensiondose con otros matices, ahora, la jefa, las mujeres, y otros personajes le tiran a Bond hirientes ironías sobre su relación con las mujeres. Pero las Bond Girls que acompañan al agente hoy, se ganan el lugar que se merecen a fuerza de defender sus posiciones y mostrar sus atributos, además de su belleza, todo sea dicho.

Ahora bien, ¿cuál sería el prototipo o modelo ideal, o los requisitos que debiera reunir una chica Bond? Una mujer bellisima, de una belleza casi única, con carisma, osadía, y si es mejor inteligente sobre todo, elegancia. A través de los años las Bond Girls fueron cambiando su protagonismo cada vez mayor en la trama, ya no eran sólo bellas presencias o cuasi adornos. Lo cierto es que todas, enamoradas, al servicio del villano, futuras victimas, traidoras, de otras potencias, vengadoras,todas! Conocerán de los encantos de Mr.Bond…excepto en el Bond postmoderno de Die another day donde “sutilmente” se da a entender que a Verity( quien no puede ser otra que la mismisima Madonna) los hombres no le interesan.

Desde Rusia con amor a En Solo vive dos veces chicas de todos los paises han colmado las sagas de Bond, europeas, orientales, etc. Decididas a llevarse el mundo por delante para lograr sus fines, dispuestas a todo, así se puede calificar a las también malas chicas Bond.

Alguna vez sería bueno pararse a pensar que hubiera pasado si el agente inglés hubiese continuado casado con Tracy di Vicenzo pero hay cosas que no vienen al caso menos tratándose de Bond y las mujeres…¿pues qué sería de una película de Bond sin esas chicas? Sería como una película del agente 007 sin villanos increíbles, sin paisajes paradisíacos…o sin el mismo 007.

EL CÓDIGO 00 es un elemento narrativo utilizado por Ian Fleming (1908-1964) dentro de la serie de novelas y Films creados a partir del personaje ficticio de Bond. De acuerdo con las publicaciones, dentro del servicio de inteligencia británico existe la sección 00, la cual alberga a los miembros de la élite de agentes reclutados por las fuerzas especiales del servicio militar británico.

James Bond no debe de perder glamour! Con el duro Daniel Craig como sucesor de Sir Sean Connery, Roger Moore y Pierce Brosnan ( los tres mejores Bond, sin duda, por encima de George Lazenby y T.Dalton) en Quantum of Solace , título tomado de una de las historias cortas del libro Solo para tus ojos de Ian Fleming (aunque la trama no tiene nada que ver) la historia comienza exactamente en el momento en que concluye Casino Royale primera trama continuada (primera secuela) de la historia de la saga Bond. El argumento es complejo, James intenta recuperarse de la traición de Vesper, la mujer que amaba, ahora su nueva misión tendrá pues un tono muy personal. Un protagonista más rudo y violento de lo habitual, alejado de la elegancia de sus predecesores. Más parecido, si cabe, al personaje de Jason Bourne que al Bond de otrora. Con un nuevo estilo seco, frio y frenético, olvidando parte de su encanto primigenio, precisamente el que le ha dado longevidad a la serie.
Algo, mucho o casi todo ha cambiado en las películas de James Bond, agente 007 con licencia par matar. Y todo viene a coincidir con la incorporación de Daniel Craig para encarnar a tan afamado protagonista.
Quantum of Soalce es la secuela (como bien señalamos anteriormente) de Casino Royale primera novela de James Bond, escrita por Ian Fleming y publicada en 1953. Chica Bond es un modismo que se utiliza para cualquier actriz en un papel en una película de James Bond. Mujeres extremadamente atractivas en papeles mayores ( siempre secundarias a los del propio Bond). Las chicas Bond normalmente no aparecen más que en una película. Personajes como M (J.Dench) y Moneypenny no son por lo general consideradas chicas Bond al uso, asi:
• M, es un personaje ficticio de la serie de Bond. M es un hombre, y un código para designar al Jefe del Servicio de Inteligencia británico. Se cree deriva del primer jefe que el propio Ian Fleming tuvo cuando trabajaba para el servicio secreto de su Majestad. Auxiliado por la señorita Moneypenny (su secretaria) y por el propio Jefe del Estado M muestra disgusto por Bond cuando éste frecuentemente rompe las reglas. Desde GoldenEye aparece M encarnado por una mujer (además de actriz excelente) claramente diferente a sus predecesores, honesta, fria y odia a Bond, al menos en un primer momento, llamandolo sexista, misógino, “reliquia de la Guerra Fria”, aunque posteriormente comienza a preocuparse por él, sintiendo una gran respeto profesional por el agente 007. Es ella quien promueve a Bond al estatus de doble 0 y lo envia a sus primeras misiones en Casino Royale.
• Jane Moneypenny, mejor conocida como Miss Moneypenny es un personaje ficticio de las novelas y films de James Bond. Secretaria de M (Jefe de Bond y del Servicio Secreto británico) aunque goza de poco protagonismo en sus películas, cabe destacar la constante atracción sexual que existe entre ella y el agente 007 desde su primer aparición en 1962, ha aparecido en cada película de l saga con excepción de las dos últimas Casino Royale y Quantum of Solace.

¿PERO QUÍEN ES REALMENTE JAMES BOND?

Poca gente lo sabe pero James Bond realmente, lejos de ser un super agente británico, nació en Filadelfia y trabajó como Ornitólogo para la Academy of Nature Sciences. Su nombre fue tomado por el propio Fleming para su espia de ficción. Ian Fleming, que era un observador de aves aficionado estaba familiarizado con el libro de Bond y eligió ese nombre para su personaje de Casino Royale en 1953, aparentemente porque buscaba un nombre que fuese de lo más común posible. En la vigésima película de James Bond Die another Day se ve como Pierce Brosnan interpretando a Bond en a ficción examina el libro Birds of the West Indies en una escena en La Habana, aunque uno se fije más en como Halle Berry sale del agua.
Y en verdad, ¿quíen no soñó alguna vez con tener los poderes de Superman? ¿Y quíen no querria llevar la vida del super agente 007? Sin dudas, más allá del enfoque machista o los estereotipos creados por la interminable filmografia de Bond, debo aceptar que todas sus películas resumen y muestran muchas de las cualidades con las que todos soñamos, o por lo menos con las que sueño.
El agente 007 parece en verdad tener super poderes, vive historias de amor inexplicables, no tiene problemas económicos, y por si fuera poco, al igual que los gatos, siempre cae bien parado. A él nada le asusta, nadie le detiene, junta coraje y se lanza a la aventura y detiene a los villanos que quieren conquistar el mundo, o en su defecto exterminarlo.
Con la fuerza de Superman, los artilugios de Batman y la habilidad de Bond. El humilde agente 007 siempre tiene un verde de 100 por si las dudas, nunca se queda sin recursos económicos, no se preocupa por lo que va a comer y mucho menos por como va a hacer para llegar a fin de mes.
Pero como si esto fuese poco, el maldito agente James siempre termina bien parado. Sale invicto, glamoroso, y siempre bien acompañado. Definitivamente algo me queda claro al afirmar que James Bond no podría existir, que no es real ¡Maldita sea! ¡Me encantaría que así lo fuese!
Y aunque fue inicialmente famoso por sus novelas, ahora es probablemente más conocido por la serie de películas que sobre él se han hecho.

James Bond nace como un personaje de la Guerra Fria, pero casi sesenta años después persiste aun como mito de múltiples dimensiones. Quantum of Solace (se podría definir como la muerte de Bond tal y como lo conocíamos) aunque algunos dirán que es el Bond más humano y cercano al espectador. Un Bond que lo deja todo destrozado, todo lleno de sangre, con heridas… pero a pesar de todo sigue iendo Bond. Aunque se eche en falta a Q se nos presenta un cambio brusco respecto al Bond que hemos conocido durante treinta años (más comercial y adaptada a los tiempos que corren) no hay un Bond limpio y clásico. Quantum of Solace toma nominalmente título de un cuento de Ian Fleming en el compilado de Solo para tus ojos, la historia original trataba de una anécdota que escuchaba el propio Bond en Jamaica de boca de un funcionario local acerca de un hombre que descubría que era engañado por su esposa y preparaba una meticulosa venganza social contra ella.

James Bond: un mito, una realidad, una ficción…juzguen ustedes mismos..mi nombre es Bond: JAMES BOND!

Anónimo dijo...

María Isabel Besteiro García.

La objetivación de las mujeres
en las películas de James Bond, el Agente 007

¿Están las mujeres objetivadas en las películas de James Bond?

Para poder analizar la objetivación que sufren las mujeres en las películas del Agente 007 es necesario, previamente, entender el concepto de objetivación. Así, objetivar significa dar carácter de objeto, con independencia de la propia manera de pensar o de sentir, a una idea o sentimiento. La objetivación consiste, pues, en tratar a un sujeto vivo como un objeto inanimado, en los pensamientos o comportamientos de una persona. Es una forma de deshumanización.

Actualmente, las personas, especialmente las mujeres, son tratadas como objetos sexuales en anuncios, vídeos musicales, programas de televisión, cine, etc. Por ello, no es de extrañar que películas como las de James Bond, cuyo personaje principal es guapo, alto, elegante y posee una impresionante fuerza física y gran poder de seducción, y que son seguidas por un alto porcentaje de público masculino, utilice la objetivación de la mujer para acaparar más atención del público sobre ellas, para ser más comerciales.

En sus películas, Bond utiliza a las mujeres como simples medios para conseguir algo a cambio y como herramientas de trabajo a través de las que lograr sus fines, que pueden ser de diversa índole (sacarles información que necesita saber, conseguir llegar a alguien, lograr que voluntariamente colaboren con él, etc.), pero siempre encaminados en el mismo sentido, salir victorioso de las misiones que le encarga realizar el gobierno británico. Para ello utiliza su físico y su encanto seductor, consiguiendo que muchas de las mujeres que aparecen en sus películas pierdan no sólo la ropa por él, sino también la cabeza y, en algunas ocasiones, también la vida.

El análisis de la objetivación de la mujer en las películas de Bond puede hacerse tomando en consideración distintas teorías, como el kantianismo, el utilitarismo y la ética de las virtudes, además de tener en cuenta también posturas feministas.

Desde el kantianismo, se desaprueba la objetivación sexual porque con ello se está negando a una persona su valor interno, reduciéndola a una mera herramienta para conseguir placer sexual. Para Kant, todas las personas tienen un valor interno y dignidad y no deben ser tratadas como un medio para conseguir algo, porque todas son ya un fin en sí mismas.

Por su parte, el utilitarismo, cuyo lema es que las acciones son moralmente buenas y correctas cuando conllevan el menor coste y el mayor beneficio para la colectividad, no defiende en este caso tampoco la objetivación de la mujer, puesto que razona que a pesar de que la objetivación sexual podría reportar a Bond un extraordinario placer, no obstante, acarrea dañinas consecuencias para las mujeres que son objetivadas por él y, por tanto, dichas acciones no son permisibles.

Para la ética de las virtudes, la objetivación tampoco es permisible, porque la ven como una práctica que es la raíz para un estado psicológico desordenado y no equilibrado. Para esta teoría, para alguien que piensa en términos virtuosos la objetivación sería considerada inmoral porque no es el tipo de cosas que una persona virtuosa haría. Desde esta perspectiva, la persona que haya cultivado respeto por otras como parte de su carácter, no objetivará a otras, y si lo hace, se sentirá culpable y tomará medidas para que no vuelva a ocurrir.

Así, la objetivación de las mujeres no encuentra apoyo en ninguna de las distintas teorías analizadas.

Las películas de James Bond son como una válvula de escape para los hombres, que desde su perspectiva de machos dominantes desean inconscientemente oprimir a las mujeres y utilizarlas para satisfacer su deseo sexual. Los hombres ven en Bond la forma de realización de sus deseos y fantasías con respecto a las mujeres. Bond es el hombre que ellos, en su fuero interno, quisieran ser, y actúa, sobre todo en sus relaciones con el sexo opuesto, como ellos desearían actuar. Bond es el hombre que hace realidad las fantasías y anhelos de la mayoría de los varones.

No obstante, el trato que reciben las mujeres en las películas del Agente 007 no ha sido siempre el mismo desde sus comienzos hasta el día de hoy.

En un principio, las mujeres eran utilizadas por Bond de la manera más degradante que un hombre puede tratar a una mujer. Las seducía para lograr acercarse a ellas y conseguir que le facilitasen la información necesaria para su misión, o para lograr llegar a su objetivo final, que es el hombre con el que ellas mantienen una relación sentimental, llegando incluso a conseguir que estas mujeres traicionen a su pareja, no importándole en absoluto el hecho de que está poniendo en peligro la vida de esas mujeres; y ya de paso, mantener relaciones sexuales con ellas carentes de significación y vacías del más mínimo sentimiento, sólo para conseguir satisfacer sus instintos más primarios.

Las mujeres aparecían en las películas de Bond como simples objetos, cosas inertes que no pensaban ni actuaban por sí mismas y cuya única misión en la película era el ser guapas, deslumbrar con su belleza y lucir unos modelos de escándalo, además de poder ser utilizadas por Bond a su libre albedrío en cualquier momento. En cada película, en cada escena de cada película, siempre aparece una mujer atractiva que los guionistas disponen para cubrir todas y cada una de las necesidades de Bond cuando se le presenten, sin tener que esperar.

En los últimos tiempos, se produce una evolución de la objetivación y el contexto político y social cambian. Así, en la sociedad actual tiene lugar el respeto y la reciprocidad sexual entre ambos sexos, hombres y mujeres, y esto tiene lugar en dos sentidos.

Por un lado, se puede observar una evolución del trato que las mujeres reciben en las películas de Bond, siendo en las últimas en donde puede verse con mayor claridad, puesto que las mujeres, aunque siguen siendo objetivadas, reciben un mejor trato por parte de los guionistas y, por tanto, por parte del protagonista también.

Así, en las últimas películas el jefe de Bond es ya una mujer, su superior, la persona que le da órdenes y dirige su actividad; aunque también es cierto que en la última película “Quantum of Solace” podemos observar que Bond en muchas ocasiones desobedece a su jefa y actúa por libre, lo cual acarrea para M el hecho de que desde las altas esferas le exijan cuentas por la gestión del cuerpo.

En la anterior película, “Casino Royal”, vemos a un Bond más sentimental, un Bond que se enamora hasta el punto de llegar a renunciar a su trabajo por quedarse al lado de la mujer que ama.

También en “Quantum of Solace” podemos ver que una de las mujeres Bond desea venganza por un crimen que se cometió contra su familia muchos años atrás, y aunque la chica va a matar a sangre fría, Bond le explica, aunque no forma parte de su misión, cómo tiene que actuar cuando se enfrente a esa situación. En este caso podría decirse que Bond entabla con esta mujer cierta relación de amistad o protección, que no acostumbra a tener con ninguna.

Por otro lado, también se puede observar esta reciprocidad sexual entre hombres y mujeres en el hecho de que ahora ya no son sólo los hombres los que objetivan a las mujeres, sino que también éstas objetivan a los hombres y los convierten en simples objetos de deseo o medios para lograr sus propios fines, utilizando su encanto y el placer sexual que pueden aportarles como armas para conseguir de ellos lo que quieran (dinero, poder, información).

Así, en “Casino Royal” podemos ver como la chica Bond seduce al Agente hasta el punto de hacerle perder la cabeza y renunciar a su trabajo, utilizándolo esta vez para lograr sus propios objetivos.

Sin embargo, y a pesar de la evolución que sufre la objetivación de la mujer en estas películas, dicha objetivación se sigue produciendo, y esto puede observarse en diversas partes de la última película del agente.

Los subtítulos con los que comienza la película ya son fragmentos de canciones que tratan de las cualidades amatorias de Bond, y aparecen, asimismo, figuras que van tomando la forma de cuerpos de mujer.

Otro claro ejemplo de esta objetivación es el hecho de que la mujer representante del Consulado británico, cuya misión es ponerse en contacto con Bond para retenerlo y enviarlo a Inglaterra, es finalmente seducida por Bond, terminando en sus brazos y en su cama y logrando Bond por su parte que ella colabore con él.

También sucede que un villano trata de violar a una camarera que estaba dispuesta a acostarse de todos modos con él, con lo cual, éste es, desde mi punto de vista, es el peor ejemplo de objetivación que aparece reflejado en la película.

Las mujeres son tratadas igualmente en esta película como meros objetos sexuales, ya que los hombres en general, y no sólo Bond, las usan para acostarse con ellas y luego las matan o intentan matarlas, y, en otras ocasiones, las usan como mercancía de intercambio.

Asimismo, Bond, al principio de la película, cuando M le pregunta si puede fiarse de él y si se mueve por venganza por la muerte de la mujer con la que mantenía una relación sentimental, dice que no, que no quiere vengarse de su muerte porque no era nadie importante.

Con todo ello, podemos ver que el trato que reciben las mujeres en las películas de Bond ha evolucionado y ya no son objetivadas de una manera tan brutal a como lo eran anteriormente. Y ello es debido al desarrollo de la sociedad y la política, en general, y al papel que desempeñan las mujeres hoy en día en la sociedad.

No obstante, dicha objetivación, aunque mitiga sus efectos, no cesa, y todavía pueden apreciarse signos evidentes de esa práctica en múltiples escenas.

La objetivación de la mujer es un hecho en la sociedad que viene ya desde muy antiguo. Es una práctica que ha comenzado hace muchísimo tiempo y que todavía se mantiene a día de hoy, a pesar de los esfuerzos que hace la propia sociedad por desterrarla.

No obstante, que desaparezca no es algo sencillo, puesto que el placer sexual es algo a lo que recurren asiduamente los individuos para lograr sus objetivos, que pueden ser de muy diversa índole, como que las empresas busquen vender más productos, que los hombres vean cumplidas sus fantasías y se encuentren a gusto, es utilizado para lograr conseguir trabajo o ascender en él, el propio dinero, etc. Para ello es necesario recurrir a la objetivación de las mujeres, ya que las mujeres son el más preciado objeto de deseo de los hombres y son utilizadas, unas veces, como objetos en sí mismos capaces de dar ese placer y cumplimiento de fantasías que los hombres buscan, y, otras veces, como anzuelo para que los hombres piquen y realicen una conducta determinada, que se pretende con esa acción.

Además, en múltiples ocasiones son las mismas mujeres las que se colocan en esa posición de objetos, cuando se utilizan por ellas mismas (y no ya por terceros) como mercancía de intercambio para lograr sus propios fines, como pueden ser el dinero, el poder o una buena posición social.

Aún así, también es cierto que, cada vez más, las mujeres utilizan igualmente a los hombres como meros instrumentos de placer o medios para conseguir un resultado. Y esto es una práctica que tiene a extenderse, con lo cual es difícil imaginar que la objetivación, bien sea de las mujeres, bien de los hombres, o de ambos, llegue a desaparecer del todo.

Y esto es algo que puede apreciarse cada día en la publicidad, en las películas, en los anuncios,... en donde la gente es objetivada y todo el mundo mira y no dice nada, nadie protesta, ni las propias personas que son objetivadas.

Anónimo dijo...

Patricia Reyes Olvera.

INTRODUCCIÓN.

La finalidad de este trabajo sucinto es analizar la “objetivación” (objeto) de la mujer, en la reciente película QUANTUM OF SOLACE que cambios se han producido con respecto a la anterior CASINO ROYAL y si ha habido una evolución en las chicas Bond.


-----


La película comienza con un encuentro en Siena, Italia entre James Bond y M, su jefa del servicio secreto británico.
No podemos dejar pasar esta oportunidad para referirnos al cambio que en las últimas películas se ha ido produciendo en los personajes, por ejemplo al pasar de un jefe del servicio secreto a una jefa. Desde luego supuso una equiparación entre ambos sexos y por otra parte, un reconocimiento a la mujer al poner a sus órdenes a una figura tan relevante y que representa la perfección de un agente con licencia para matar, pero también es un símbolo de la masculinidad.

Tendríamos que plantearnos, cuáles son las causas que han originado este cambio en las películas de Bond y su acercamiento, incluso “sujetivización” de la mujer con respecto a las anteriores películas. Sin lugar a dudas el cambio de mentalidad de la sociedad y la sensibilidad de ésta con la mujer como persona frágil a la que hay que proteger.

Robert Arp y Kevin S. Decker dicen que la objetivización en las películas de James Bond es constante por la forma en que trata de obtener ventajas de otros a la hora de conseguir información.

En qué consiste esta “objetivización” en palabras de los autores: en tratar a una persona como un objeto, como algo carente de animación, sin vida. Esto nos permite desvalorarlo porque lo ponemos en una categoría de objeto inanimado, sin voluntad, fácilmente manipulable.

Es lo que hace James Bond con Fields, la agente británica que lo acompaña a Bolivia para vigilarlo, se da una relación amorosa entre ellos con el único fin de facilitarle las cosas a Bond y por otra parte que ella baje laguardia en su misión vigilarlo.

Esta mujer es tratada como objeto por Bond porque es el medio para obtener un fin, primero que no lo vigile y en segundo lugar que se convierta en aliado de él facilitándole información. Por supuesto con trágicas consecuencias para ella, al encontrar la muerte a manos de los enemigos de James Bond dejándole como mensaje a su chica embadurnada de chapapote.

En la escena de la película QUANTUM OF SOLACE que tiene lugar en Haití, Bond va allí buscando a Greene y se produce su primer encuentro casual con Camille, chica guapa a la que quieren matar y él lo evita, la sigue y ella lo conduce hasta Greene. En el Puerto, Greene hace un trato con Camille le presentará al general boliviano Medrano, que asesinó a sus padres, ella intenta llevar a cabo su venganza, pero James Bond lo evita y la salva de una muerte segura.
En otra escena Bond viaja a Viena tras la pista de Greene, allí se reunirá con otros a los cuales Bond quiere identificar.
El encuentro se lleva a cabo en la Opera de Viena y la representación que se ve es la ópera de Tosca.

Volvamos a retomar el papel de la mujer en la película y debemos preguntarnos ¿hasta que punto es casual que se escogiera esa ópera para la escena de la película? No podemos pasar por alto la figura de Floria Tosca en ese melodrama histórico político de intriga y pasión como es éste. Podría ser un adelanto a los acontecimientos e incluso un paralelismo entre la vida de Florida Tosca y la de Camille.

En ambos casos hay un general enamorado de la chica.

En la ópera de Tosca Scarpia, jefe de la policía romana se enamora de Floria y la seduce a cambio de perdonarle la vida a su amado, el pintor.

En el caso de Camille, el general boliviano Medrano está enamorado de ella y la desea ella está dispuesta a ceder a sus deseos si de esa forma puede llevar a cabo su venganza y matarlo para cobrarle la muerte de su familia.

Tosca le intenta salvar la vida a su amante.

En el caso de Camille es salvada por Bond, primero cuando Greene intenta tirarla desde el balcón en Bolivia, en segundo lugar cuando la ayuda a salir del cráter y por último cuando están en elhoter en el desierto de Bolivia.

La metamorfosis que sufren las dos mujeres es fácilmente apreciable: en el caso de Tosca es un mujer frágil que va evolucionando por las situaciones que se le presentan hasta alcanzar la valentía que la convertirá en heroína trágica al matar a Scarpia, después de obtener el salvoconducto para salvar la vida de su amante, pero el muere ejecutado.

Camille evoluciona de niña frágil, huérfana a una mujer valiente que desafía al mundo con el único fin de perpetrar su venganza y matar al general Medrano, ella cuenta con el apoyo de James Bond que está dispuesto a enseñarle cómo debe de iniciarse en el arte de matar.

Podemos apreciar que el personaje de Camille va evolucionando de mujer objeto, al ser amante de Greene a mujer sujeto junto a Bond. ¿Por qué empezamos a hablar de una sujetivación de la mujer? Por que Bond ayuda a Camille en la playa, en Haití por lo que le da un valor a su vida al salvarla.

En otra escena de la película cuando ella lo ayuda a escapar y después cuando él pilota el avión es ella la que lo salva pues lleva el paracaídas, es decir, se convierte en el salvavidas de Bond. El la salvará en el hotel de morir en el incendio y la liberará de su angustia interior y trauma infantil al permitirle acabar con el general que violó a su madre y mató a su padre.

En la anterior película de Bond, CASINO ROYAL: nos encontramos con una objetivización más perceptible de la mujer y es el caso de la mujer de Dimitri, Bond se da cuenta que le atrae a la mujer de su enemigo y usará esta ventaja para obtener información de Dimitri haciéndole creer que le atrae sexualmente, observamos como Bond a instrumentalizado a la mujer como objeto informador.

Pero también en esa película veremos a James Bond reducido a objeto por una mujer, Vesper, de la cual él se enamora e incluso planteándose dejar de ser agente 007 hasta que descubre que Vesper lo traiciona porque ella en realidad está enamorada de un argelino y por él está dispuesta a traicionar a Bond.

Cómo se explica este cambio de rol de Bond en el que pasa de ser una figura que usa su encanto para seducir y conseguir sus fines a ser figura objeto de instrumentalización por una mujer, Vesper, para obtener los suyos. Pasar información al argelino. Vesper usa un nudo de amor, colgante que le regaló el argelino como prueba de amor, cuando muere en Venecia ya no lo lleva. Esta parte es importante por que será el hilo conductor que nos guíe en la película de QUANTUM OF SOLACE al último episodio de la película. Cuando Bond se traslada a Moscú para ajustar cuentas con el argelino. Bond lo espera en el departamento del argelino, en ese momento entre él con una mujer con un nudo de amor colgado al cuello, Bond deja marchar a la mujer que resulta ser una espía canadiense, termina la escena con Bond y su jefa dándole esta las gracias por haber capturado al argelino y ponerlo a disposición del servicio británico.


A MODO DE CONCLUSIÓN.


Es posible que en las películas anteriores James Bond usara o instrumentalizara a la mujer o que la viera como un simple objeto para obtener sus fines, ya fuera información o placer sexual, pero en la película CASINO ROYAL hay un cambio de actitud de James Bond, en su trato hacia la mujer es más sensible, más humano con ellas.

En la película que analizamos QUANTUM OF SOLACE se produce una equiparación entre hombre y mujer, la chica Bond deja de ser objeto para pasar a ser un sujeto en igualdad de condiciones que J. Bond para matar, para participar en escenas arriesgadas e incluso para seducir y retener a un agente 007.

Esta actitud es un reflejo de la sociedad en la que vivimos y una forma de que el personaje de Bond respete y valore a la mujer, es decir, que sea acorde con la mentalidad del S. XXI que espera una efectiva equiparación entre sexos.

Anónimo dijo...

Cristina Rial Álvarez.


En todas las películas de la saga del agente 007 la figura femenina es indispensable al lado de Bond, podemos pensar, en un primer momento, que Bond es un conquistador al que le encantan las mujeres y que no pierde ninguna oportunidad de acostarse con ellas en cuanto puede.
Esta cuestión no tendría más relevancia si no fuera por que de esas relaciones con las mujeres que se cruzan en su camino, o que él mismo busca, no obtiene solamente placer sino que su objetivo va más allá, lo que Bond busca en la mayoría de los casos es obtener información de ellas.

Aparece así en las películas de Bond el fenómeno de la objetivación de la mujer. La objetivación son actos en los que un sujeto vivo es tratado como un objeto inanimado en los pensamientos o comportamientos de una persona.

En cuanto a esta objetivación nos encontramos ante una unanimidad de opinión del deontologísmo, utilitarismo y de la ética de la virtud aunque con distintos argumentos.
Así para Kant (deontologísmo) un acto es malo cuando el acto en si mismo es reprobable, por lo tanto, la objetivación está mal por que deniega el valor interno de una persona reduciéndolo a una mera herramienta.
Mill (utilitarismo) predica que las acciones son moralmente buenas cuando conllevan el menor coste y el mayor beneficio para la mayoría de gente afectada por ellas, la objetivización podría traer extraordinarios beneficios a Bond pero tiene dañinas consecuencias para el colectivo de personas en el que se encuadra la persona objetivada.
Por último Aristóteles (ética de la virtud) dice que la objetivación se considera inmoral por que no es el tipo de cosas que una persona virtuosa haría.


Partiendo de lo expuesto vamos a analizar el tratamiento que Bond da a cada mujer que aparece junto a él en las dos últimas películas de la saga que son “Casino Royal” y “Quantum of solace.


* Quantum of solace:


a) Fields.

Fields es una oficinista del consulado británico, aparece en la película cuando Bond llega a Bolivia con su amigo Rene Mathis para investigar los planes del General Medrano y de Dominic Greene. Es enviada por el M16 con la misión de recoger a Bond y llevarlo de regreso a Londres puesto que había sido suspendido como agente y el seguía en la investigación por su cuenta a espaldas del M16.

Como no sale ningún avión para Londres hasta la mañana siguiente se disponen a pasar la noche en un hotel donde lo primero que hacen es acostarse juntos, más tarde Mathis les avisa de que están invitados a una fiesta. Bond acude a la fiesta con Fields pero se marcha de la fiesta con otra chica.
La siguiente noticia que tiene Bond de Fields es cuando regresa al hotel y le entregan una nota de ella donde le dice que huya, el sube a la habitación y allí encuentra a Fields sobre la cama ahogada en petróleo.

De la escena en la que Bond y Fields llegan a la habitación del hotel y de forma casi inmediata se van a la cama y del hecho de que es él quién la invita a mantener relaciones sexuales podemos pensar que Bond quiere acostarse con Fields para seducirla y que así desista de su intención de llevarlo de vuelta a Londres.

En este caso se produciría una clara objetivización de la mujer puesto que la intención principal de Bond cuando se acuesta con Fields no es el hecho de mantener relaciones sexuales con ella, que será algo secundario, sino que su intención es la de utilizarla para que le permita permanecer más tiempo en Bolivia y pueda incluso utilizar esa noche para continuar con sus investigaciones.
Además hay que decir que Bond consigue su propósito puesto que esa misma noche ella le acompaña a la fiesta de Greene.


b) Camille.

Camille conoce a Bond cuando este suplanta la identidad de un geólogo con el que ella iba a negociar. A lo largo de la película Bond salva la vida a Camille en dos ocasiones; cuando Greene la entrega al general Medrano y luego en la fiesta de Greene cuando este quería matarla. Después de esta fiesta Camille acompaña a Bond en su investigación aunque su objetivo no es colaborar con el M16 sino vengar la muerte de su familia matando al general Medrano. Tras las escenas en el hotel del desierto después de que Camille matara a Medrano Bond lleva a Camille a su pueblo y se va.

En este caso, Bond no utiliza para nada a Camille, es cierto que en algunos momentos ella pudo pasarle algún tipo de información a Bond a cerca de Greene o de la organización pero lo hace voluntariamente, le ayuda a cambio de que Bond le ayuda a ella a llegar al general Medrano.
Bond no mantiene a Camille a su lado para conseguir algún objetivo utilizándola sino para trabajar juntos incluso podemos pensar que Bond llega a sentir algo por Camille por el hecho de que le ayuda y por el detalle de que le da un beso en la boca cuando se despide de ella.


c) Espía Canadiense.

Al final de la película Bond va a Kazán, Rusia donde se encuentra el amante de Vesper para ajustar cuentas con él. En ese momento el amante de Vesper estaba acompañado por una chica que resultaba ser una espía canadiense infiltrada en la organización.

Lo único que hace Bond en relación con está mujer es decirle que salga de la casa y hacerle ver que el amante de Vesper la está camelando para que colabore con el y deje de lado su labor de espía que está desarrollando.

Por lo tanto no podemos hablar de objetifización en este caso, lo relevante es que se esfuerce, se pare a advertir a la chica del peligro que puede llegar a correr en la situación en la que se encuentra puesto que a Bond en principio no le importa para nada lo que le ocurra a la gente que no sea de su equipo.


d) M.

M es la jefa de Bond. Desde el principio de la saga el jefe de Bond fue siempre un hombre pero actualmente a pasado a ser una mujer.

En ningún momento de las dos películas que estamos examinando Bond utiliza a M, el motivo principal es que ella es su jefa y por lo tanto está en un plano superior, también podríamos tener en cuenta la edad de M para determinar que a Bond no le interesa relacionarse sexualmente con ella.
Lo relevante en este caso es el hecho mismo de que un personaje que prácticamente durante toda la saga objetivice a las mujeres tenga un jefe que es una mujer.



e) Presentación de los títulos.

Por último examinaremos lo que primero aparece en la película que son las imágenes que acompañan a la presentación de los títulos.

En estas imágenes aparecen Bond con su pistola disparando en un desierto y de la arena del desierto van apareciendo unas siluetas que al final configuran cuerpos de mujer.

Por lo tanto tenemos a Bond, a su pistola y a un montón de mujeres, esto es, a Bond y a sus dos complementos característicos de toda la saga de películas del agente 007. Además este modo de presentación de los títulos ya aparece de un modo muy similar en otras películas como puede ser en “Muere otro día” donde las chicas en vez de surgir de la arena del desierto son figuras de fuego y hielo.

Creo que este hecho no tiene más importancia que la intención de persistir en el hecho de que Bond siempre tiene mujeres a su lado, algunas a las que respeta como M y otras, la mayoría, a las que utiliza para obtener información y de paso placer.

Se podría llegar a decir que el hecho de que lo único que aparece en los títulos sea Bond y un montón de mujeres objetiviza a la mujer desde el punto de vista de utilizarlas para captar al público masculino dando a entender que en la película van a aparecer mujeres con características similares a las que aparecen en la portada.




* Casino Royal.


a) Solange.

Solange es la esposa de Dimitiros, este es un miembro de la organización terrorista que está investigando Bond.
Bond conoce a Solange en una fiesta, después la recoge y se la lleva a su habitación, cuando se disponían a mantener relaciones sexuales él le pide que le de información a cerca de su marido, ella le cuenta lo que sabe, luego le suena el teléfono a Bond y se va dejándola allí.
A la mañana siguiente Solange aparece muerta, se supone que la ha matado su marido por haberle pasado información a Bond.

Este es un caso clarísimo de objetivización de la mujer, lo único que quiere Bond de Solange es información pero para conseguirla la conquista dándole a entender que lo que quiere es acostarse con ella por que le atrae y después se deduce que no le importa para nada puesto que ni siquiera siente lástima cuando la ve muerta a la mañana siguiente.


b) Vesper.

Vesper aparece en la película en el momento en que Bond va a Montenegro al Casino a jugar una partida de poker para ganar y dejar así sin fondos a una organización terrorista. Vesper es una tesorera del gobierno encargada de provenir de fondos a Bond para apostar en la partida.

A lo largo de la película Bond se va enamorando de Vesper, incluso se van a Venecia unos días a pasar una especie de luna de miel, en ese tiempo Bond descubre que Vesper le ha traicionado al entregarle el dinero que le ganó al terrorista en la partida de poker a White, el cabecilla de la organización, en ese momento comienza una persecución de Bond intentando recuperar el maletín de dinero y en medio de la persecución matan a Vesper.

Días más tarde Bond descubre que Vesper no lo había mentido en cuanto a que estaba enamorada de él sino que le había traicionado por que estaba amenazada por la organización terrorista.

En esta ocasión Bond se llega a enamorar de la chica dando así un vuelco total a la perspectiva que se venía observando de objetivación constante de la mujer.

Pese a esto, si somos meticulosos en el examen de la objetivización hay un momento en que ésta si puede estar presente, ese momento es cuando Bond le pide a Vesper que se ponga un vestido muy sexy para ir a ver la partida y cuando llegue al salón vaya a besarlo para intentar que los contrincantes se fijen en la chica y se despisten de la partida para facilitar a Bond el ganar la partida. Aquí Bond utiliza a la chica con el único fin de que los contrincantes se despisten.
También hay que decir que las cosas no le salen a Bond como las planeó y en el momento en que Vesper llega a besarle el que se despista es él y no sus compañeros de partida.





Este trabajo parte del visionado de las películas “Muere otro día”, “Casino Royal” y “Quantum of Solace” de la saga del agente 007 por lo que parte de la conclusión estará basada en ese visionado y otra parte se basa en las críticas leídas a cerca de otras películas de la saga.

Partiendo de esta premisa comenzaremos diciendo que la objetivización de la mujer en Bond a estado presente desde el principio de la saga y a sido una característica más del personaje pero de un tiempo a esta parte se está apreciando que esa objetivación de la mujer se está minorando.
Así en las dos últimas películas, que son las examinadas, solo hay un caso de objetivación en cada una aunque se podría llegar a decir que solo existe objetivación en el caso de Solange en “Casino Royal”.
En el caso de Fields de “Quantum of solace” podríamos llegar a argumentar que Bond no quiere utilizarla, su objetivo no es convencerla para que le deje quedarse más tiempo o que le permita salir del hotel esa noche, si el quisiera salir del hotel lo haría por mucho que ella se opusiese puesto que ni siquiera había miembros del cuerpo de seguridad vigilando la habitación o el hotel, lo que busca Bond cuando la invita a pasar a la cama es mantener relaciones sexuales con ella, Bond es un conquistador al que le encantan las mujeres y no iba a dejar pasar esa oportunidad ya que en principio no tenía ningún otro plan para esa noche.

Otro aspecto importante es que Bond se enamora de Vesper en “Casino Royal”. Esto da un vuelco radical a la característica que arrastra Bond durante toda la saga de objetivación de la mujer, pasamos de ver a la mujer como un objeto que únicamente tiene relevancia para Bond en cuanto que tienen información que a él le interesa a ver a Bond enamorado de una mujer que no posee ninguna información relevante para él y con la cuál ni siquiera mantiene relaciones sexuales hasta que, aparentemente, se termina la investigación y se cumplen los objetivos.

Incluso podemos llegar a pensar que en este caso es Bond el objetivado cuando descubrimos que Vesper ha estado pasando información que Bond le va dando a la organización terrorista que él estaba intentando descapitalizar.


En conclusión, desaparece por completo la objetivación de la mujer característica de Bond en esta última película y en la anterior solamente existe un ejemplo y se produce un cambio en la forma de actuar de Bond puesto que comienza a tener sentimientos que se manifiestan en “Casino Royal” cuando se enamora de Vesper y en “Quantum of Solace” por que venga la muerte de Vesper, aunque no es éste el objetivo de Bond en la película, no lo mueve la venganza sino el deber, y por que ayuda a Camille a vengar la muerte de su familia.

David Santorum Mira dijo...

CASTIGO Y VENGANZA EN "QUANTUM OF SOLACE"


Antes del estreno cinematográfico de la vigésimo segunda película de la saga Bond, una ha sido la palabra predominante que la ha rodeado: venganza. Se nos decía que íbamos a poder presenciar al Bond más vengativo que nunca, a un agente 007 dispuesto a todo para llevar a cabo su particular vendetta contra las personas que lo engañaron e hicieron sufrir en Casino Royale.

En este trabajo nos proponemos averiguar la veracidad de estas afirmaciones, es decir, comprobar si el famoso agente secreto al servicio de su Majestad la Reina actúa en Quantum of Solace movido por su ira o, en cambio, se limita a cumplir las órdenes que el Estado le encomienda, o sea, ejecutar los castigos en nombre y representación de éste. Para llevar a cabo está tarea tendremos, en primer lugar, que diferenciar entre los conceptos de castigo y venganza, y, una vez que tengamos claro el significado de ambos términos, procederemos a analizar la escena más conflictiva de la nueva película (en la que Bond “acaba” con el villano de la película), para así averiguar si el modus operandi de Bond se ajusta más a la imposición de un castigo o, por el contrario, actúa como un vengador.


CASTIGO VERSUS VENGANZA

Antes de nada, decir que, cuando hablemos de castigo en este trabajo, nos vamos a referir a él en sentido retributivo, ya que cuando Bond castiga a los criminales que persigue lo hace acorde con la teoría del castigo retributivo. El fundamento sobre el que se basa esta teoría es muy sencillo: los criminales tienen que ser castigados porque se lo merecen. Pero, ¿qué es exactamente lo que se merecen? Pues merecen sufrir un daño similar o equivalente al que ellos causaron con su conducta ilícita.

Ahora bien, distinguir entre castigo retributivo y venganza no resulta ser tarea fácil en un primer momento. La dificultad que presenta la diferenciación entre ambos términos reside en que tanto un acto de castigo como un acto de venganza presentan el mismo esquema estructural. En ambos casos se infringe un daño a una persona por haber realizado ésta una conducta que se considera incorrecta.

Meditando un poco más sobre la diferencia entre ambos conceptos, podemos llegar a una distinción simple, pero a la vez importante: el castigo lo impone el Estado y los actos de venganza se perpetúan por sujetos privados. Que el Estado es el único sujeto titular del llamado ius puniendi (derecho a penar) no lo pone, por lo menos dentro de un Estado de Derecho, nadie seriamente en duda, y, por consiguiente, todo acto de impartir “justicia” que no sea impuesto por órganos estatales debe considerarse como ilícito y antijurídico, incluyéndose, por lo tanto, también los actos de venganza. En este sentido, podemos decir que Bond está autorizado –en virtud de su famosa “licencia para matar”– para castigar a los delincuentes, ya que es un agente del Estado que actúa en su nombre y representación.

Pero el castigo y la venganza presentan más diferencias que sólo la del sujeto que las impone. Siguiendo a ROBERT NOZICK, podemos señalar hasta cinco diferencias relevantes entre el castigo y la venganza:

1. El castigo se impone a una persona que ha cometido una conducta que viola una regla de la comunidad, mientras que la venganza es la respuesta a un daño cualquiera –físico, material o moral– y que ni siquiera tiene porque revestir forma de ilícito penal.

2. El castigo trata de dar una respuesta proporcional a la incorrección cometida, es decir, debe de ser acorde con la gravedad de ésta. Por su parte, la venganza se caracteriza por su desproporcionalidad, es decir, por no estar sujeta a límites concretos.

3. La venganza es una cuestión personal que surge por el daño cometido a uno mismo, a un familiar, a un amigo, a un determinado grupo al que se pertenece, etc. En cambio, el que impone un castigo no tiene porque tener un vínculo especial o personal con la víctima del la incorrección, ya que su única motivación es el cumplimiento de la justicia.

4. La venganza conlleva una reacción emocional, un sentimiento de satisfacción por ver sufrir al sujeto contra quien se dirige. Por su parte, el castigador no tiene porque experimentar alguna sensación emocional al ver sufrir al castigado, ya que aquél no suele conocer a éste.

5. El castigo responde a la aplicación de una regla de la comunidad, y, por lo tanto, debe aplicarse el mismo castigo a toda persona que haya cometido la misma incorrección. No obstante, la venganza no tiende a ser generalizada, ya que la necesidad de vengar surge según el estado anímico del que ha sufrido la lesión u ofensa; uno puede reaccionar de forma distinta según el día que tenga, o interpretar de forma diferente una ofensa según del sujeto que provenga, etc.

Estas cinco diferencias nos van a ayudar para averiguar a continuación qué naturaleza revisten los actos que comete James Bond en Quantum of Solace.


CASTIGO, VENGANZA Y JAMES BOND

Podemos adelantar que en la nueva película de la saga Bond no va a ser muy sencillo diferenciar entre castigo y venganza. Por ello conviene que antes analicemos una secuencia de Casino Royale (la primera, además, de esa película) en la que sí se ve con claridad como Bond impone un castigo en nombre y representación del Estado.

PRIMERA SECUENCIA: Bond mata a un traidor del MI6

Escena: La película de Casino Royale empieza situándonos en Praga (República Checa). Es de noche y un hombre de cierta edad entra en un edificio, utiliza un ascensor para subir hasta la sexta planta y entra en lo que podemos suponer que es su despacho. Ahí Bond le está esperando sentado en una silla y, una vez que ese hombre se percata de la presencia de Bond, éste le dice: “a M no le interesa que se gane un dinerillo extra, Dryden. Pero ella preferiría que no fuera por vender secretos”. Dryden, como se llama ese misterioso hombre, no parece estar asustado por la presencia de Bond, más bien todo lo contrario, ya que toma asiento al lado de su escritorio, abre un cajón donde guarda una pistola y le contesta a Bond: “si tenía que asustarme todo este montaje se ha equivocado de hombre, señor Bond. Si M sospechara que soy corrupto habría enviado a un doble cero. Ventajas de ser jefe de sección. Conocería los ascensos al estatus de doble cero. En su ficha no figura ningún asesinato. Y hacen falta…”. “Dos”, le contesta inmediatamente Bond. En ese momento Dryden se da cuenta de que la cosa va en serio y que M, jefa del MI6 (Servicio de Inteligencia Secreto), le ha mandado a un nuevo agente doble cero (aunque formalmente aún no lo sea) para acabar con él. Por ello saca la pistola para matar a Bond, pero constata asustado que el cargador está vacío. Entonces le pregunta a Bond cómo ha muerto su contacto (al que pensaba vender los secretos), recibiendo como respuesta un “no muy bien”. Vemos a continuación la pelea que hubo entre Bond y ese contacto, en la que aquél acaba matándolo (primero lo asfixia en una pileta y luego, al volverse a levantar, lo mata con un disparo). La escena termina con Bond matando a Dryden con un disparo, siendo el último dialogo entre ambos: “tranquilo, el segundo es…”, “sí, considerablemente”.

Apliquemos a esta escena las cinco reglas de NOZICK:

1. Infracción de una regla de la comunidad. Dryden, al haber intentado vender informaciones secretas a un villano, ha puesto en serio peligro la seguridad del Estado y de sus ciudadanos.

2. Proporcionalidad del castigo. Traicionar al Estado es una conducta extremadamente grave y, por lo tanto, Dryden debe ser castigo con la pena máxima.

3. Falta de un vínculo personal entre el que ejecuta el castigo y el castigado. James Bond no tiene ningún interés personal en matar a Dryden y a su contacto. La razón por la que acaba con sus vidas es porque M se lo ha ordenado, es decir, ella le ha encomendado ejecutar el castigo. Podemos decir que Bond mata aquí por simples motivos profesionales (“mi jefa me lo ha ordenado”).

4. Falta de reacción emocional al imponer un castigo. Bond, aunque se caracterice por ser un agente frío (característica aún más acentuada desde que su interpretación se ha encomendado Daniel Craig), no parece sentir ningún sentimiento de satisfacción personal por haber acabado con la vida de Dryden. De hecho, lo mata con un simple tiro en la cabeza (no sé ve, pero es lo más presumible) para no alargar innecesariamente su sufrimiento.

5. Generalización del castigo. Es de suponer que el MI6 castiga de la misma forma a todo sujeto que intente vender informaciones secretas a un delincuente.

Vemos, por tanto, en esta primera escena de Casino Royale cómo James Bond actúa como verdadero agente del Estado, ya que se limita únicamente a realizar la misión-castigo que le fue encomendada, sin tener algún interés personal en matar a Dryden.

Habiendo comentado y analizado esta primera escena de Casino Royale, podemos proceder al estudio de la secuencia más problemática de Quantum of Solace, la muerte de Dominic Greene, el villano de la película.

SEGUNDA SECUENCIA: La muerte de Greene

Antecedentes: En Casino Royale Bond se había enamorado de Vesper Lynd, una mujer que trabajaba para el Tesoro británico y que le había ayudado en su misión para atrapar al villano de esa película, Le Chiffre, un banquero que gestionaba los fondos de grupos rebeldes y terroristas de todo el mundo. Por su parte, Le Chiffre estaba asociado con una poderosísima organización secreta llamada Quantum, que le proporcionaba los clientes para sus negocios financieros. No obstante, al casi final de la película, un miembro de Quantum asesina a Le Chiffre debido a su incompetencia, ya que había perdido todo el dinero que le había dejado un grupo rebelde en una partida de Poker con James Bond en el Casino Royale. Bond, que guardaba el dinero ganado de esa partida de cartas de forma provisional en su cuenta bancaria personal, se encontraba de luna de miel con Vesper en Venecia. En un momento dado, ella se ausentó de Bond, alegando que tenía que hacer unos recados. No obstante, lo que de verdad pretendía era sacar todo el dinero de esa cuenta bancaria para entregárselo a un miembro de Quantum (al final de la película nos enteramos que había sido chantajeada por esa organización, la amenazaban con matar a su antiguo novio si ella no les entregaba el dinero). Bond se entera de ello, acude al lugar de entrega del dinero y consigue acabar con los villanos, pero Vesper también fallece en esa acción. Humillado y engañado, Bond se propone acabar con la organización Quantum.

En Quantum of Solace Bond logra averiguar más sobre esa organización: su cometido principal es lograr que grupos rebeldes lleguen al poder en sus respectivos países, teniendo que comprometerse éstos, una vez llegados al poder, a mantener una política favorable con determinados Estados (Estados Unidos, entre otros), beneficiándose Quantum así de ambas partes. Una de las cabezas más destacables de Quantum es Dominic Greene, que utiliza como tapadera de sus oscuros negocios la empresa ecologista Greene Planet. Bond decide ir detrás de Greene para desmantelar la organización Quantum. No obstante, en su misión comete un grave error: se carga a un guardaespaldas de un asesor personal del Primer Ministro del Reino Unido, que confundió con un hombre de Greene. Este fatal error hace que M se vea obligada a suspender a Bond del servicio (cancela todas sus tarjetas de crédito y emite una orden de búsqueda y captura contra él). A pesar de esta drástica medida y contra las expresas órdenes de sus superiores, Bond continúa su persecución y llega a encontrarse con Greene.

Escena: Después de una espectacular lucha entre Bond y Greene, en la que aquél incluso tuvo ocasión de matarle, el protagonista logra captura al villano. Después de esta escena hay un salto en el tiempo y lo siguiente que vemos es como Bond se dirige con un coche hacia el pleno desierto boliviano, para el vehículo, abre el maletero del coche donde había depositado a Greene, lo coge y lo lanza al suelo, produciéndose el siguiente dialogo entre ambos:

G: “Me prometiste que…”.

B: “…que te dejaría ir”.

G: “He respondido a todas tus preguntas. Te he contado todo lo que querías saber de Quantum”.

B: “Sí, lo hiciste. Y tus amigos ya lo saben, por lo que te estarán buscando. Pero lo bueno es que estás en medio del desierto. ¡Toma! [le arroja una lata de aceite para el coche] Apuesto que caminarás unas veinte millas para considerar hacer uso de esto” [se va con el coche y deja a Greene sólo en el desierto].

Al final de la película M cuenta a Bond que Greene ha sido hallado en pleno desierto con dos balas en el cráneo, habiéndole encontrado aceite de coche en el estómago.

Antes de nada es necesario constatar que, aunque Bond no haya matado él mismo a Greene, sabía perfectamente lo que le iba a ocurrir –de hecho se lo dijo–, por lo que tenemos que considerar a Bond, tanto moral como jurídicamente hablando, responsable de la muerte de Greene. Ahora bien, volvamos a aplicar las cinco reglas de NOZICK.

1. Infracción de una regla de la comunidad. Greene es cómplice necesario de varios grupos rebeldes y terroristas. Infringe, por lo tanto, normas de Derecho interno como de Derecho internacional público.

2. Proporcionalidad del castigo. Bond no estaba autorizado para castigar a Greene, ya que M lo había suspendido de su servicio y, por tanto, también de su licencia para matar. La medida correcta hubiese sido capturar a Greene y ponerlo a disposición del MI6, pero no matarlo.

3. Falta de un vínculo personal entre el que ejecuta el castigo y el castigado. Es evidente que Bond persigue a Greene por una cuestión personal, ya que le hace responsable de la muerte de Vesper. Además, el hecho de que Greene ordenase la muerte de la señorita Fields (la encargada de asegurar que Bond volviese a Londres para ponerlo a disposición del MI6) aumentó aún más su ira contra él. Bond incluso llega a admitir que la muerte de Vesper es un motivo por cual persigue a Greene (escena en el avión sobre el desierto boliviano con Camille).

4. Falta de reacción emocional al imponer un castigo. Bond quiere que Greene sufra lo más posible, por eso, en vez de matarlo directamente, lo deja en medio del desierto y dándole una lata de aceite de coche, queriendo así que Greene muere de igual forma como la señorita Fields (la ahogaron en un barril de aceite, ya que la encontraron cubierta de esa masa liquida).

5. Generalización del castigo. El matar a los villanos es el modus operandi habitual de James Bond, por lo tanto, no podemos decir que incumple esta regla, ya que presumiblemente haría lo mismo estando en servicio.


CASTIGO IMPULSADO POR LA VENGANZA

Llegamos a la conclusión de que lo que se decía sobre la vigésimo segunda entrega de la saga Bond se corresponde con la verdad. Vemos como el más famoso agente secreto de la gran pantalla realiza su nueva misión motivado principalmente por la ira y el deseo de vengar la muerte de Vesper (y de Fields). Para lograr sus objetos, ignora las órdenes directas de la propia M y del Primer Ministro, nada menos, rompiendo así con la cadena de mando.

No obstante, recordemos que la misión que se le encomendó a Bond al principio de la película era desarticular la organización secreta Quantum y castigar a sus miembros. La misión fue suspendida por orden directa del Gobierno, no porque no había indicios suficientes de la existencia de esa sociedad secreta (como se alego), sino porque los políticos consideraban conveniente mantener negocios con el señor Greene, pese a ser ilegales. En este sentido, Bond les amargó la fiesta, inflingiéndole un duro golpe a Quantum y castigando a algunos de sus miembros. Podemos, por tanto, decir que Bond impone a dicha organización el castigo que se merecen (teoría del castigo retributivo, que es el tipo de castigo que suele aprobar el MI6), aunque lo haga, no por interés de la legalidad, sino por un motivo personal.

Anónimo dijo...

Manuel Porteiro Suárez

El fin principal de este trabajo es un análisis de la utilización objetiva de la figura de la mujer en la saga de James Bond, mas en concreto en su ultimo film “Quantum of Solange”, mediante su evolución en las películas.

Como punto inicial para analizar esta cuestión tenemos que saber a que nos enfrentamos, definiendo lo que vamos a tratar. Por tanto lo primero es definir que es la objetivación y lo que opina la doctrina filosófica de ello.

Generalmente se considera que la objetivación es la utilización, o consideración, de una persona como cosa.

Esta definición es simple pero efectiva a la hora de entender el problema al que este trabajo se enfrenta.

Para el conjunto de las tres doctrinas mayoritarias, que voy a mencionar, el rechazo es rotundo a pesar de sus diferentes puntos de vista.

Para los deontologistas, (Kant) desaprueban la objetivación sexual debido a que se reduce a la mujer a una mera herramienta sexual, anulando su valor personal, con el único propósito del placer sexual. Para el Kantianismo, cada individuo tiene un valor interno y una dignidad por lo que no debe ser tratado como una herramienta para conseguir un fin, porque es un fin en si mismo

Otra doctrina es la Utilitarista, que en la persona de Stuart Mill, enuncian que las acciones moralmente son buenas si conllevan el menor coste y el mayor beneficio para la mayoría de gente afectada por ellas, pero la objetivación, que en este caso beneficiaria a Bond pero tendría nefastas consecuencias para el grupo de individuos fruto de la objetivación.

La tercera de las teorías seria la ética de las virtudes, que en la figura de Aristóteles, enuncia que la objetivación no es permisible, porque es una práctica que germina un estado psicológico desordenado y desequilibrado.

Esta analiza el pensamiento desde el punto de vista del virtuosismo, por lo cual, la persona que haya cultivado respeto por otras como parte de su carácter, no objetivará a otras, y si lo hace, se sentirá culpable e intentara corregir esta conducta.

Aclarado que es la objetivación, a continuación analizare el trato individual de cada chica Bond, debido a que no todas reciben el mismo trato del agente y no todas son objetivadas contestando en cada caso a las preguntas de si son objetivadas y por que motivo.

Para ello creo imprescindible utilizar los dos Films de James Bond, ya que el hilo argumental de la penúltima, Casino Royale, continua en Quantum of Solance.

-M: "M" es un nombre y un código para designar al Jefe del servicio de inteligencia británico del MI6. Por lo tanto es la jefa de Bond.
A lo largo de las dos películas se ve una relación un tanto complicada, porque a mi parecer, en el fondo M aprecia a Bond y no solo como un empleado.
Esto se muestra en las ocasiones en las que se preocupa por Bond como por ejemplo a la muerte de Vesper cuando le dice que se tome su tiempo, u otro ejemplo como cuando le retira su licencia en dos ocasiones (cuando mata al agente secreto en Austria impulsivamente sin saber que lo era y cuando muere Miss Fields en Sudamérica a manos de los hombres de Green ahogada en petróleo) en ambas ocasiones le dice que le retira su licencia pero no lo detiene, es mas tras la muerte de Miss Fields es detenido pero logra escapar y habla con M mientras lo buscan pero esta no da la voz de alarma.
Se podría decir que M se cubre las espaldas “legalmente” frente a sus superiores pero deja a Bond a su libre albedrío porque confía en el.
Pero no siempre es amable con Bond sino que en ocasiones le recrimina su conducta alocada e impulsiva como por ejemplo con no dejar ningún rehén o de la utilización que hace de las mujeres especialmente a la muerte de Miss Fells.
Solange Dimitros: Es la novia de Dimitros (Agente de Mr White). En este caso se puede decir que si objetivaza el uso de la mujer, ya que Bond la seduce para sacerle información sobre Dimitros y una vez conseguido su objetivo desaparece sin acostarse con ella dejándola en el hotel con “champagne para uno”.

Mas tarde cuando la encuentran muerta no muestra ni un ápice de pena ni remordimientos por lo que había hecho.

Vesper Lynd: Sin duda alguna es la “Chica Bond” de Casino Royale y una pieza fundamental en Quantum of Solange.

Es la única vez en toda la saga Bond que el Agente 007 se enamora y “le duele” perder a una mujer basando el argumento de Quantum of Solange en vengar la muerte de su amada investigando la organización que la chantajeo hasta el punto de desbastarla.

En un principio se ve el personaje de Vesper como una mujer fácil de engañar y débil sentimentalmente tras ser engañada por la organización de Mr White mediante el chantaje del secuestro de uno de sus secuaces que la seduce y la utiliza de la misma manera que hace Bond con las mujeres.

Pero mas allá de esto a lo largo de la película se demuestra que “no es tan tonta como parece” ya que frena a Bond en muchas ocasiones y lo saca de muchos apuros como cuando es envenenado por Le Chiffre en el casino y ella se percata y lo sigue hasta el coche donde gracia a ella Bond se salva.

Otro punto que demuestra que es inteligente es que prevé su muerte y deja a Bond pistas para desmantelar la organización como el caso del mensaje en el teléfono móvil.

Miss Fields: Este es otro caso de la objetivación de la mujer. Bond la seduce y la maneja a su antojo como desde que lo recibe en Sudamérica y hace que cambien de hotel, de la pensión cutre que Fields le tenia preparada a un hotel de lujo, hasta que la lleva a la fiesta de Green y se despreocupa de ella.
En este caso Bond si que se nota un poco mas sensible ante la muerte de Fields, ya que esta muere ahogada en petróleo a manos de los secuaces de Green, Bond venga su muerte cuando abandona a este en el desierto y le da un recipiente con aceite para que lo beba en caso de que tenga sed humillándolo y sentenciándolo a una muerte segura o a manos de la deshidratación o a manos de su propia organización tras extraer información de el.

Camille: Se puede decir que es la “Chica Bond” de Quantum of Solange.
Es una mujer marcada por su infancia violenta al presenciar la muerte de su padre y violación de su madre y sus hermanas a manos del general Murano y la germinación de su odio a este durante toda su vida hasta el punto de fijar como su único objetivo el matarlo.

Referente a Bond este saca su instinto mas protector con ella y la cuida aunque en un principio cuando la conoce la tantea para sacare información al final la protege y la salva de las manos de Greene y de Murano y la ayuda a conseguir sus objetivos apoyándola moralmente en la escena en la que mata a Murano en el hotel del desierto.

Lo que cabe destacar es que no mantiene relaciones sexuales con ella a diferencia del resto de las chicas Bond, con Camille no usa su seducción ni rebeneficia de ella sino que la ayuda.

Tosca: opera que se representa en la teatro de Austria.
No es una mujer utilizada por Bond pero si por otro Hombre con el que mantiene relaciones sexuales a cambio de que no maten a su amado, aunque finalmente lo matan y ella se venga del asesino de su amado matándolo y suicidándose.

Como conclusión decir que la evolución de Bond, desde sus principios mas duros y despreciativos hacia la figura femenina, evoluciona haciéndose mas sensible o virtuosos y dándole a la mujer un protagonismo mas alejado del de la figura de Monny Penny, la secretaria del M16 que si era objetivada, además de una manera reiterativa por Bond, sacado de ella todo lo que el necesitaba. Sin embargo existen muchos guiños en las ultimas películas a ese Bond de los años 60.

Pero ¿serian las películas de Bond lo mismo sin sus mujeres? En mi opinión este seria un tema de extenso desarrollo porque entre la exuberancia y el erotismo que estas desprendes se puede considerar que su papel es fundamental en la saga casi tanto como el del propio agente 007.

Anónimo dijo...

ANDREA MASEDA CASADO

La mujer en Quantum of Solace


en James Bond, analizando el tipo de mujeres que aparecian a lo largo de toda la saga de este agente, podemos apreciar varios comportamientos y definiciones de
mujer, que han sido encuadradas en las diferentes peliculas por diferentes motivos.


En primer lugar existen las mujeres objeto, categoría que en mayor o menor medida se puede aplicar a todas las chicas que aparecen en las distintas peripecias del agente secreto. Ahora bien, ese primer tipo de mujer se caracteriza por su breve paso por la pantalla, que apenas le da para satisfacer los apetitos sexuales de James, esto se refleja en el artículo de Robert Arp y Kevin Decker.


En segundo lugar existen las aspirantes a colaboradoras del villano en cuestión. Y se quedan en aspirantes porque precisamente, James Bond las
acaba “camelando” para conseguir su propósito, y normalmente mueren a manos de Bond, ya que al ser enemigas, al agente no le queda otra opción.


En último lugar están las verdaderas chicas Bond, las que ayudan al agente Bond en sus cometidos, son las que resaltan en los ultimos filmes de 007.

Centrándome en la película Quantum of Solace, en mi opinión encontramos a una chica Bond, ya que es fiel al agente en su causa y de alguna maneralo ayuda en su misión, y digo de alguna manera porque lo que quiere ella es vengarse de un hombre que había hecho mucho daño en su pasado, pero
éste es una pieza clave en la encrucijada de Bond, ya que en ese entorno será donde encuentre al villano.Hablo de Camille.

Desde mi punto de vista, Camille a su vez, aunque no llega a tener una relación con Bond ni intiman, de alguna forma conecta con él y le ayuda a superar en cierto modo la falta de Vesper, mujer de la cual se habia enamorado James en la anterior pelicula “Casino Royale” y que acabó falleciendo.


Creo que en este aspecto es novedad el trato de la chica Bond por el propio Bond, ya que no la utiliza ni para satisfacer sus deseos ni para ningun otro fin propio.


Por otro lado, en mi opinión si que utiliza a la chica que manda M a mandarlo e vuelta para Londres, ya que al saber cual es el fin de su presencia, Bond acaba engatusándola para que además de no llevarlo a Londres, como era
su cometido, llega a encubrirlo. Aquí vemos las dotes de seductor del agente.

Aunque lo podemos ver también de otro modo, como que Bond no se
aprovechó de la situación, sino que simplemente salio ventajoso intimando con ella, pero sin buscar tal fin.

Yo en mi opinión me inclino por l aprimera opción, ya que no es la primera vez que James utiliza sus dotes como seductor para llevar a cabo lo que el desea, ya que en el resalta sus relaciones con las mujeres por su propio placer sexual, y pora alcanzar sus fines queridos, como sería en esta
ocasión.

No me puedo olvidar de Vesper, la chica de la que se enamora James Bond en la película anterior “Casino Royale” y que precisamente enlaza con esta por la búsqueda de venganza de la muerte de ésta, novedad en esta saga de películas, ya que el personaje no se había enamorado.

Con Vesper, el concepto de mujer objeto para James Bond no se dá, ya que Bond no la utiliza en ningún momento, no se aprovechará de ella para obtener ningún beneficio propio.


En conclusión, creo que en esta última película del agente 007 no se reflejanotablemente la objetivización de la mujer, todo lo contrario que en otras
películas y abundantes por cierto,donde el único papel que llevaban a cabolas mujeres en la trama era o darle placer sexual a nuestro protagonista, o de alguna forma darle la información que él necesitaba para llevar exitosamente a cabo la misión pertinente.

Ponen a estas mujeres como que no pueden sucumbir a los encantos de
James Bond y que normalmente por caer en sus brazos tienen un trágico final, la muerte.
Aunque en este caso, el final no es este, sino uno muy distinto, ya que Camille logra su cometido y no sufre daños ni es engañada por el agente 007, pudiendo decir que para ella se da un final feliz.

Creo que esta desobjetivización de las mujeres en la saga Bond se da poco a poco por el avance de la sociendad de manera de pensar, no pensando que la chica Bond solo estaria en pantalla siendo un ibjeto inesencial totalmente para la trama, dotándolas cada vez más de autonomía propia y siendo ya necesarias para el desarrollo de la trama de la película.

Anónimo dijo...

Hola soy Martín Rosendo y aquí le envió mi trabajo sobre el artículo "BOND AND THE RULES OF THE LAW" de Gerg Foster.

COMENTARIO AL ARTÍCULO “JUST A STUPID POLICEMAN”
BOND AND THE RULE OF LAW DE GREG FORSTER


Si nos adentramos en la figura de James Bond desde el punto de vista del Derecho diremos que su trabajo como agente del servicio secreto de Gran Bretaña, una de las primeras potencias y democracias mundiales se limita a actuar dentro y para el ordenamiento jurídico, en aras de la justicia y el progreso.

James Bond en su lucha contra el crimen organizado debe de atenerse a dos parámetros jurídicos destacables: por un lado la legislación británica, a la cuál está vinculado, principio de personalidad del Derecho; y por otro la legislación internacional, según el Estado del planeta donde tenga que actuar, aunque lo haga como agente secreto.

En base al Derecho es como lleva a cabo las misiones que le han encomendado, actuando contra aquellos quienas infringen las normas y ponen en riesgo la seguridad de los ciudadanos. Relacionado con ésto James Bond puede estar de acuerdo o no con algun tipo de normativa que lo vincule pero jamás se rebelará contra la misma, esto lo diferencia del resto de los ciudadanos. No importará si está legitimado o no por los ciudadanos el ordenamiento jurídico, Bond está vinculado al mismo y debe defender los intereses de Gran Bretaña y de la comunidad internacional a favor de la paz.
Esto no quita que en ocasiones Bond se rebele contra sus superiores e intente tomarse la justicia por su mano.

Relacionado a ese Derecho el cuál aplica Bond en sus actuaciones, como diría Hans Kelsen es “un sistema social con la nota común de contener órdenes coactivos en el sentido de que reaccionan con un acto coactivo contra un mal, como la privación de la vida, la salud, la libertad, de bienes económicos y otros, ante ciertas circunstancias consideradas indeseables (…)”. Así quienes desobedecen, quienes actúan en interés propio y de modo egoísta y como ya hemos dicho infringen el ordenamiento jurídico y toda su normativa, son quienes causan el mal que menciona Kelsen.
Este tipo de sujetos los cuáles desobedecen crean Derecho para sí o para su grupo de colaboradores, y el cuál suele ser un conjunto de normas orales de cumplimiento a cumplir de modo estricto para no morir ajusticiado, las cuáles serán muy técnicas y de fácil aplicación, buscando crear lo que los defensores de las reglas del buen Derecho (entendiendo aquí la busqueda de la libertad, la paz y la felicidad) aprecian como un mal y en contra del interés general.

Bond trabaja para ese sistema social dotado de buenos medios jurídicos y como no materiales, plantándole cara al crimen organizado en cualquier campo de batalla, incluso en una partida de poker como se aprecia en Casino Róyale, pero con el objetivo de preservar la paz y seguridad ciudadana.

Si analizamos la política internacional y la diplomacia como método para las relaciones entre Estados, entraríamos en un tema controvertido.
Así por ejemplo la CIA, uno de los servicios secretos de EE.UU, la que en teoría por ser la primera potencia mundial también es la primera democracia mundial aunque en la práctica esto no sucede, más que actuar a favor de la paz y seguridad de EE.UU. , lo ha hecho en contra a lo largo de su historia, como si de un grupo paramilitar se tratase (probada su implicación en el golpe de estado de Grecia en 1967, o de Chile en 1973); o mismo el MOSAD en la polémica detención del criminal nazi Adolf Eichmann.
Cualquier Estado por muy excelentes relaciones de las que disfrute con otro Estado siempre va a tener en alerta a sus servicios secretos, los cuáles en la medida de la consideración político-económica de ese Estado hacia el mundo trabajaran y emplearán metodos diferentes, dentro o fuera del Derecho en la medida en que esos servicios secretos se mantengan activos y sus gobernantes actuen muy vinculados a éllos, la seguridad del Estado se verá incremetada contra cualquier forma de ataque interior o exterior.

En cambio James Bond y el servicio secreto británico, por lo que analizamos de los libros y películas sobre el agente 007, si que actuan dentro del Derecho, salvo algunas actuaciones espontaneas de Bond (escena de la caza y muerte que da a cierto individuo en un edificio diplomático de cierto país africano en Casino Róyale). Su lucha si que es constante e intensa contra el crimen organizado y sus modalidades, coordinándose con otros cuerpos de seguridad internacionales de ser preciso para la obtención de objetivos.

Volviendo e incidiendo a la vez sobre los medios materiales y jurídicos, resaltaremos dentro de estos segundos la ya de por sí conocida licencia para matar de la que goza James Bond y que desde un punto de vista objetivo podríamos verla como el castigo que él utiliza en situaciones extremas al enfrentarse cara a cara al crimen organizado.
Dicha dotación jurídica se la da el Estado como funcionario que es y tambien puede ser considerada como un privilegio, pero eso no quiere decir que Bond no esté vigilado por los poderes publicos, por que pese a éllo no dejará de ser un funcionario, de todos modos es una situación especial por ser agente secreto.
Una vez visto esto es cuando comienza la verdadera actividad de James Bond ya que debe llegar hasta los circulos del crimen organizado y sus modalidades, y si es preciso infiltrarse en éllos (como cuando en Casino Róyale juega al poker contra los criminales y a la vez entre éllos). Al poseer tal privilegio solo utilizará en ocasiones extremas y casi siempre como resultado de una actuación en legítima defensa (diversas ocasiones en las que tiene que matar para vivir). Pero éllo no quita que tenga que responder en caso de haberse excedido en sus funciones (como cuando en Quantum of solace le es retirada por sus superiores). Este supuesto podría conllevar a que Bond, incluso sin quererlo acabará actuando de modo desproporcionado. Aquí autores como Mathew Tudesco han criticado dicha prerrogativa planteando viéndolo como algo totalmente rechazable y expresando que “la aparente tensión –entre el rechazo al asesinato a sangre fría y la aceptación de lo que la figura de James Bond representa- se debe a la coexistencia de componentes consecuencialistas y dentologistas en el conjunto de pautas morales que conforman la moralidad ordinaria. Bond asesina ,un acto considerado malo en sí mismo, pero lo hace para salvar la vida de miles de inocentes –en ocasiones millones- ,un acto bueno si se tienen en cuenta sus consecuencias”, lo que Tudesco lo define expresamente como difícil de valorar y tácitamente como reprobable.
Anoto esta opinión de Tudesco sobre la licencia para matar porque echo en falta un concepto juridico fundamental para justificar las muertes que éticamente James Bond pueda provocar: la legítima defensa. Siempre que nos tratemos de actuar contra criminales, fuera de ahí es el propio Bond el único responsable, pero se sobreentiende que su puesta en práctica de la licencia para matar es ética. El punto de partida para acabar con el mal es situando por encima de él porque el imperio de la ley nos ampara para aplastarlo y nunca a su altura para no cometer sus mismas equivocaciones

Dentro de esta fase en la que le es concedida la licencia aprecio dos elementos fundamentales que he estudiado en Derecho Administrativo: potestad reglada y potestad discrecional, la primera resaltaría en el hecho de que debe actuar según los parámetros que le fijen sus superiores (contra cierto criminal y en cierto lugar); por la contra la segunda entraría en escena en el hecho de que lo relativo a ropa, comidas o ciertos horarios es elección de Bond.

Las leyes que le confieren a Bond la licencia para matar son consistentes con la vigencia de un Estado de Derecho, porque el Estado como ya habían estudiado pensadores como Hobbes o Locke debe garantizar la seguridad de sus ciudadanos y aquí podremos decir que James Bond es el instrumento que debe materializar esa seguridad, y esto tiene perfecta cabida en las teorías sobre la organización política del Estado democrático de Montesquieu.

Precisando algo cierto en torno a lo que rodea al concepto de Estado, quienes somos juristas en formación conocemos que hay controversia y disparidad de opiniones a la hora de definir la palabra Estado, donde yo siempre me he inclinado por la definicion que da Sieyés : “un cuerpo de asociados regidos por una ley común y representados por una misma legislatura”,entendiendo, a modo ejemplificativo, para el Derecho español ley común, la Constitución española de 1978, y misma legislatura, las Cortes Generales; donde sí no existe controversia es a la hora de conceptuar los elementos que engloban el Estado: territorio , los límites terrestres, marítimos y aéreos; población, los residentes en tal momento en dicho territorio; gobierno, legítimamente elegido por la población con derecho a voto de ese territorio.
Personajes históricos de todas las tendencias, desde Santo Tomás de Aquino a Benito Mussolini hay teorizado sobre el Estado, pero la gran mayoría ha coincidido en que todo Estado debe preservar la seguridad de sus ciudadanos a cambio de algo, donde Hobbes expresaba en su Leviatán que los súbditos del Estado cedían su libertad al leviatán o Estado a cambio de protección; o práctica actual de que a cambio de los impuestos que pagan los residentes legales de un Estado se financian políticas como las de Defensa Nacional, (podríamos decir que Bond es una especie de Leviatán moderno pero dentro de un Estado más democrático).

En esta protección es donde entra en juego todo lo aquí debatido en torno a la figura de James Bond, la preservación de la paz y la seguridad en la comunidad internacional por parte de los Estados democráticos, entendiendo la democracia como el sistema político más justo para organizar un Estado.
Por eso James Bond sirve al Estado, en su caso a Gran Bretaña, para preservar la paz y seguridad de los ciudadanos de Gran Bretaña y del resto del mundo. Trabaja para un gobierno sin importar el color, dentro de un ámbito territorial, que en general se suele expandir al resto del mundo y para interés público.

James Bond trabaja en aras de la justicia y el progreso, he resaltado al principio pero tambien para el gobierno, gobierne quien gobierne, sin distinción de colores politicos, porque el éxito de éstos muchas veces depende, como no, de su trabajo propio, y también de sus colaboradores y de la estructura administrativa que tienen por debajo.



Para concluir y enlazando con esto ultimo afirmado, afirmaré que en relación a las actuaciones de aquéllos poltíticos que consiguen llegar al poder y llevar las riendas de un Estado, teniendo a su servicio a personas como James Bond, al final de su mandato y a modo de balance es destacable parafrasear un principio de Alexis de Tocqueville: Los gobiernos deben juzgarse por su capacidad para hacer que la gente sea feliz.

Anónimo dijo...

Ana Belén Meije Fernández:

En este artículo se van a analizar aquellas peculiaridades de un personaje como James Bond que corroborarán su vigencia en un Estado de Derecho. Es más aproximándonos a la película Quantum of Solace se denotarán incluso aspectos del agente doble cero que cabría vincular con una cierta aportación de mayor grado de democracia a los EStados y por ende a la comunidad internacional.

Para hacer valer un estado de derecho se necesita algo más que un poder valedor de la ley, toda vez que se conoce que el poder corrompe. Se trata de evitar la posible manifestación de abusos de poder dado que es sabido que las masas pueden ser manipulables y elegir a representantes no siempre del todo óptimos por ello se ha de atender, a uno de los precursores del Estado de Derecho, Montesquieu, concretamente a su teoría de separación de poderes donde se articula una suerte de mecanismos de control entre las instituciones de poder para evitar posibles abusos. Tal mecanismo se manifiesta en la saga Bond en la presencia de un órgano de control que es el Mi6, agencia que va a dar órdenes a Bond y ante la que este debe responder .

La primera cuestión a la que refiere y principal, es la justificación de la creación de agentes doble 00 en un Estado de derecho, como es el Reino Unido para preservar los valores comunes a tales tipo de Estados “el bien, el orden, la libertad y la democracia”(G.Forsters,2002:129) dichos principios necesitan de ciertas garantías y Bond actúa como un miembro más de los servicios de seguridad británicos, es decir, él no deja de ser un garante más del orden público; con el matiz de que sus objetivos, van a ser de una envergadura mayor de los que pueden estar en la esfera de actuación de cualquier policía, en cuanto su misión es proteger la seguridad nacional en sentido estricto.

Esta faceta de Bond como garante de la seguridad nacional es fácilmente apreciable en Quantum of Solace, si bien no es el argumento subyacente de la película pero si se observa ya que la misma recoge de la precedente en la saga esta actividad rutinaria de preservar la seguridad nacional ya que Bond viene de atajar la actividad de un banquero que daba financiación a grupos terroristas para que se dotaran de armas, un peligro mundial y por ende también para el Reino Unido.
Así se muestra a Bond no como un personaje más garante del cumplimiento de la ley sino como una institución auxiliar de un ejecutivo que va a defender la “moralidad convencional” y es por eso que se hace precisa una licencia tal como es la licencia para matar,en cuanto, se le debe dotar de una autonomía suficiente acorde con el objetivo que persigue que es salvaguardar el orden público. Con el matiz de que es la propia ley la que le habilita y en ello en pro de una legitimidad doble por un lado, defender el interés general ubicado en una suerte de sistema democrático y por otro lado, lo que Locke identifica como derechos naturales de toda persona.

Así Bond actúa legitimado por la ley con el objeto de defender unos principios que son únicos.Si bien cada uno de sus movimientos va a estar controlado por la agencia a la que pertenece como órgano de control.

Una primera faceta de Bond como garante de la seguridad nacional es fácilmente apreciable en Quantum of Solace, si bien no es el argumento subyacente de la película pero si se observa ya que la misma recoge de la precedente en la saga esta actividad rutinaria de preservar la seguridad nacional ya que Bond viene de atajar la actividad de un banquero que daba financiación a grupos terroristas para que se dotaran de armas, un peligro mundial y por ende también para el Reino Unido.

Bond está habilitado para no ser perseguido por sus actos, si bien en Quantum of Solace a pesar de darse numerosas situaciones donde la oportunidad es cuestionable, en cuanto se pone en peligro a civiles, así, en las persecuciones por ejemplo de Siena que sucede en una fiesta popular o en la ópera ; se entiende que Bond sólo transgrede las normas por así decirlo durante el “ejercicio de sus funciones”, es decir cuando la situación lo exige; y es que sorprende cuando entra en Siena en su destrozado coche y tras la agresiva carrera ya en la ciudad y a pesar de su indiscreción entra respetando los límites de velocidad.

Volviendo de nuevo a la calidad de Bond como defensor del orden cabe prestar atención a la alusión que Dominique Green hace respecto al General al cual refiere como “celoso de su seguridad” y es que una diferencia esencial entre un Estado totalitario y un Estado de Derecho es que independientemente de que en estos últimos los mandatarios puedan tener guardaespaldas los agentes de seguridad van a ser agentes de la ley y no como en los Estados Autoritarios donde la seguridad tiene su último fin en preservar la fidelidad al dictador.

Tras estas anotaciones anecdóticas, cabe introducirse en el tema señalando la proximidad ya anunciada , con el Derecho Internacional de las cuestiones que plantea un análisis de la figura de Bond en relación con Estado de Derecho,sin intención de profundizar en el orden liberal, pero esta nueva secuela de la saga no permite obviar el tema, dado que la trama gira entorno a la pretensión de un dictador derrocado de crear un nuevo Estado boliviano, el cual ya cuenta con la predisposición a ser reconocido por diversos intereses económicos por hasta un total de 26 Estados. Tampoco aquí se va a indagar en mayor medida en lo que respecta al Derecho Internacional, solo interesando señalar la relevancia de los Derechos Subjetivos que el mismo reconoce en cuanto se aproximan al concepto de Derecho Natural señalado por Locke como derechos inherentes del hombre.Pero sin embargo estos derechos en ocasiones pierden su vigencia no sólo por tiranías que se escapan a la injerencia de EStados, sino porque los EStados lo permiten sin más, otorgando legitimidad a ciertos poderes en quienes tienen intereses depositados, como es el caso.

Bond debe frenar el éxito de una operación, que si bien no va a afectar de manera inmediata a la seguridad nacional de Gran Bretaña, si es totalmente inmoral como es la privación de agua a toda una región. En su periplo deberá no sólo arriesgar su vida en toda ocasión, sino que también debe desobedecer a sus superiores toda vez que se ejerce un control efectivo sobre él, llegando incluso a que M le releve, sustituya y le deje pendiente de investigación, es más se emitirá contra él una orden de captura o eliminación por el propio Mi6. Se denota pues que Bond va algo más allá que a ejecutar simplemente órdenes y esto va a ser en aras a la consecución de la protección de derechos naturales, como puede ser que el General malvado deje de acometer sus fechorías sin que nadie le frene en un lugar donde la policía esta a su entera disposición.

En referencia nuevamente a la idea de que el poder corrompe que además también ha sido manifestada por la doctrina existente al respecto a la hora de traer a colación la teoría de la separación de poderes diciendo: “we need security against the rulers” (G. Forster, 200?:134), este hecho se evidencia en el film en múltiples momentos no solo en el dictador que ya evidencia su naturaleza, sino también en otras altas esferas de Estados occidentales como se aprecia al descubrir la identidad de los secuaces del Sr. White en la opera y es que todos ocupaban altos cargos o habían sido ministros etc en gobiernos democráticos. También Félix miembro de la Cía se corrompe y colabora para llevar a cabo el plan de Green. Además, surgen topos en el propio Mi6 entre ellos el propio escolta de M. Y por último, y más en el sentido de la anteriormente citada manifestación de Forster, y como se adelantó,el propio primer ministro británico ordena abortar la misión toda vez que considera una prioridad salvaguardar sus intereses económicos respecto a eventuales suministros de petróleo ..que defender la legalidad y la integridad de las personas que allí se puedan ver afectadas justificándose como se expone a continuación: “Si nos negamos a negociar con villanos ¿qué nos queda?”(manifiesta el personaje en la película en su conversación con M)”no es cuestión de moralidad sino de fuerza mayor”. Por ello, Bond se ve obligado a desobedecer porque sabe que en la zona no sólo no hay petróleo sino que además se está poniendo en peligro la vida de la población. Por ello se evidencia el lado más justo de Bond volcado en la absoluta dedicación al bien general sin cuestionarse tan siquiera las repercusiones que le supondrán.

Otra cuestión que se podría plantear era sobre la efectividad de los sistemas de control a los que está sometido Bond, que si bien han quedado totalmente confirmados en el film, toda vez, que los servicios de inteligencia no dudan en cesarle de inmediato ni por una sola vez, pese al final no haber sido efectivos dada la mayor habilidad de Bond. Sin embargo, a pesar de darse tal actuación contundente permanece intacta la integridad de la Agencia en cuanto M sólo actúa de dicho modo por la presión que sobre ella ejerce el primer ministro y dado el juego de jerarquías vertical, por lo que en última instancia apoya al 007 otorgándole su confianza.

En este orden de cosas cabe concluir que la figura del agente doble cero, no sólo es un legítimo instrumento del Estado de Derecho; sino que a menudo puede incluso dotar a la actuación de los poderes, de valores supraindividuales a los que estos se deben y de los cuales se olvidan en ocasiones como son la democracia y los principios en los que esta se sustenta.

A mi parecer todo esta reflexión sobre Quantum of Solace deviene en un aspecto que sin duda por otro lado podría remover conciencias y es la situación de desamparo de aquellas poblaciones más desfavorecidas, ¿significa esto que en esta ocasión Bond va más allá del Estado de Derecho persiguiendo una suerte de justicia universal que encajaría más en le ámbito de la denominada tercera generación de derechos dentro de la evolución del Estado de Derecho como democrático y luego social?
Si esto es así, ¿que mecanismos fallan en democracia para que no se pueda hacer valer estos derechos subjetivos sobre cualesquiera intereses económicos..?
Sin duda son preguntas complejas que necesitan la concurrencia de infinidad de factores.Así con un ánimo menos exhaustivo, por último ¿están las sociedades actuales ávidas de aagentes oo7 que hagan valer el derecho sin distinciones sociales?