10 dic. 2008

Tema y problema de investigación

Es menester distinguir dos nociones que muchas veces mueven a error a quienes se proponen redactar un plan de investigación. Me refiero a los términos “tema” y “problema”. El tema sobre el que se investigará no es el que define la identidad del proyecto de investigación, pues sobre un tema se pueden plantear distintos problemas, de naturaleza muy diversa. Un problema es una pregunta significativa, relevante en un área de conocimiento -o sobre un tema-, que justifica la realización de una investigación para poder hallarle una respuesta o solución. Sobre un tema, como el aborto, por ejemplo, se pueden plantear dos problemas muy distintos como: (a) ¿Es moralmente correcto el aborto en algunas ocasiones?, y (b) ¿Es constitucional la legislación penal que castiga el aborto en el sistema jurídico X? En el primer caso estamos ante una investigación filosófica, enmarcada en el ámbito de la filosofía moral, mientras que para responder a la segunda se debe llevar a cabo una investigación jurídica, ubicada en los dominios del derecho constitucional y del derecho penal de un país determinado en un tiempo dado. Son dos problemas diferentes sobre un mismo tema, prueba de ello es que sus respuestas son lógicamente independientes, esto es, la adopción de una respuesta a cualquiera de estas preguntas no condiciona la respuesta que cabe dar a la restante. Al formular un proyecto de investigación se debe señalar el tema sobre el que se pretende profundizar en el conocimiento, pero lo más importante es plantear con mucha claridad el problema de investigación y justificar por qué resulta relevante para la disciplina resolverlo. La identidad y significación del proyecto depende del problema escogido y de su importancia. Para que el proyecto de investigación conduzca a una investigación reconocible como parte de la filosofía –en nuestro caso de la filosofía del derecho-, es menester formular como problema un problema filosófico[1].

NOTAS

[1] Lo que puede entenderse como problema filosófico, y hasta la misma posibilidad de que existan dichos problemas, es materia de profundas discusiones en el ámbito de la filosofía. Como muestra de ello se puede ver la reconstrucción de la discusión acaecida durante el breve encuentro que sostuvieron Wittgenstein y Popper que ofrecen Edmons y Eidinow en su libro El atizador de wittgenstein. Una jugada incompleta (2001).

2 comentarios:

Anónimo dijo...

esta muy bien gracias

Anónimo dijo...

Me gusto mucho tu definicion ! ... me ayudo bastante Gracias !